EFEMÉRIDES TAURINAS NOVOHISPANAS, 5.

EFEMÉRIDES TAURINAS NOVOHISPANAS, 5.

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    En buena parte de los años virreinales, se aplicó un criterio denominado “Fiestas de tabla” o “Tabla de fiestas movibles” con las que la iglesia fijaba la celebración de un conjunto muy importante de festejos más religiosos que profanos; más de índole católica que oficial. Y aunque 1654 no es particularmente un año pródigo en conmemoraciones, Gregorio Martín de Guijo recoge en su imprescindible “Diario” las siguientes noticias.

 1654

 -Fiesta de la Concepción entre grandes demostraciones de la Real Universidad (17 de enero).

-Máscaras “a lo grave” y a “lo faceto” (29 de enero).

-Cumpleaños del rey en medio de saraos con asistencia mayúscula (8 de abril).

-Dedicación de la Iglesia nueva de la Merced (30 de agosto).

-Salida del Conde de Alva de Lista en medio de gran demostración popular (17 de octubre).

-El suceso de las cuarenta horas (6 de septiembre).[1]

Tabla de fiestas guardadas por la Real Audiencia, Corte y Tribunales y Ministros.

Asistencias, vacaciones y días de precepto que concurren con cada mes. Principios del siglo XIX.

(Fuente: Centro de Estudios de Historia de México, CARSO).

    No fue sino hasta el 16 de agosto de 1822 en que el Soberano Congreso Constituyente estableció un nuevo criterio de “Días feriados, fiestas de tabla y felicitación, así como las notas cronológicas en los calendarios” de la siguiente manera:

 El soberano congreso constituyente mexicano, en vista de la consulta hecha por D. Mariano José Zúñiga y Ontiveros sobre días feriados, fiestas de tabla y de Corte, y notas cronológicas que deban fijarse en lo de adelante en los candelarios, ha tenido á bien decretar y decreta lo siguiente.

1º.- Continuará por ahora en México la festividad eclesiástica del santo mártir Hipólito, por ser su titular.

2º.- Continuarán también siendo días de tabla el de la Purificación de nuestra Señora, domingo de Ramos, jueves y viernes santo, el de S. Pedro y S. Pablo, la fiesta de Corpus Cristi y su octava, el de la Asunción de nuestra Señora, el de santa Rosa de Lima, y fiestas de la Virgen de los Remedios y de Guadalupe, agregándose á estos el 17 de Setiembre, en que habrá de celebrarse en las parroquias todas del imperio un aniversario por las víctimas de la patria.

3º.- Serán días de Corte todos los acordados por este soberano congreso en decreto de 1º de Marzo de este año, el 27 de Setiembre por la entrada triunfante del ejército de la capital, y el 12 de Diciembre, el más grande para esta América, por la maravillosa aparición de María Santísima de Guadalupe.

4º.- Proseguirán las notas cronológicas que se han hecho en los años anteriores; pero la época que antes se decía de conquista se designará en esta forma: de la dominación de los españoles en este imperio, año (…) y en el lugar correspondiente se pondrán estas otras: del glorioso grito de independencia en la América del Septentrión, año (…)

De su absoluta independencia, año (…)

De la instalación del soberano congreso constituyente, año (…)

5º.- Se arreglarán á los artículos anteriores todos los que quieran formar calendarios, como libremente pueden hacerlo.[2]

    Sin embargo, entre las fiestas que ocurrieron el año del señor de 1654, no debieron faltar las taurinas, pues al menos 5 de los 6 a que se refiere Guijo muestran los suficientes elementos para que así sucediera dadas las razones que matizaron cada uno de esos acontecimientos. La Real Universidad no fue ajena a los festejos taurinos, y más cuando el viejo edificio universitario estaba aledaño a la plaza de toros de el Volador. El cumpleaños de un rey –en este caso Felipe IV-, no pasaba desapercibido. Así que un conjunto de fiestas para la ocasión no debe haber faltado, como tampoco se desdeñaba celebrar cuando se dedicaba una iglesia o un templo. Tal es el caso del de la Merced y luego esa salida que encabezó don Luis Enríquez de Guzmán para realizar alguna misión o inspección que eran costumbre. Sabiendo de las aficiones del Conde de Alba de Liste a los toros, nada difícil sería especular sobre el hecho de que antes de su salida, así como disfrutó de un buen chocolate, debe haberlo hecho acudiendo a algún festejo taurino.


[1] Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano. Véase: http://www.biblioteca.tv/artman2/publish/1822_123/Decreto_Días_feriados… y http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/

[2] Gregorio Martín de Guijo: DIARIO. 1648-1664. Edición y prólogo de Manuel Romero de Terreros. México, Editorial Porrúa, S.A., 1953. 2 V. (Colección de escritores mexicanos, 64-65), p. 264. Domingo 6 de diciembre a las dos horas de la tarde, hizo junta el virrey del cabildo eclesiástico y todos los prelados de las religiones y doctrinas de dentro de la ciudad, para disponer desde 1º de enero se diese principio, empezando por la catedral, a tener descubierto el Santísimo Sacramento tres días cuarenta horas, y acabado en la catedral las parroquias, y luego las religiones y conventos de monjas y partes donde hubiese Sagrario, y acabado el turno volviese otra vez a dar principio la catedral de suerte que todo el año estuviese descubierto y se celebrase con toda autoridad y sermón que quedó asentado.

Deja un comentario

Archivado bajo EFEMÉRIDES TAURINAS NOVOHISPANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s