EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Casi de manera simultánea hoy, después del mediodía, se daban a conocer las siguientes tres noticias:

Disponible abril 26, 2012 en: http://www.altoromexico.com/2010/index.php?acc=noticiad&id=11840

Disponible abril 26, 2012 en: http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=36816

Disponible abril 26, 2012 en: http://www.opinionytoros.com/noticias.php?Id=36816

   Las tres notas traídas aquí, dentro del cúmulo de información que ya circula en todos los medios de comunicación, no deben ser el reflejo de ninguna victoria. En todo caso, es la forma en que la Asamblea de Representantes responde ante el hecho de que hasta hoy, jueves 26 de abril de 2012, seguía revisando, estudiando y en todo caso discutiendo y aprobando otra serie de situaciones, con un peso de prioridad mayor al que se presuponía en el caso concreto, de si eran o no susceptibles de prohibirse las corridas de toros en el Distrito Federal. Nos queda claro que en la siguiente comisión, el tema puede integrarse. O también desecharse. El caso es que por ahora, el espectáculo taurino en la capital del país se mantiene en condiciones normales. Por tanto, es hora de que quienes lo organizan cobren conciencia de que tienen en todo esto una enorme oportunidad de reivindicarse, de hacer las cosas en términos de conseguir una mejor calidad, pero sobre todo, recuperar la confianza de muchos, muchos aficionados que se alejaron de la plaza «México», en respuesta al escaso valor que encontraban permanentemente en cada una de las tardes, por lo menos de la temporada 2011-2012, en que el común denominador fueron tendidos semidesolados. Esto no es casual, ni tampoco gratuito. Tiene un peso de realidades. Todos los aficionados estamos en espera de que la empresa capitalina desarrolle sus funciones con profesionalismo. No pedimos más. Es curioso que casi al borde del límite, quien haya aparecido en escena fuera el propio empresario de la plaza de toros «México». Saquen ustedes sus propias conclusiones.

   Ojalá no sea motivo para que algún sector muestre claras señas de un provocativo e insolente  ensoberbecimiento.

   En cuanto al caso de Tlaxcala, puede percibirse que con la declaratoria, se ha dado un paso más, uno entre muchos que quedan por dar. El hecho es que, a estas alturas, apenas sean tres los puntos (Aguascalientes, Xico y ahora Tlaxcala) los que han logrado tal nominación. Entusiasma el hecho de que se avance, pero ese entusiasmo tendrá que ser mayor si otras ciudades o municipios del resto del territorio nacional asumen el mismo tipo de responsabilidad, protegiendo o considerando a la tauromaquia como un patrimonio. Entra otras, la ciudad de México y sus autoridades (la voluntad de los aficionados tiene organizadas perfectamente importante número de legiones listas para actuar), podrían demostrar su capacidad para proteger, ya sea como Bien de Interés Cultural (BIC) o como Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) un legado que, como se ha visto en los últimos tiempos, ha sido blanco de encontradas reacciones. Es deseable por tanto, que el gobierno capitalino, valore este tipo de elemento cultural, alcanzando así una dimensión que puede poner en mejores condiciones el futuro de la tauromaquia, no sólo en el Distrito Federal, sino del país en su conjunto.

26 de abril de 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s