EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    Con el “bogotazo taurino” que acaba de ocurrir en el hermano país centroamericano de Colombia apenas hace unos días, la tensión y el riesgo sobrevuelan como inquietas y tenaces aves de rapiña sobre el también incierto futuro de las otras naciones que conservan entre sus costumbres o patrimonios, el legado de la tauromaquia.

   Una izquierda más exacerbada y radical acaba de llegar a la alcaldía de Bogotá, representada por el alcalde Gustavo Petro quien, entre una de sus primeras medidas fue suspender de manera unilateral el contrato de mandato que tiene el distrito con la Corporación Taurina de Bogotá para la celebración de festejos taurinos en la plaza de toros Santamaría.

   Además, puso en práctica diversos procedimientos del todo arbitrarios e impositivos en las propiedades del distrito, desconociendo o pasando por alto la opinión de los taurinos. Como un juego cómplice, ningún pronunciamiento se dejó escuchar de parte de la señora Clarisa Ruiz Correal, secretaria de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, lo que deja claro que mientras funcionarios de esa estatura no manifiesten alguna postura al respecto, deja ver que “el que calla, otorga”, o al menos no busca pasar un rato incómodo por el hecho de decirse o no taurino, que lo demás es hacer notar el prurito del “qué dirán” si soy taurino, como si eso los lleve a convertir en pecadores o promotores de la “tortura”, tal y como lo ven en buena medida, los antitaurinos.

   Nada bueno debe estar pasando en Colombia, ahora que acaba de ocurrir una situación en la que sólo se esperaría la intervención de los magistrados de la Corte Constitucional, para saber si el mandato de Petro es definitivo o no. Pero Petro cree o ha creído que la violencia desatada en Colombia tiene en los toros un detonante, pues es el motor que genera tal escenario. En México, con 60 mil víctimas de la terrible y fallida guerra del gobierno contra el crimen organizado, y el narcotráfico, cuando deberían aplicarse otros valores porcentuales del presupuesto a la educación, inyectarse mejores créditos al campo, a la reforestación, a la ciencia y la tecnología… al menos en México y con todo ese escenario,  no ocurre semejante circunstancia, aunque no estamos lejos de que algún político tome decisiones tan similares a las de Gustavo Petro en Colombia y entonces el destino de la tauromaquia tenga que enfrentar, tras el juicio sumario correspondiente la fatal sentencia. No esperamos esto.

   Sin embargo, detrás del activista que perteneció a las filas del desaparecido grupo guerrillero M-19 se encuentra, no podía ser de otra forma, el infalible Leonardo Anselmi, de quien se sospecha haber colaborado ideológica e intelectualmente en la toma de decisiones de Petro. Un Anselmi que también estuvo por nuestro país hace ya algunos meses y que intentó convencer con sus palabras de evangelista y misionero a cuanto desinformado pudieran ponerle enfrente, sobre todo y de preferencia, que fuese un político, cuyo poder e influencia pueden ser más radicales y eficaces que otro tipo de mecanismos.

   Claro, y evocando una hermosa canción interpretada por Mercedes Sosa que decía, entre otras cosas “…no todo está perdido”, en el ambiente taurino colombiano hay quien se expresa de esta manera:

   “No todo está perdido tras la inconsulta decisión del alcalde Gustavo Petro de no permitir la realización de las corridas de toros en La Santamaría de acuerdo al ritual taurino.

No cejaremos en la batalla legal, de razón, de tradición cultural y de especificidad para la cual se construyó ese bello inmueble de estilo múdejar producto del arquitecto Santiago de la Mora: Las corridas de toros”.

   Y siguiendo con las precisiones que provienen del periodista Guillermo Rodríguez, y que publica mi buen amigo Antonio Petit en su cada día mejor propuesta de “Taurología.com”, notas que además provienen de Caracol Radio se dice lo siguiente:

 El contrato de donación de la plaza de toros «De Santamaría» de Bogotá implicó una observación estricta en el sentido de que su destinación será para realizar corridas de toros.

Si en un momento se decidiera darle otro destino que excluya a los toros, el Coso de la calle 26 deberá ser devuelto a los herederos de Don Ignacio, en este caso Don Fermín Sanz de Santamaría (nieto del fundador de la plaza), y su familia.

[De hecho en sus 81 años de existencia, en La Santamaría ha servido de escenario de tribunos polítiicos, de conciertos de rock, opera, carnaval en el hielo, obras de teatro, circos, boxeo, basket ball,etc pero teniendo en cuenta su sentido : albergar las corridas de toros].

Traducido: Como el Distrito mediante una resolución del fin de semana rompió unilateralmente el contrato construido legal y de buena fe entre las partes, con la Corporación Taurina, que vence en el 2015, y no permitirá dar festejos taurinos que incluyan en el ritual taurino la muerte del toro (que no siempre ocurre pues puede darse el indulto por el presidente del festejo o devuelto a los corrales), y entrega el Coso para eventos como lecturas de poesias y escenificaciones teatrales, la administración del alcalde Petro debe atenerse a lo establecido en la donación hecha por Don Ignacio quien comenzó la construcción de la plaza en 1928 en la Quinta Bonnet y fue inaugurada en 1931 con toros de Mondoñedo y los matadores Manolo Martinez, Angel Navas «Gallito de Zafra » y Mariano Rodríguez «El Exquisito».

Por primera vez en la vieja capital colombiana los aficionados pudieron admirar el valor de los montados con la suerte de varas y toros provenientes de una importación hecha en 1923 por el adelantado Don Ignacio. Por eso es la primera ganadería de casta fundada en Colombia.

El debate lo ha propuesto el alcalde Petro.

A los taurinos nos vencerán en los Tribunales y en la conciencia ciudadana que ha estimado en más de 200 años la pertinencia de las corridas de toros.

La Procuraduría General de Colombia defiende los toros

Por otro lado, después de que el alcalde de Bogotá revocara el contrato de arrendamiento de la plaza de toros con el fin de que no haya más espectáculos taurinos, la Procuraduría General de Colombia emitió un comunicado en defensa de la tauromaquia. El informe alega que es un patrimonio cultural de los pueblos colombianos, por lo que el Estado debe protegerlos en todo el país.

Este informe fue presentado por la Procuraduría General, organismo que representa los intereses civíles ante el Gobierno, ante la Corte Constitucional en la que se le instaba a respetar la libertad de los ciudadanos para que puedan decidir si quieren asistir a un festejo taurino, pues «es una actividad que se enmarca dentro de las manifestaciones culturales que conviven en el país, que debe ser reconocida y protegida por el Estado, al igual que otras manifestaciones culturales diversas», afirma el documento.

En dicho comunicado, se afirma que  “celebrar espectáculos taurinos es una actividad que se enmarca dentro de las manifestaciones culturales que conviven en el país, que debe ser reconocida y protegida por el Estado, al igual que otras manifestaciones culturales diversas”.

Añade que “no se deben poner trabas a la celebración de este tipo de espectáculos, por lo que se indica que se debe declarar constitucional los artículos 14 y 15 de la Ley 916 de 2004, que consagra el Reglamento Taurino Nacional”.

En caso que “los concejos municipales no avalen se corre el riesgo de que dichas autoridades introduzcan trabas adicionales a las que expresa la ley, dificultando así la realización de esa tradición cultural”.[1]

    Sirva todo lo anterior como claro ejemplo de que si en México seguimos manteniendo una actitud apática, estas podrían ser las consecuencias en tiempos demasiado cortos para un espectáculo que se debate en una situación incierta e inestable.

20 de junio de 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s