EN UNA PALABRA: HACER VALER LA LEY.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   De cara al presente, me resisto abandonar el pasado ante la incertidumbre del futuro. Aunque parezca una frase para discurso demagógico o un simple lugar común, esta confronta esa especie de angustia construida por el hombre y su sociedad ahora que ya va concluyendo el año 2012.

   Ante tal escenario, la fiesta de toros en México presenta un estado delicado de salud. Y ya lo sabemos: todos, en una o en otra medida intervenimos para provocar ese daño irreversible que a la postre la lleva a sufrir tan lenta como terrible agonía.

   No soy vocero del fatalismo. En todo caso, analizo con atención los márgenes por donde transita esta entrañable espectáculo que, a mi parecer encontró, en el curso del siglo XX el caldo de cultivo para que un grupo de impostores y “bandidos” se aposenten en tronos de la dictadura y se impongan mandando a placer y capricho, aceptándolo complacientes unos –los más- y renegando de ello el resto –los menos-. Y así ha sido. Recuerdo aquellos casos de abuso que comenzaron a filtrarse desde la última época, la decadente, encabezada por Ponciano Díaz, quien impuso, como empresario sus tropelías, mismas que fueron cuestionadas y repudiadas primero por la prensa, que arremetió con todo su coraje e indignación, y la afición que también lo puso en jaque. Así comenzaba en nuestro país el vicio, el abuso, que fueron fomentándose y creciendo en calidad de sutileza y de descaro, en donde todas las armas, hasta las de la amenaza, la complicidad y el condicionamiento, entraron en juego.

   Quiero entender que el fondo de todo esto es garantizarse una seguridad económica vía el proteccionismo de parte no solo de los toreros, que son los que se juegan la vida, sino de aquellos que administran sus destinos. Enseguida viene ese otro radio de acción formado por el ganadero, el empresario y hasta las autoridades. El primero proporciona la materia prima idónea, el segundo la avala y el tercero la aprueba en medio de un mar de anomalías. La prensa, por su parte se comporta (toda aquella condicionada) bajo un servilismo que ofende, largando un discurso que no se apega a ninguna verdad, sino a aquella otra “verdad” que conviene a sus intereses. En tanto que el resto busca no dejarse someter, y lo hace con el escudo de su propio compromiso con la veracidad, sin más.

   Esa es, a mi parecer, la maquinaria que opera y de la cual padecemos todos quienes admiramos el grave estado de funcionamiento. ¿Qué tiene remedio? ¡Por supuesto que sí! Es necesario, primero, la congruencia de las partes afectadas, doblegar esfuerzos, mantener la calma en medio de tácticas inteligentes, dirigidas a esa perfecta maniobra del contraataque. Uno de esos primeros pasos se sustentan en la urgente necesidad de volver los ojos al reglamento taurino para establecerle un solo lenguaje, entendido por todos no para conveniencia de los menos y el perjuicio de los demás.

   El reglamento taurino sigue siendo un instrumento no compaginado con la realidad y si se debe sancionar a quien afecta, es porque existen los argumentos suficientes para hacer valer la ley. No hay más.

   Todo acto tiene un porqué, un procedimiento que lo lleva hasta su consecución, y si en el trayecto se registran desviaciones, estas deben corregirse con inteligencia uniforme, sin claudicar; y quien lo haga debe estar seguro de esa acción, hasta consumarla.

   En una palabra: hacer valer la ley, aunque suene reiterativo.

   La posibilidad de enderezar el barco cabe en dos razones de peso: la corrección del reglamento y la aplicación sensata de este por parte de los jueces. El toro, sin más, recuperaría su papel protagónico en el espectáculo. Lo demás vendrá por añadidura.

12 de noviembre de 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s