JOSÉ GUADALUPE POSADA EN LOS TOROS (VI)

EL ARTE… ¡POR EL ARTE!

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE

    En cada uno de los dibujos, en cada uno de los grabados que José Guadalupe Posada dejó testimonio estrictamente en el asunto taurino, se perciben características relacionadas con la evolución y madurez de estilo. Al igual que Manilla ambos y en circunstancias muy singulares realizan una obra que, a los observadores nos crea un conflicto, pues diversos trabajos pasan por el duro aspecto de determinar quién es el autor de tal o cual obra. Esto desde luego no impacta en forma definitiva ni en uno ni en otro. Ambos hicieron trabajo donde los toros se convirtieron en tema de desarrollo estético, creativo, que es lo que importa al fin y al cabo.

 CARTEL_22.02.1885_AHMT_TOLUCA_JOSÉ MACHÍO_ATENCO

 Cartel para la tarde del 22 de febrero de 1885 en la plaza de toros de Toluca. Archivo Histórico del Estado de México. Fondo: Diversiones Públicas.

    Sin embargo, al margen de establecer más que lo cuantitativo, conviene aquí lo cualitativo con todo el posible valor y representatividad de sus trabajos, ya sea de aquellos que hayan sido producto del encargo o de los surgidos por creación propia, espontánea. Muchos impresos, sobre todo carteles de la época que va de 1887 a 1920 recogen su obra. Habiendo muerto en 1913, la imprenta de Vanegas Arroyo seguía usando las planchas que dejó ya buriladas o preparadas el aguascalentense. Incluso, por ahí he visto el ejemplar de un cartel fechado el 19 de marzo de 1933, en que todavía puede apreciarse un grabado no de Posada, sí de Manilla, lo cual permite suponer que aquellas planchas emigraron a otras imprentas, no solo de la capital, sino de la provincia, con lo que quedaría demostrado que, al cierre o desaparición de aquellos talleres, se vendieran todo o en partes.

 CAPITULAR MANILLA

 Elemento numérico con que se indicaban la cantidad de toros a lidiarse en una tarde de toros. La composición es de Manuel Alfonso Manilla.

    Es, en los carteles, que hay pocos al respecto como para sustentar mi teoría, donde pueden apreciarse las obras del célebre grabador. Pocas, pero suficientes como para decir que se involucró en su producción, realizando para ello una serie de conceptos que por ningún motivo abandonaban el estilo y además fueron espejo de una dinámica taurina que se registra bajo los novedosos síntomas de expresiones que están cambiando en forma por demás acelerada. Pero también tiene presente otro registro, el de las formas convencionales que perviven –ya amenazadas-; y perviven gracias a la influencia de Bernardo Gaviño, Ponciano Díaz y un buen conjunto de otros toreros locales (¿feudales?) que se apoderaban de un territorio específico donde desplegaban lo que para ellos era “su” tauromaquia.

   Pues bien, ese es el trabajo que interpretó Posada quien, a sus ojos, significa una tauromaquia más mexicana que española aunque luego, en el gran ejemplo de la “Oca taurina”, fueron a depositarse todas sus visiones y recreaciones, precisas por otro lado, de la que fue aquella nueva época, misma que he definido como la del toreo de a pie, a la usanza española en versión moderna.

   Al hacer una revisión entre los carteles de que dispongo en reproducción digital, y que son el resultado de un acopio de años y años, encuentro el siguiente balance:

   Que los primeros ejemplos donde aparecen grabados, ya sea de Manuel Alfonso Manilla o José Guadalupe Posada, se ubican en algunas muestras que hoy conserva el Archivo Histórico del Estado de México, donde se publicitan festejos en la plaza de toros de Toluca a partir de 1885. Allí está un cartel que corresponde a la tarde del 22 de febrero de aquel año, donde se reproducen dos grabados de Manilla, tal y como puede apreciarse en la primera ilustración que acompaña estas notas. La abundancia de este tipo de trabajos, pero sobre todo la forma original en que fueron elaborados debe haber sido bastante notoria. Sin embargo  buena cantidad de esos carteles y de los que hoy sobreviven unos cuantos, se manufacturaron utilizando como soporte un papel sumamente delgado (que conocemos, por lo menos en este país como “papel de china”), lo que con el tiempo hace riesgosa su conservación.

 GRABADO MANILLA_1933

 Cabecera del cartel correspondiente al festejo celebrado en la plaza de toros “Ponciano Díaz” en Tula, Hidalgo, para el domingo 19 de marzo de 1933. Col. del autor.

 CONTINUARÁ.

Deja un comentario

Archivado bajo EL ARTE… ¡POR EL ARTE!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s