LUIS CASTRO y CORVEJÓN UN 11 DE ENERO DE 1942.

REVELANDO IMÁGENES TAURINAS MEXICANAS. Nº 38.

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    La tarde del 11 de enero de 1942 -¡hace exactamente 71 años!-, Luis Castro “El Soldado”, salía así de la plaza de toros “El Toreo”:

 img426 Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

    Y es que el recuento de lo que hoy me ocupa, cabría perfectamente no sólo en estos “revelados”. También en las “Efemérides Taurinas del siglo XX”, o en “Curiosidades taurinas de antaño, exhumadas hogaño”. Quizá también en el “Anecdotario” o cualquier “Crónica”. Podría replicarse en “Figuras, figuritas y figurones” o irse a una de las salas del “Museo-Galería Taurino Mexicano”. Sin embargo, y por tratarse de un asunto técnicamente fotográfico (e incluso estético), prefiero centrarme y concentrarme aquí para dar razón de aquella infausta jornada del Soldado, lo cual ya no era novedad en él. Su recia personalidad ya había causado en otros momentos una serie de tensiones que derivaron en broncas y otros desaguisados, buscando intencional o deliberadamente detonar la “bronca”. Y en eso, tanto Luis Castro como Lorenzo Garza, eran especialistas. Por lo tanto, no ha de causar admiración la portada de El Redondel del 28 de enero de 1940, el cual daba la siguiente noticia:

 CCI11012013_0000

Col. del autor.

    Y es que El Soldado, inimitable a la Verónica… 

 APUNTE A UNA VERÓNICA DE L. C. EL SOLDADO

Carlos Septién García (seud. “El Tío Carlos – El Quinto”): CRÓNICAS DE TOROS. Dibujos de Carlos León. México, Editorial Jus, 1948. 398 p. Ils.

    Con seguidores de estilo tan cercanos como Paco Gorráez:

 07-01-2010 11;38;20 a.m

Paco Gorráez a la Verónica. Col. del autor.

    Pero tan irrepetible, inenarrable, inolvidable, insuperable y todos los adjetivos calificativos de relevancia particular, quedaban, por el momento, depositados en las manos de Luis Castro, quien sigue la serie de lances impecables:

 SINAFO_30863 INAH_SINAFO_30863

 …que Xavier Sorondo no tarda en exaltar:

 EL MILAGRO DE LA VERÓNICA

 A Ernesto García Cabral

 

Los brazos pordioseros, como péndulo doble,

arrastran por la arena la comba del percal,

y se diría que avanza con su ropaje noble,

en procesión hierática, un rojo cardenal.

 

Cuentan que la verónica, en bíblico desdoble,

enjuga con el paño la sangre de coral

de una herida de adorno; mientras el pasodoble

se deshoja en el aire como flor de metal.

 

Las piernas, en estacas, para cargar la suerte,

dejan a la cintura la burla de la muerte;

y cuando pasa el bruto, hendiendo el carnicol,

 

Se lleva en los pitones que un leve esguince libra,

hilos de seda y oro, entre los cuales vibra,

pimienta de la fiesta, el reflejo del sol.

 SINAFO_30879

INAH_SINAFO_30879

    La cuenta de ese collar de perlas, sigue fluyendo en condiciones caudalosas…

 img427

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

 …milagrosas y también generosas…

 img428

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

    Culminando con la media que sólo él era capaz de ejecutar…

 MEDIA DE EL SOLDADO

Luis Castro El Soldado. Media verónica. óleo de Carlos Ruano Llópis. Estampa, col. del autor.

    Extraña que el de Mixcoac, tan valiente en banderillas…

img433

Luis Castro banderillando a Norteño de San Mateo, el 3 de marzo de 1940. Fot. Luis Reynoso.

Heriberto Lanfranchi: La fiesta brava en México y en España 1519-1969, 2 tomos, prólogo de Eleuterio Martínez. México, Editorial Siqueo, 1971-1978. Ils., fots.

    Y siendo un muletero poderoso…

 SINAFO_30866

INAH_SINAFO_30866

    …portentoso también, aunque de pronto con algún desgaire en su interpretación…

 SINAFO_30865

INAH_SINAFO_30865

    …capaz, como lo fue en tarde de arrebato de despojarse de la muleta, sacar el pañuelo de la casaquilla, ponerse en la colocación más clásica para rematar la faena, y lanzarse sobre el morrillo del toro, todo era uno…

 img432

Heriberto Lanfranchi: La fiesta brava en México y en España 1519-1969, 2 tomos, prólogo de Eleuterio Martínez. México, Editorial Siqueo, 1971-1978. Ils., fots.

    …en esa tarde del 11 de enero de 1942, ahora fuera incapaz de enfrentarse a un duro encierro de San Diego de los Padres, donde su alternante Fermín Espinosa “Armillita” –tarde de mano a mano-, estuvo en lo suyo, aunque de tanto poder de los toros, sólo cumplió dignamente.

   Por eso fue que Luis, pensando que lo mejor era terminar de cualquier manera…

 SINAFO_30893

INAH_SINAFO_30893

 …comenzó a recibir de los tendidos, las primeras muestras de inconformidad. Esos cojines de los que el propio Rodolfo Gaona les tenía un pavor enorme… Será porque aquellas monumentales piezas cuadradas, rellenas de borra se convertían no sólo en la descalificación. Sino en un peligroso proyectil.

    Y vino la debacle…

 SINAFO_30894

INAH_SINAFO_30894

    Como El Soldado encontró “hueso” en Corvejón, nombre de un cuervo marino, pareciera que su labor “hiciera agua” y comenzara así también la tormenta de cojines a tutiplén, que hasta el propio Guillermo Ernesto Padilla recuerda de esa ocasión como una de las broncas más espectaculares desarrolladas en el desaparecido coso de la colonia Condesa.

LUIS CASTRO EN PLENA BRONCALuis Castro bajo la lluvia de cojines. Col. del autor.

 img424

Allí vemos en otro fallido intento al Soldado, cuando el tapete de cojines comienza a crecer.

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

  LUIS CASTRO y CORBEJÓN

Hasta que el diluvio se hizo presente. Y él, detrás del burladero.

José Pagés Rebollar: LOS MACHOS DE LOS TOREROS. México, Editorial Libros de México, S.A., 1978. 128 p. Fots. Ils.

img425 Por fin, Corvejón se entrega al puntillero…

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

    No faltaría el malintencionado que le cantara lo siguiente:

Luis Castro “El Soldado”.

 Bajo un monte de almohadillas

quedó enterrado Luis Castro

porque confundió el Rastro

con plazas de campanillas.

Hoy sólo crece en su tumba

una triste rosa roja,

se mató en la cuerda floja

citando para una rumba.

Los que más le han censurado

son culpables, pues es claro,

si lo quitaron lo caro

lo dejaron des-carado.[1]

    El 15 de febrero siguiente, Luis Castro se reconcilió con la afición de esta manera:

 img430

Fue con Veracruzano de San Mateo, iniciando la faena por alto, encima de un cojín.

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

    Dolía la afrenta, pero era necesario volver a ganarse la confianza de sus seguidores, de la afición toda, de la prensa, y hasta de sí mismo.

   Y claro, después de ese arrojo, El Soldado, conquistó a tirios y a troyanos…

 img431

Guillermo Ernesto Padilla: Historia de la plaza EL TOREO. 1907-1968. México. México, Imprenta Monterrey y Espectáculos Futuro, S.A. de C.V. 1970 y 1989. 2 v. Ils., retrs., fots.

    …que mejor evidencia poética no la puede haber en esta décima de José Alameda. 

LUIS CASTRO “EL SOLDADO”

 (A Jesús Arroyo)

 

El tiempo ha profundizado

tu mirada y está en ella,

como en tu frente, la estrella

de lidiador: de soldado.

Y es también el que te ha dado

el porte de antiguo jefe,

porque tu estampa refleje

lo que fuiste frente al toro,

Huitzilopoztli de oro,

planta, estilo, regla y eje.[2]

CCI11012013_0001 Huitzilopoztli de oro, / planta, estilo, regla y eje. Col. del autor.

    Ese era Luis Castro El Soldado.

Addenda (o de las cosas que se han de añadir).

    Según me lo ha hecho saber mi gran amigo Xavier González Fisher, y a quien aprovecho para enviarle un gran saludo, “Nada más faltó el cuadro de Ruano Llópis “El Diluvio…”. Pues, helo aquí:

img434

¡A LOS TOROS! México, comunidad CONACYT, abril-mayo 1980, año VI, núm. 112-113. (p. 45-176). Ils., retrs., fots.

   ¡Gracias, Xavier González Fisher por tu siempre oportuno “quite”!


[1] Calaveras taurinas, la presente, dedicada a Luis Castro. Torerías. México, D.F., Año I, Nº 9, del 2 de noviembre de 1943.

[2] Carlos Fernández Valdemoro (Seud. José Alameda): Seguro azar del toreo. México, Salamanca ediciones, 1983. 92 p. Ils., retrs., facs.,  Ib., p. 35.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo IMÁGENES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s