UN DÍA COMO HOY, HACE 99 AÑOS, MUERE EL PERIODISTA EDUARDO NORIEGA “TRESPICOS”.

EFEMÉRIDES TAURINAS DEL SIGLO XX.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE

    Desde los primeros números que salieron bajo el título de La Lidia. Revista gráfica taurina, dirigida por D. Roque Armando Sosa Ferreiro, uno de sus colaboradores, el Dr. Vicente Morales, que se firmaba como “P.P.T.” publicó una larga, larguísima semblanza de diversos periodistas del pasado, donde indudablemente incorporó a Eduardo Noriega “TRESPICOS”. Fue en los números 4 y 5, tanto del 18, como del 25 de diciembre de 1942 en que la serie “Periodista Taurinos mexicanos” se publicaba en aquella emblemática revista color verde. Sobre Eduardo Noriega, comienza describiendo su continente, como buen médico, Morales da detalles que pueden escapársele a otros. Por ahora no hay más datos que los relacionados con la fecha de su muerte, ocasionada por un problema del corazón, aunque dice “P.P.T.” que su deceso ocurrió en la segunda quincena del mes de febrero de 1914, esta efeméride, con la precisión de la fecha nos la proporciona D. Luis Ruiz Quiroz en su imprescindible libro EFEMÉRIDES TAURINAS MEXICANAS, del cual tomo nota puntual, sujetando la efeméride al 7 de febrero de 1914. 

 LA LIDIA_18.12.1942_AÑO 1 Nº 4_1

   Don Eduardo Noriega tuvo, en el medio taurino fama de prohispanista, lo que le llevó a ser blanco de diversas polémicas y descalificaciones, sobre todo de parte de aquel otro frente de batalla, el de los nacionalistas y patrioteros quienes en su profundo chauvinismo, intentaban defender la expresión mexicana del toreo, detentada básicamente por Ponciano Díaz. Sin embargo, “TRESPICOS” hace circular como director La Muleta. Revista de toros que se publicó entre septiembre de 1887 y enero de 1889. Su formato era prácticamente idéntico al de la revista La Lidia que se publicó en España por aquellos años. Con dos páginas de texto, las otras dos, y a plana entera se publicaban unas hermosas cromolitografías cuyo autor sólo llegó a firmar como P.P. García, pero del que poco se sabe de él. Dicho artista tenía idea del color, la perspectiva, pero sobre todo de una dinámica que normalmente requiere cierto tipo de ilustraciones con lo que algunas de ellas van integradas por una marcada dinámica del movimiento, de ahí que tengan unidad y equilibrio. De ahí que quien conserve uno, algunos o la colección completa de dicha publicación, tienen en realidad, ejemplares de incomparable valor.

 LA LIDIA_18.12.1942_AÑO 1 Nº 4_2

   Eduardo Noriega, en su afán de enseñanza, de compartir y difundir una didáctica taurina que se adaptaba a los tiempos que corrían luego de la reanudación de las corridas de toros en la ciudad de México, estaba más que convencido que el nuevo de estado de cosas se impondría, por lo que el toreo de a pie, a la usanza española en versión moderna se convertiría en la expresión que acabaría por madurar la tauromaquia en nuestro país, superando un estadio de pocos avances, aquel que detentaron Bernardo Gaviño y Ponciano Díaz, si bien dos protagonistas que sostuvieron por años una tauromaquia plena de mestizaje y que al arraigarse, fue de un gusto enorme entre seguidores, que eran legión. Por eso es que, entre otras cosas, se integró al centro espada “Pedro Romero”, de cuyo seno salieron diversas señales para dogmatizar el toreo que se estaba imponiendo. Para entonces ya había dejado de publicarse La Muleta, encontrando en El Noticioso espacio periodístico para materializar sus empeños, que no fueron pocos, pero sí muy dolorosos, pues en él estaba encendida la flama de la polémica. 

 LA LIDIA_25.12.1942_AÑO 1 Nº 5_1

   Luego vendría la época en que El Toreo Ilustrado, otra de sus aventuras como editor fueran espacio para seguir divulgando los principios técnicos y estéticos de la tauromaquia, acompañados por una serie de apuntes, realizados la mayoría de ellos por el sobrino de don Eduardo, Carlos Noriega, apuntes que eran distantes del excelente trabajo de aquel otro ilustrador de quien ya se dio alguna semblanza. Para “P.P.T.”, Trespicos forjó la crítica encasillándola en el estilo de seriedad técnica que por costumbre ostentaba en sus escritos. Criticó los incidentes de la lidia, basándose en textos tauromáquicos.

   Sin embargo, Eduardo Noriega se quedó con su tiempo, y habiendo andado algunos años junto al siglo XX, dejó de ejercer el oficio de periodismo. Asistía con alguna frecuencia al “Toreo” y hasta se convirtió en “gaonista”. Modelo de escritor y de taurino, legó una serie de postulados que reorientaron la visión de la fiesta en nuestro país, justo en los últimos años del siglo XIX donde México alcanza, junto con otros aspectos, el grado de modernidad tauromáquico. 

 LA LIDIA_25.12.1942_AÑO 1 Nº 5_2

NOTA: el orden en que quedaron colocadas las reproducciones de La Lidia, es el indicado al comienzo de estas evocaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo EFEMÉRIDES TAURINAS DEL SIGLO XX

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s