DISECADO UN FAMOSO TORO DEL ASTILLERO. 1838.

MINIATURAS TAURINAS.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

     A invitación expresa del buen aficionado Eduardo Campos, acudimos hace unos días a la casa del buen amigo Paco Maldonado, “especialista en cabezas de toro de lidia”, y quien realiza excelentes trabajos de taxidermia, herencia de su padre, el famoso torero y también taxidermista “El Tato”, a quien conocí en su antigua casa de las calles de Esperanza, en Azcapotzalco hace ya más de 30 años. En torno a una deliciosa e inolvidable comida, preparada por el anfitrión, Paco Maldonado y su esposa, nuestra conversación giró sobre todos los temas posibles, habidos y por haber relativos a la historia y técnica de la tauromaquia. Entre otros asuntos, surgieron los comentarios sobre antiguos ejemplos de taxidermia. Les comenté que el caso del toro El Garlopo, de Santín, lidiado en Puebla hacia 1880 por la cuadrilla de Bernardo Gaviño se convertía no sólo en importante precedente, acompañado de una fuerte carga simbólica y anecdótica. Es más, hoy día es posible apreciarlo, y para ello dediqué en su momento unas notas que salieron publicadas en este mismo blog (véase: https://ahtm.wordpress.com/2012/02/24/revelando-imagenes-taurinas-mexicanas-no-31/).

   Pues bien, al cabo de una larga labor de búsqueda en la prensa del XIX mexicano, hallé la siguiente nota, que viene a ser un importante antecedente y que pone a El Garlopo en segundo término, aunque dudo que en nuestros días se conserve algo sobre aquel toro que perteneció a la hacienda de el Astillero, y el cual fue motivo de una curiosa ceremonia, de la cual nos da “santo y seña” la nota que publicó

 EL COSMOPOLITA, D.F., del 31 de octubre de 1838, p. 4:

 AVISO.-Para el jueves 1º del próximo Noviembre, ha dispuesto el empresario una excelente corrida de seis escogidos Toros de los que acaban de llegar de la hacienda de Atenco, con los cuales los gladiadores de a pie y de a caballo, ofrecen jugar las más difíciles suertes que se conocen en su peligrosa profesión. Luego que pase la lid del primer toro, se presentará en la plaza sobre un carro triunfal, tirado por seis figurados tigres el cadáver disecado, pero con toda su forma, y la corona del triunfo del famoso toro del Astillero, que en el memorable día 29 de Abril de este año, después de un reñido combate venció gloriosamente al formidable tigre rey, con general aplauso de un inmenso concurso que sintió la muerte de tan lindo animal, acaecida a los dos días de su vencimiento, como resultado de las profundas heridas que recibió de la fiera; y a petición de una gran parte de los que presenciaron aquella tremenda lucha, así como de muchas personas que no se hallaron presentes, se le dedica esta justa memoria, por ser muy digna de su acreditado valor.

   Este célebre toro, adornado con todos los signos de la victoria y acompañado de los atletas, será paseado por la plaza al son de una brillante música militar, hasta colocarlo sobre un pedestal que estará fijado en su centro; cuyo ceremonial no deberá extrañarse, mayormente cuando saben muchos individuos de esta capital, que iguales o mayores demostraciones se practican con tales motivos en otros países, y que sin una causa tan noble, existe por curiosidad en el museo de Madrid la calavera del terrible toro de Peñaranda de Bracamonte, que en el día 11 de mayo de 1801 quitó la vida al insigne PEPE-HILLO, autor de la Tauromaquia.

Deja un comentario

Archivado bajo MINIATURAS TAURINAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s