¡¡¡ORA PONCIANO!!!

EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

A Rosana Fautsch con todo mi afecto. ¡Va por ti!

     Ahora que la peña taurina “432”, liderada por el Lic. Joaquín Ordoñana Martínez, ha hecho, en compañía del gobernador Constitucional del estado de Aguascalientes, Sr. Carlos Lozano de la Torre el anuncio oficial de la “Corrida Ponciana”, a celebrarse cada año, en memoria y recuerdo del torero Ponciano Díaz Salinas, nacido en Atenco un 19 de noviembre de 1856, conviene puntualizar varios aspectos en los que pueda destacarse el perfil humano y profesional de una de las figuras taurinas más importantes de este país, durante el siglo XIX y que hoy, en pleno siglo XXI, sigue siendo motivo de incontables comentarios.

   Primero que todo, es que debo agradecer públicamente el hecho de que la peña “432” haya tomado en cuenta mi trabajo, con el cual pretendo apoyar a plenitud dicha actividad, a partir de todos los sustentos posibles en términos de lo histórico, lo iconográfico y demás circunstancias.

   Sin atribuirme ningún tipo de exclusividad, debo decir que, a lo largo de 27 años he investigado a profundidad a este personaje. Como resultado de dicho acercamiento, ha habido forma de entender el desarrollo de una tauromaquia eminentemente nacionalista, detentada por Ponciano Díaz, la cual se desarrolló intensamente bajo su égida, sobre todo en el último cuarto del siglo XIX. Del mismo modo, es posible entender  el capítulo relacionado con las unidades de producción, agrícola y ganadera que destinaban toros a los diversos sitios donde se celebraban festejos taurinos a lo largo y ancho del país, donde Ponciano tuvo una intensa participación, misma que se extendió a los Estados Unidos de Norteamérica, Cuba, España y Portugal. Con todo el arsenal de información, nos acercamos también al tipo de pensamiento que privaba no sólo entre aficionados en potencia, sino en un sector muy importante de la prensa que deja ver el estado de la cuestión que prevalece por entonces, debido al hecho de que se crean dos frentes de lucha: el pronacionalista y el prohispanista, cuyo reflejo puede percibirse en una notable lista de títulos –abordando particularmente el tema de los toros-, cuya influencia o cobertura dependía en buena medida, de la permanencia en el ambiente. Por desgracia, muchas de esas ediciones eran efímeras, lo cual obliga a establecer entre los lectores de la época un manejo de criterios que, aunque limitado, suficiente para entender cómo estaba cambiando la tauromaquia en este país.

   Durante el periodo en que mandó Ponciano Díaz, se intensifica una tauromaquia de profunda expresión rural, misma que entra en diálogo con la de carácter urbano, lo que permite elevarla a unos grados de representación que, si en la época de Bernardo Gaviño todas esas puestas en escena alcanzaron niveles de fascinación, bajo el radio de influencia del atenqueño, se reorientaron e intensificaron, por un lado. Alcanzaron estaturas nunca antes concebidas, pero también cayeron en una rápida condición de decadencia, por otro. Dicha decadencia se debe, en buena medida al momento en que arraiga el toreo de a pie, a la usanza española y en versión moderna que impuso, por vía de una “reconquista vestida de luces” un importante segmento de diestros hispanos los que, desde 1882 comenzaron discretamente su labor, la cual detonó en 1887 año en que se presenta un sólido y numeroso grupo de diestros, encabezados por Diego Prieto “Cuatro dedos” y Luis Mazzantini, quienes hicieron posible la materialización de aquel propósito.

   En mi libro (inédito por ahora): Ponciano Díaz Salinas, torero del XIX a la luz del XXI, se reconstruye y se le da un nuevo carácter reinterpretativo al personaje, quien merecía un trabajo de esta naturaleza. Las biografías que sobre él se han escrito son intentos loables de acercamiento, aunque limitadas a darnos un panorama general, a veces con el uso de fuentes que hoy ya están superadas, debido al hecho de que la investigación personal, acude a otros recursos informativos luego de exhaustiva revisión (en trabajo de gabinete y de campo), con lo que es posible entender otras facetas de este ser humano, cuya vida estuvo plagada de capítulos en donde brilla con luz propia o se somete a la oscuridad de otras tantas realidades. La iconografía que se ha reunido es rica en muestras fotográficas, caricaturas, grabados, cromolitografías, carteles, música, poesía, corridos, etc. En uno de sus capítulos, dedico a analizar o a rastrear todas (o casi todas) las actuaciones que acumuló el también conocido como “torero con bigotes”, desde 1866 y hasta 1899, lo que lleva a entender que al alcanzar tan alta fama, es porque consigue ser contratado en cuanta población mayor o menor contaba con la infraestructura necesaria para montar festejos taurinos.

   En cuanto a su fama, es inevitable pensar en el hecho de que la adquirió gracias a que el pueblo lo hizo suyo, debido entre otras cosas, a una labor de publicidad que la prensa supo darle en su momento, favoreciendo sus virtudes, aunque también se encargó de cuestionarlo severamente en otras circunstancias en otras etapas de su vida profesional.

   Hoy, este largo camino de homenajes, en que por fin, la justicia permite rescatarlo, esperamos que quienes lo hagan, sean conscientes de que no se trata de un personaje más. Estamos ante una figura cuya dimensión todavía resulta difícil entenderla luego de que han transcurrido poco más de 114 años en que desaparece. A su muerte, ocurrida el 15 de abril de 1899 muere también la expresión del toreo a la mexicana. Ponciano Díaz fue en ese sentido, el último reducto y se lleva a la tumba todo un cúmulo de circunstancias en las que, y aquí la conclusión: fue intérprete único, sin par.

   Asimismo, al pervivir una serie de dudas sobre si el 13 de abril de 1879 recibe o no una alternativa, que las más de las veces se ha considerado como “apócrifa”, es decir, sin valor, concedida por el patriarca Bernardo Gaviño, en la plaza de Puebla, es el mismo Ponciano quien se encarga de desmentir tal rumor en el anuncio de un cartel, el de su retorno a la matria, su Toluca querida, justo para iniciar quizá su primer gran temporada, y lo hace en estos términos:

GRAN CORRIDA

PARA LA TARDE DEL DOMINGO 1º DE JUNIO DE 1879

A LAS CUATRO Y TRES CUARTOS SI EL TIEMPO LO PERMITE.

¡¡SOBERVIO (SIC) GANADO DE LA HACIENDA DE ATENCO!!

 CUADRILLA DE

 PONCIANO DÍAZ. 

Habiendo terminado la temporada en la ciudad de Puebla, en donde fui elevado al difícil rango de primer espada, por la benevolencia de tan ilustrado público, me he propuesto antes de disolver mi cuadrilla dedicar una función, que tenga por objeto, pagar un justo tributo a mis paisanos ofreciéndoles mis humildes trabajos: si estos son acojidos (sic) con agrado quedará altamente agradecido S.S. 

Ponciano Díaz. 

ELENCO DE LA COMPAÑÍA

CAPITÁN, PRIMER ESPADA,

PONCIANO DÍAZ,

PICADORES,

Joaquín Rodríguez, Antonio Mercado, Juan L.

Resillas y Cándido Morones. 

BANDERILLEROS, 

RAMÓN PÉREZ, FRANCISCO SALAZAR, EMETERIO GARNICA

Y RAFAEL ALBARRÁN. 

LAZADORES, 

GUADALUPE DÍAZ Y JOSÉ DÍAZ (a la sazón su padre y hermano, respectivamente. N. del A.) 

LOCOS. 

FÉLIX BARRÓN Y TRANQUILINO FONSECA. 

La función será bajo el siguiente: 

PROGRAMA. 

La música tocará variadas y escojidas (sic) piezas.

A las cuatro y tres cuartos, al ocupar la autoridad su palco, se pre-

sentará la cuadrilla a impetrar el permiso para lidiar 

4 FEROCES TOROS DE ATENCO. 

Terminará la función con un 

TORO EMBOLADO. 

Pagas. 

Sombra                      0.50 // Sol                   0.25 

NOTAS.-El ganado estará a la vista del público desde que llegue

hasta que salga el paseo.

No hay contrata ya con ningún dulcero, sino que todos podrán en-

trar pagando cuatro reales por cajón.

QUIJANO IMPRESOR.

    En ese ritmo seguiré abundando para rememorar la figura de la que puede considerarse primera gran figura del toreo mexicano: Ponciano Díaz, retomado por otra del mismo nivel, y de la que aquí se viene haciendo justo homenaje. Me refiero a José Guadalupe Posada.

   Eso sí, cuidado con las imitaciones.

2 de marzo de 2013.

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s