¿TODO TIEMPO PASADO, FUE MEJOR?

A TORO PASADO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

¿TODO TIEMPO PASADO, FUE MEJOR? VISIONES AL ALIMÓN CON MIGUEL ESPINOSA “ARMILLITA”.

 NOTA: Traigo hasta aquí el presente texto que escribí hace 18 años y que, por razones de contenido parece no haber perdido actualidad. Léanlo, se los recomiendo.

    De este y del otro lado del mar, la fiesta de toros, amén de ser un espectáculo ponderado por cuanto significa para las culturas de ambos continentes, es un fenómeno que alcanza ya los niveles de un acercamiento sin precedentes, por parte de los medios masivos de comunicación como hacía mucho no se registraba. Vivimos una época favorecida -quizás en exceso- por la prensa escrita, radio y televisión, cada una proyectándose en sus distintas modalidades. Hablemos un poco de esa prensa cuya presencia ha fomentado la presencia de nuevos esquemas de difusión, traducidos en revistas de vanguardia, con un formato interesante, atractivo y con la presencia de plumas que están en el candelero o las de otros autores quienes, además, ven publicados sus trabajos en forma de folletos o libros, los más de ellos en esas presentaciones artesanales o de corte francamente económico bajo tirajes limitados.

   Es satisfactorio que ocurran estos hechos, pues ello demuestra que ha quedado atrás un anquilosado sistema, siempre sostenido por un pequeño grupo hegemónico que además de no permitir fácilmente el acceso a la frescura de ideas nuevas, se aferraba a ser el eje del poder, dominante en todo momento; a riesgo de ser siempre los mismos y de atraer, también, a ese grupo de aficionados, cuya doctrina aprendida y aprehendida caía en el peligroso pantano de los lugares comunes.

   Las condiciones en que se desarrollaba la fiesta hasta hace unos años reflejaban un comportamiento feudal: poderoso, pero dominando un territorio que se autoabastece, puesto que todo lo que produce el feudo se consume allí mismo y no existe, en consecuencia un intercambio. Como consecuencia, corre el riesgo de marginarse en sí mismo. Por eso, la llegada de vientos nuevos comienza a purificar el sentido y concepto del espectáculo en su conjunto. Así, uno de los argumentos de siempre solicitados es aquel que sentencia: se siguen lidiando toros chicos, por lo que, para justificar tamaña expresión, surge aquello de que “todo tiempo pasado fue mejor”. Es lícito pensar que en la historia del toreo se han lidiado toros chicos y toros grandes también. Cuando escuchamos la expresión de que “todo tiempo pasado fue mejor” es porque algo tuvo la fiesta para significar tanto o definitivamente había mejores toreros y toros hechos y derechos.

   Saber que con esta frase, Jorge Manrique solo recordaba a su padre muerto y parece ser, nunca buscó o intentó darle otra intención a su ya inmortal verso.

   Los toros como espectáculo, al cabo del tiempo se transforman pero el mito del toro y su presencia gozan de privilegios especiales.

   Durante el esplendor de “Lagartijo” y “Frascuelo” se opinaba del toro pequeño. Arreciaron las críticas cuando el “Guerra” era el amo y con “Joselito” y Belmonte, los públicos ciegos de pasión, los expulsaron de más de alguna plaza por lidiar pequeñeces. Así ocurrió  la víspera de morir José en Talavera de la Reina en la guadaña de BAILAOR, otro toro chico, aunque se afirma que José acudió a Talavera al comprometerse con Gregorio Corrochano, oriundo de aquella provincia para torear en una plaza que años antes había sido inaugurada por su padre Fernando “El Gallo”.

   Los tiempos continuaron y antes de la guerra civil española se lidió el toro en toda su plenitud y toda su expresión. Luego de la guerra el panorama fue desolador, aunque se envolvió de nuevas y más severas consecuencias.

   En México los toros, de menor catadura que el español, gozaban del buen aprecio de la afición, aunque eran marcados el trapío de unos con respecto a los otros. Pero hubo también muestras evidentes que hacían dudar de la edad y las fotografías no nos dejarán mentir. Se han lidiado toros sin respetarse criterios del reglamento ni lo establecido por la costumbre. No dudamos de la reputación de Señores Ganaderos, de ayer y hoy. Es cierto, en nuestro tiempo las transformaciones, la selección, terrenos reducidos casi al concepto de ejido obligan a los criadores tomar otro tipo de solución; no siempre la mejor, pues ello va en detrimento de la fiesta.

   Salen a la plaza toros cada vez más propicios a la faena moderna, pero pocos, muy pocos son los que aun con su presencia y fiereza nos dan idea de ¿un pasado que fué mejor?

   Queda una conciencia de dirigir las opiniones por el punto donde nos encontramos más cerca con la realidad. El tema no se ha desmitificado, está allí, incólume, pero aun queda mucho por hacer y definir para lograr claridad más que cambio en la fiesta de los toros. Y eso depende, entre otros, de los medios impresos así como de la radio y la televisión.

   Tras esta visión, caben aquí las apreciaciones que ha hecho Miguel Espinosa “Armillita” al diario “La Jornada” Nº 3879, del 26 de junio de 1995 p. 24 y 33 (entrevista de Marlene Santos A.). El diestro convalece de un gravísimo percance ocurrido en la más reciente feria de san Isidro en Madrid, y que lo tuvo al borde de la muerte. Lo que destaca de esta entrevista es su profunda reflexión humana sobre el sentido de un espectáculo que no puede ser parte de una crisis (quizás las rachas, las malas rachas son suficientes para identificar y etiquetar un mal momento), pero el hecho de una permanencia temporal tan grande como 470 años no significa una casualidad.

   Menciona que hace 100 años se vienen diciendo las mismas cosas sobre la crisis en la fiesta. Entonces, ¿la crisis es permanente? o la crisis ¿de siempre ha formado parte del espectáculo? Es probable que la fiesta se haya desprendido de su imagen romántica o que el romanticismo la haya creado como una figura ideal. 

 FOTOGRAFÍA DE LOS INICIOS DE M. E. ARMILLITA_EL ESTO_11.08.1977

Miguel Espinosa Armillita en los comienzos de su carrera profesional ya mostraba tales virtudes. ESTO, del 11 de agosto de 1977. Este y otros materiales de riquísima importancia hemerográfica, pertenecen a la colección del Sr. Roberto Mendoza Torres.

 ¡No hay crisis en la fiesta!

    Con vehemencia Armillita chico rechaza que haya crisis en la fiesta brava, en todo caso -expone- “siempre ha estado en crisis. Y si tú ves periódicos de mil ochocientos y pico, verás que también se criticó lo mismo. Así que eso pueden decirlo todos los días sin que signifique nada. Yo he oído ese comentario desde hace muchísimo tiempo, entonces, imagínate, tenemos en México la fiesta de los toros desde hace casi 500 años, ¿qué tal si no estuviera en crisis?

   “La fiesta siempre ha tenido momentos buenos, malos, regulares, pero nunca crisis. Aquí no se puede tener siempre un nivel alto, ni bajo, ni medio. No es estático, está viva, por eso existe, y porque es diferente a cualquier espectáculo.

-Entonces rechazas definitivamente la afirmación de que ha caído en la monotonía, de que con frecuencia se ven faenas aburridas…

-Totalmente rechazada. Porque, si no, imagínate llenar la Plaza México, qué tal si de veras hubiera crisis. Yo creo que los que están en crisis en ese momento son los periodistas, sobre todo porque muchos hablan tonterías de algo que no conocieron. La única fiesta que conocen es la que estamos viviendo y como no saben valorar lo que hay, pues prefieren añorar y decir, sin conocimiento real, que lo de antes fue mejor. Y te vas para atrás y encontrarás que también se dijo que estaba en crisis y total que es lo mismo.

   “Es muy fácil juzgar a la ligera, es cosa de sensibilidad, se sabe ser un poquito más respetuoso de lo que se ve, y no por tener una pluma en la mano ya se pueden decir muchas tonterías, como suele ocurrir.

   “Cuando recibo una crítica destructiva, sin fundamento, sé que es la opinión personal de alguien que escribe, no de la afición, y nunca me ha inquietado, mucho menos ahora con el tiempo que ya tengo en esto. Creo que lo mío está ya muy claro ante la afición y ante cualquier profesional, entonces una crítica que quiera destruir o alabar muchas veces, está por demás, porque uno sabe perfectamente qué hizo y qué dejo de hacer en la faena”.

   Hasta aquí Miguel Espinosa.

  EL HERALDO DE MÉXICO_11.08.1977

Miguel comenzó su trayectoria “cobijado” o “arropado” con personajes como su mismísimo padre, Fermín Espinosa Armillita. Del otro lado, su apoderado, Enrique Vargas. EL HERALDO DE MÉXICO, del 11 de agosto de 1977. Col. Roberto Mendoza Torres.

    Sus declaraciones son todas ellas interesantes, en la medida en que habla el hombre, habla el torero, muchas veces entendido solo a partir de su expresión en el ruedo, con toda su “música callada del toreo” que trae dentro, como un miedo, como una impotencia que de pronto estallan ante la vista de miles y miles de personas que atestiguan el acontecimiento, reducido a un instante, reducido a lo efímero que puede ser el arte contenido a su vez en el grito de la tragedia. Y en fin… de esta manera se pueden seguir construyendo muchas, muchas metáforas para entender el quehacer taurómaco. Pero el torero, el hombre, habla y dice lo que piensa, es válida su visión.

   A veces, los aficionados solemos equivocarnos pues damos rienda suelta a nuestras pasiones, encerrándonos en sí mismos, sin darnos cuenta del error, hasta mucho tiempo después. Me explicaré mejor. Cuando ocurre un hecho, no lo cambiamos por nada o lo rechazamos también, pero con el tiempo nos damos cuenta de que nos impresionó más de lo debido. Vamos, la sensación del momento es muy fuerte y atender a la razón es punto más que imposible. Todo ello va creando un ambiente que idealiza o que cuestiona la realidad presente, confrontada con un pasado que ya ocurrió y con el que no pueden enfrentarse hechos que a veces son tan idénticos ahora como los del ayer.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo A TORO PASADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s