EFEMÉRIDES TAURINAS NOVOHISPANAS. DE 1767 a 1770.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Han pasado una serie de circunstancias que afectaron el devenir tanto de la vieja como de la nueva España. Se trata, entre otros factores de la expulsión de los jesuitas, materializada en 1767, proceso que ya había comenzado varios atrás en algunos puntos de Europa, concretamente en Portugal. En la Nueva España, este caso se concretó el 25 de junio de 1767, cuando se dio aviso, por orden de Carlos III de todos los integrantes  de la Compañía de Jesús abandonasen sus espacios, saliendo para España, sin más pertenencia que el breviario, la ropa puesta y dineros de su propiedad. Este capítulo conmovió todas las estructuras políticas, económicas y culturales del momento. Aquí comenzaba a verse la rigurosa aplicación del que fue ese periodo denominado como “despotismo ilustrado” y que trajo consigo, entre otras cosas, un debilitamiento del propio imperio español, que se vio mermado en diversos aspectos que también eran de origen político, pero también militar y económico. Tal circunstancia también causó impacto en este lado del mar, con lo que de alguna manera, se daban condiciones para consolidar un nacionalismo criollo y por ende, el de la ansiada emancipación del reino para buscar convertirse en un estado-nación.

   Independientemente de estos acontecimientos, por aquellos años el número de festejos taurinos disminuyó, no tanto por esta medida, que sirve como marco histórico, sino porque el despotismo ilustrado que ya se ha mencionado vino a concretar una serie de condiciones que no se correspondían con el espíritu español, y porque las ideas de un enciclopedismo en potencia, también estaban causando vuelcos ideológicos de relevante importancia. Así que entre esos pocos datos que se han podido localizar, tengo a la consideración de ustedes tres de ellos, que así como fueron redactados en sus títulos, así los presento:

 1768. Breve descripción de los sucesos festivos, con que la ciudad de Puebla de los Angeles celebro el decreto de su santidad, de 12 de septiembre del año pasado de 1767 de la fama de santidad, virtudes y milagros en general del v. señor D. Juan de Palafox y Mendoza. Puebla de los Angeles: Colegio Real de San Ignacio de la Puebla de los Ángeles, 1768. 45 p.: retr.; 20 cm. Con licencia: en Madrid en la Imprenta de D. Manuel Martín.

 Rasgo breve de la grandeza guanajuateña: generoso desempeño con que celelro [i.e. celebro] la regocijada dedicacion del sumptuoso templo de la sagrada Compañia de Jesús… â su Smâ Patrona y madre la Sra. de Guanajuato, madrina del nuevo templo.  [México]: Colegio Real de San Ignacio de la Puebla, 1767. 77 p.; 21 cm.

 Breve descripción de los festivos sucesos de esta ciudad de la Puebla de los Ángeles: Anexando la succinta descripción de las fiestas que en esta ciudad de la Puebla se hicieron / por D. Thomas Antonio Ruiz. En honor del venerable siervo de dios, Don Juan de Palafox y Mendoza. Panfleto original publicado en Puebla en 1768 con motivo de la canonización del arzobispo Palafox y Mendoza. Incluye poemas de José Muñóz, Diego Miguel Quintero, Manuel del Castillo y Tomás Antonio Ruiz. 50 p.

   Y ya, en el siglo pasado, puedo asegurar que una de las primeras tesis que abordan el tema taurino, es del Dr. Benjamín Flores Hernández, quien ya en la de licenciatura se había ocupado del tema, en la de maestría no fue la excepción. Veamos.

 Benjamín Flores Hernández: “Con la fiesta nacional. Por el siglo de las luces. Un acercamiento a lo que fueron y significaron las corridas de toros en la Nueva España del siglo XVIII”, México, 1976 (tesis de licenciatura, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México). 339 p.

 –: “La vida en México a través de la fiesta de los toros, 1770. Historia de dos temporadas organizadas por el virrey marqués de Croix con el objeto de obtener fondos para obras públicas”, México, 1982 (tesis de maestro, Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México). 262 p.

CARÁTULA TESIS_BFH_MAESTRÍA_1982

     En este último documento, la investigación del autor refiere un profundo estudio sobre diversos aspectos que entrañaron la organización de dos temporadas taurinas, mismas que tuvieron como objeto destinar beneficio económico para la obra pública, lo que fue una constante en el virreinato. El fin de muchos espectáculos como las corridas de toros no fue solamente la diversión en cuanto tal. También se involucraron muchos intereses del orden público y social que permitieron estimular diversos trabajos encaminados a mejorar las condiciones, en este caso, de la capital del virreinato. Pero ello no fue impedimento para que tal síntoma también se diese en otras provincias de la Nueva España, con lo que obras como empedrados, acueductos, colocación de fuentes y otros aspectos en beneficio de la sociedad, se nutrieran del ingreso que significaba la organización de aquellas temporadas, mismas que consistían en un buen número de festejos, a veces a mañana y tarde, con la anuencia en este caso del propio virrey o de las autoridades correspondientes. He aquí pues, la riqueza implícita de un trabajo de tesis que como el de Flores Hernández, da un valor relevante a los procesos históricos del pasado, donde la participación de acontecimientos como las corridas de toros tienen una lógica explicación, sobre todo a la luz de la historia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EFEMÉRIDES TAURINAS NOVOHISPANAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s