PROPUESTAS DIRIGIDAS A LOS EDITORES INTERESADOS POR LA TAUROMAQUIA.

A todos los editores dedicados a la tarea de difundir la cultura en este país:

Pongo a disposición de ustedes un auténtico compendio de todos mis trabajos, los que hasta el día de hoy, y desde hace poco más de 30 años, se han ido organizando, con vistas a una posible publicación. Los momentos por los que atraviesa el país son de verdadera preocupación, y lo son más cuando la cultura en su conjunto se ve severamente afectada. Pero si este fenómeno sucede a nivel “macro”, en el “micro” como puede ser el que supone la difusión de una cultura tan específica como la taurina, el panorama todavía es más desolador. Sin embargo, es posible si para ello se piensa en una serie de alternativas que no necesariamente signifiquen la inversión de costos elevados, sino de obtener un resultado capaz de mover una maquinaria que aliente no sólo el mercado. También a potenciales lectores que los hay, desde luego, a lo largo y ancho de esta nación.

Además del tema taurino, que es la línea de investigación a la cual he puesto toda mi devoción al respecto, se han venido a integrar una serie de trabajos que abordan la historia de la electricidad en México, que es un tema de suyo apasionante y en el cual también he dedicado buena parte de mi tiempo y mi pasión para que, en conjunto ambas líneas se conviertan, de ser posible, en referente de consulta. Solo que para que ello sea posible, es necesario la comunión entre el autor y el editor, en aras de materializar sus alcances que en uno y otro sentido son un propósito común.

Así que, en el archivo (extensión PDF) que viene al final de estas notas,  se despliega toda la información que he preparado al respecto de este asunto, el cual es de mi particular interés, pues con ello se estaría en condiciones de que dicho material sirva para darle elementos de información a los interesados, buscando con ello destacar el protagonismo de la cultura, para que algún día pueda quedar por encima del “glamour”, fenómeno que tanto daño le hace a la fiesta, pues dada su ligereza, eso genera que muy pronto se olviden las cosas que se dicen a la ligera, de manera epidérmica, echando mano de lugares comunes que son, a lo que se ve, los elementos más apropiados para “hablar de toros” por hablar.

Me disculpo si a alguien he ofendido, pero el hecho es que en la medida en que la cultura no siente sus reales, estamos condenados a que se siga hablando de toros sin conocimiento de causa, por falta efectivamente de una sólida cultura en nuestro medio.

Queden como alternativa los 114 trabajos o libros allí relacionados a detalle.

Quedo a la espera de sus amables comunicaciones.

José Francisco Coello Ugalde

Maestro en Historia, y

Responsable de este blog: APORTACIONES HISTÓRICO-TAURINAS MEXICANAS.

LIBROS LISTOS PARA LA IMPRENTA

5 de septiembre de 2013.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s