QUIEN DESEE COMPRAR TOROS DE GUANAMÉ, OCURRA A…

MINIATURAS TAURINAS.

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

 TOROS BRAVOS DE GUANAMÉ_LA VOZ DE MÉXICO_05.10.1890_p. 4

   Y es que luego de revisar La Voz de México, del 5 de octubre de 1890, en su pág. 4, este aviso podría causar confusión, pues el Sr. Pedro J. Zubieta Murúa, se presentaba a la sazón, como representante de aquella hacienda ganadera ubicada en el estado de San Luis Potosí, con divisa verde y negro, y cuyo propietario era el Sr. Mariano Hernández Ceballos hacendado que, según el Dr. Carlos Cuesta Baquero “los ejemplares que producía (el Sr. Hernández Ceballos) eran auténticos elefantes enfurecidos, (tanto que) dicen que los toros de Guanamé son los que hicieron que a los aficionados de San Luis Potosí les gustaran los toros corpulentos y cornalones”.

   En viejas publicaciones potosinas, sólo aparecen algunos carteles que dan cuenta de la presencia de dichos toros, en diversas tardes que, correspondiendo al 1° de enero, eran señal para indicar que se cumplía en forma por demás rigurosa con una tradición que hasta entonces se mantuvo en forma casi religiosa. Entre esos carteles emblemáticos, se pueden apreciar los que aparecen a continuación:

 SAN LUIS POTOSÍ_TOROS GUANAMÉ

Toros y Toreros. Órgano del Centro Taurino. N° 5, extraordinario. San Luis Potosí, 6 de enero de 1909.

    Hasta ahora, no he podido dar con una evidencia fotográfica que nos de cierta idea del tipo de morfología que poseían estos toros, cuyos orígenes se remontan hacia finales del siglo XVIII, y que luego se recupera de manera intermitente a lo largo del XIX. Hoy en día, el sólo nombre ha sido conservado, gracias a D. Eduardo Hernández de los Santos, que tiene su ganado en el rancho de El Llano de Buenavista, en San Felipe, Guanajuato, ostentando una divisa que lleva tres tonos diferentes en rojo. Uno de esos actuales ejemplares, fue lidiado hace algunos años en la plaza de toros “Calafia”. He aquí la imagen del mismo:

 TORO GUANAMÉ_15.11.2009_ANIVERSARIO PLAZA CALAFIA

Disponible septiembre 22, 2013 en: http://toroestoro.com/modules/smartsection/item.php?itemid=165

    De alguna manera, se perciben aires de un empresariado en potencia. La fiesta de toros en aquel entonces, comenzaba a pasar por sus primeras crisis luego de la reestructuración que tuvo al interior de la misma unos años antes. Sin embargo, los malos manejos de algunos empresarios, toreros y autoridades, generaron un estado de cosas que vino a alterar el más o menos aseado camino que estaba emprendiendo la tauromaquia. Lamentablemente, las prohibiciones intermitentes que se produjeron, las más de ellas, como resultado de la destrucción parcial en diversas plazas de toros, ocasionó que el espectáculo se reacomodara, al punto de que síntomas como el de la ganadería de Guanamé, no son más que el resultado de aquella desesperada necesidad de reafirmar, en algún sentido las estructuras de la tauromaquia mexicana.

   Así es que todo aquel empresario, si todavía es hora de organizar una temporada como “Dios manda”, no dude en ocurrir con Pedro J. Zubieta Murúa. Quizá lleguen a un buen acuerdo…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo MINIATURAS TAURINAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s