LA TEMPORADA TAURINA 2013-2014 EN LA PLAZA “MÉXICO”.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   La empresa de la plaza de toros “México” acaba de anunciar recientemente el elenco para la temporada 2013-2014, misma que comenzará el 27 de octubre próximo. Veamos su composición:

ELENCO PARA LA TEMPORADA 2013-2014 A CELEBRARSE EN LA PLAZA DE TOROS “MÉXICO”, CON EL CUAL SE DA CUMPLIMIENTO AL DERECHO DE APARTADO.

27 de octubre

Toros de Barralva para José Mauricio, Alejandro Talavante y Arturo Saldívar.

 3 de noviembre

Toros de Julián Hamdan para Eulalio López Zotoluco, José Antonio Morante Morante de la Puebla y Diego Silveti.

 10 de noviembre

Toros de Fernando de la Mora para Emiliano Gamero, Julián López El Juli y Octavio García El Payo.

 17 de noviembre

Toros de Marrón para Arturo Macías El Cejas, Fermín Rivera y Juan Pablo.

 18 de noviembre

Toros de Marco Garfias para Leonardo Hernández, Alfredo Gutiérrez Ignacio Garibay.

 24 de noviembre

Toros de Xajay para Eulalio López Zotoluco, Miguel Ángel Perera Sergio Flores.

CARTELES P. de T. MÉXICO_2013-2014

1 de diciembre

Toros por designar para Mónica Serrano, Joselito Adame, Arturo Saldívar Diego Silveti.

 8 de diciembre

Toros de Valparaiso para Uriel Moreno El Zapata, Fermín Spínola Daniel Luque.

 15 de diciembre

Toros de Los Cues para Rafael Ortega, Juan José Padilla y Juan Luis Sílis.

 22 de diciembre

Toros de Rancho Seco para Israel Téllez, Eduardo Gallo Angelino de Arriaga.

 29 de diciembre

Toros de De Haro para Federico Pizarro, Ricardo Rivera Salvador López.

 5 de enero de 2014

Toros de Carranco para Jerónimo, Leandro Marcos Mario Aguilar.

    Todos los carteles tienen, afortunadamente sentido de la variedad, también de la novedad, pero por encima de muchas razones, se encuentra el hecho de que se armaron a partir de suficientes razones en que varios toreros, y me referiré concretamente a tres casos: Fermín Rivera, Joselito Adame y Arturo Zaldívar (por cierto, ¿esta terna no sería motivo de otro cartel más en la temporada?), no habían merecido la total aprobación de la empresa, por lo que quedaron programados, e incluso ya no lo fueron en la temporada anterior, precisamente porque sobrados de razones y con una impronta más que justificada, quedaron al margen, con todo y que en cuanta comparecencia estuvieron, cumplieron a cabalidad con sus compromisos. Que el sentido de la justicia reparta suerte.

   Dos nombres, como dos ausencias así de importantes pueden ser un factor que determine el nuevo curso de los festejos en esta ciudad de México. Me refiero a Pablo Hermoso de Mendoza y a Enrique Ponce, bastante sobados por cierto en ciclos anteriores. No incluirlos por lo menos en el elenco resulta novedoso y hasta se convierte en algo así como una asepsia conveniente en la confección de carteles.

   Pues bien, y al margen de esperar todo lo mejor, también estaremos muy pendientes de aprobar o desaprobar lo que a ganado se refiere. Varias temporadas de muy reciente manufactura han tenido como común denominador un toro (y lo pongo así, en minúsculas) justo en presentación, lo cual se convierte en motivo de desencanto, pero también de engaño consumado si la empresa pretende vendernos la idea de que adquirió toros, cuando ese trabajo se hace con meses de anticipación y se toman todas las medidas para evitar momentos desagradables. ¿Anuncian toros? ¡Toros queremos! Seguramente se verá reflejado en los carteles impresos el nuevo incremento no sólo al boletaje en ambos departamentos –sol y sombra-, sino al nuevo precio para los derechos de apartado. Si estas elevaciones en su valor no representan una forma también de elevar nuestro reclamo a la hora de encontrarnos con la materia prima que ofrezca la empresa, siempre y cuando exista suficiente razón para hacerlo, me parece que vamos a perder una enorme oportunidad de no hacer valer nuestros derechos y nuestra presencia como aficionados. Nos conformaremos, y todos serán felices, como en un cuento de fantasía.

   La autoridad, ¿cuándo se recuperará la autoridad de la autoridad en la plaza de toros “México”?

   Los aficionados no contamos más que con la posibilidad de que un reglamento taurino pueda defender nuestros intereses, pues en su significado existen todos los mecanismos para que se lleve a efecto un espectáculo del todo digno. ¿Qué se programan toros?, toros habrá. De igual forma, esperamos que el desarrollo de la lidia, sobre todo en el primer tercio, cuando entran en escena los picadores, se realice de conformidad con la tradición, y no precisamente cuando algunos de estos actores deliberadamente se dedican a tapar la salida y a realizar la perversa acción del “estira y afloja”, lo que no nos permite observar una suerte de varas como Dios manda.

   Y qué decir de los jueces a la hora de aplicar el criterio respecto a la concesión de los apéndices.

   Y qué pensar sobre los diversos exámenes post morten que también tendrían que realizarse en caso de que se desate la sospecha sobre la edad en que fue lidiado tal o cual encierro…

   En fin, son muchas cosas en torno a un riquísimo “menú” como el del elenco que ya conocemos a detalle. Sin embargo, para que los platillos lleguen finalmente a la mesa, es porque esperamos el esmero, la calidad y demás factores de profesionalismo por parte de la empresa.

   ¿Será capaz de tanta belleza?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s