LA PRESENTACIÓN DE LA GANADERÍA DE AYALA EN LA CIUDAD DE MÉXICO. 1888.

EFEMÉRIDES TAURINAS DECIMONÓNICAS.

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Gracias a la siempre indispensable obra de Luis Ruiz Quiroz (q.e.p.d.): Efemérides Taurinas Mexicanas, es que podemos acercarnos un poco más a un conjunto cada vez más sólido de datos que el pasado nos va proporcionando para entender, en ese sentido, la construcción secular que tuvo la tauromaquia mexicana, hasta por lo menos el año 2006, año de su aparición. Dicha obra fue concebida como un trabajo en el que además, hubo colaboración colectiva de varios Bibliófilos Taurinos para enriquecerla. Sin embargo, junto a este trabajo se encuentran otros, como la labor hebdomadaria y semanal de la que dejó testimonio Leopoldo Beristáin en El Redondel, y la que ahora, en este blog también hacemos nuestra, en virtud de que un conjunto caudaloso de nuevos datos sigue y sigue apareciendo en la consulta constante de diversas fuentes, no sólo taurinas. También de aquellas otras que comprendieron por alguna circunstancia al tema de tan singular diversión popular.

   Volviendo a la obra de Ruiz Quiroz, y decantando estas notas a las efemérides que ocurrieron durante el mes de octubre, aparece la que sucedió el 14 de octubre, pero de 1888, cuando en la plaza de toros Colón, en el Distrito Federal, se presentó la ganadería de Ayala, y donde alternaron Valentín Zavala y Jesús Adame.

   Pocos datos se tienen al respecto de aquella ocasión, de no ser la nota austera que se publicó en El Diario del Hogar del día 16 siguiente:

 EL DIARIO DEL HOGAR_16.10.1888_p. 2

    De Ayala fue el toro “Chicharrón” que causó la herida mortal a Bernardo Gaviño y Rueda en Texcoco, la tarde del 31 de enero de 1886. Lamentablemente los datos que nos llegan hasta nuestros días, sólo dejan ver que se trataba de una ganadería que no “cuajó”, a pesar de que quien la administraba, que era el señor Vicente Pliego Carmona lo hizo para el efecto, con ganado criollo como se estilaba todavía por entonces.

    Agustín Linares en su célebre obra LINARES, EL TORO DE LIDIA EN MÉXICO. Prólogo de Renato Leduc. México, Talleres “Offset Vilar”, 1953. 258 p. Ils., retrs. fots. se ocupa del asunto cuando Ayala ya había adquirido otra composición, misma que se determinó al cabo de la primera mitad del siglo XX. He aquí lo que podemos conocer en su propio libro:

 AYALA1 AYALA2

 En todo caso, siempre es interesante acercarse a datos de tal naturaleza para contar con lo que puede considerarse la mejor forma de reconstruir un pasado para desplegarlo tan ampliamente como sea posible en nuestro presente, y de ello tener la mejor visión de las cosas, con objeto de que sirvan para formarnos una mejor idea al respecto.

   Así que de aquellos datos primitivos, a un periodo más o menos estable, bajo la égida de don Vicente Pliego, y hoy día del Sr. Manuel R. V. Guzmán, su actual administrador y responsable, espero haber integrado un paisaje más apropiado del que fue, ha sido y sigue siendo la presencia de una ganadería con sello propio, cuyos orígenes datan de la segunda mitad del siglo XIX, se reafirma desde 1932 y de ahí hasta nuestros días mantiene esos valores que la posicionan entre las que adquirieron un significado muy especial en el historial taurino mexicano.

FIERROS QUEMADORES_AYALA

   Vaya pues, un breve testimonio sobre la presencia de una ganadería simbólica como lo fue la de Ayala.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EFEMÉRIDES TAURINAS DECIMONÓNICAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s