DE LAS SUERTES QUE REALIZABA IGNACIO GADEA, ANTECESOR DE PONCIANO DÍAZ.

ILUSTRADOR TAURINO. SOBRE SUERTES TAURINAS MEXICANAS EN DESUSO. (VIII).

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Encuentro en El Siglo Diez y Nueve fechado el 11 de abril de 1853, p. 4 la siguiente nota:

EL SIGLO XIX_11.04.1853_p. 4

    Seguramente por aquella época, Ignacio Gadea era célebre por sus oportunas y valientes intervenciones en los ruedos, de ahí que el redactor sugiriese al personaje de a caballo como el apropiado para ser incluido en aquella cuadrilla, la que finalmente no fue integrada como era de esperarse. No pasó de ser un rumor.

AHTM24RF1_038

 El diestro poblano Ignacio Gadea banderilleando a caballo a dos manos, en el apogeo de su carrera. (Litografía que ilustra un programa de la época).

Fuente: Armando de María y Campos. Los toros en México en el siglo XIX, 1810-1863. Reportazgo retrospectivo de exploración y aventura. México, 1938.

   Si el poblano gozaba de ciertas virtudes, estas se concentraban en un dominio perfecto del caballo, mando en las riendas, control en los pies a la hora de picar espuelas, con lo que tenía ganado un gran terreno, además de lucir escalofriantes escenas en que se atrevía a colocar esos pares de banderillas, que luego quedaron recreados en diversos carteles en la época de su mejor esplendor, así como un legado del que, seguramente Ponciano y otros, como Lino Zamora, Pedro Nolasco Acosta o Arcadio Reyes también supieron recoger en aquella extensión que alcanzaba la tauromaquia montada a caballo.

   En el siglo XX, los ejemplos sobran.

CHARROS MEXICANOS_C. RUANO LLÓPIS

Charros mexicanos. Carlos Ruano Llópis.

   Cuando Gadea había tocado las fronteras de la decadencia, unos versos recuerdan no tanto sus hazañas, sino los riesgos que, para la edad avanzada con la que seguía actuando, dejan notar los sobresaltos de su aparición en escena. Esto, allá por 1885:

(……….)

 Ya la cuadrilla deja las capas,

A banderillas toca el clarín,

Nacho Gadea toma las suyas

Caballero en la yegua “SOMBRILLA”,

Briosa y gentil.

 

Váse a la fiera, mal refrenando

Sus muchos bríos y su temor.

Tras él, el toro corre furioso

Y alcanzando a la yegua, le hunde

El asta feroz.

 

¡Bárbaro! ¡Bárbaro! grita indignada

De sol a sombra la multitud

Llueven epítetos sobre el vejete

Y retira sangrando la yegua

El muy avestruz.

 (……….)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ILUSTRADOR TAURINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s