LINO ZAMORA E IGNACIO NÚÑEZ, EJECUTANTES CONSUMADOS DE LA SUERTE NON PLUS ULTRA.

ILUSTRADOR TAURINO. SOBRE SUERTES TAURINAS MEXICANAS EN DESUSO (IX).

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    Non plus ultra, nunca más allá es, entre los hombres uno de los máximos anhelos luego de que se alcanza la cima total o parcial de sus aspiraciones. Calificación de excelencia, pero también de lo nunca antes visto, de lo nunca antes realizado. Ignacio Núñez, personaje decimonónico, célebre por los rumbos de San Luis Potosí allá por 1885, era junto a los de su generación, uno más de los diestros convencidos de dar continuidad al rico catálogo de manifestaciones con que se enriqueció el toreo, sobre todo en la provincia mexicana, mientras seguía vigente la prohibición en el Distrito Federal (1867-1886). Sin embargo, ese mismo enriquecimiento había tocado fondo y se reiteraba en un círculo vicioso que pronto encontró su contraparte con la discreta pero efectiva acción de la “reconquista vestida de luces”.

   Quizá por ello, Ignacio Núñez, que debió ser un banderillero efectivo, practicó una suerte por demás atractiva y arriesgada: poner banderillas al cuarteo con “cortas non plus ultra”, como ya lo había hecho en otro momento el llorado Lino Zamora. Apenas dos pulgadas de largo tenían aquellos rejoncillos revestidos de madera y unas tirillas de papel de china como adorno. El encuentro, por supuesto supone un grado más de exposición porque obliga estirar los brazos tratando de dejar en sitio pertinente el par luego de practicar la suerte al cuarteo. Suficiente alarde de valentía es el de plantarse con banderillas cortas. Ya se ve, todavía lo es más en el modo en que lo practicó el diestro potosino, en su propio feudo.

   Carlos Cuesta Baquero, testigo presencial de aquellas extravagancias dice:

   Platicaban los aficionados mis antepasados, que el famoso Lino Zamora banderilleaba con “garapullos” del tamaño de 3 pulgadas, haciendo la suerte al “cuarteo”. Esa hazaña la realizó en la plaza de toros de Guanajuato, estando en competencia con el espada moreliano Jesús Villegas, predecesor legítimo de Jesús Solórzano, por varias circunstancias, incluyendo la de que Villegas también toreó en los cosos españoles.

   “No puse en duda la hazaña de Lino, porque en la plaza de toros de San Luis Potosí miré hacer, igualmente, al banderillero Ignacio Núñez –después espada en la plaza de toros de Saltillo-. Núñez, excelente torero y rehiletero formidable, banderilleó con “cortas” “non plus ultra” en varias ocasiones, para ganar la pugna artística a los toreros españoles José López “Cuquito” y Antonio Antúnez “Tobalo”, que estuvieron en San Luis Potosí, en el año de 1885.

SUERTE NON PLUS ULTRA

Suerte de banderillear al cuarteo con “cortas non plus ultra”, ejecutada por Ignacio Núñez en la plaza de toros de San Luis Potosí en 1885.

Fuente: Revista de Revistas. El semanario nacional, año XXVII, Nº 1439, 19 de diciembre de 1937.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ILUSTRADOR TAURINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s