BANDERILLAR CON LA BOCA: …EL LANCE NO TENÍA MÉRITO ARTÍSTICO, ERA PAPARRUCHA.

ILUSTRADOR TAURINO. SOBRE SUERTES TAURINAS MEXICANAS EN DESUSO (X).

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    Y si el ejemplo anterior, con la suerte Non plus ultra no bastó para entender las hombradas que de pronto se dan en los toros, aquí otro ejemplo de excentricidad.

   Si difícil resulta –en ocasiones-, realizar la suerte de banderillas en sus distintas modalidades, lo mismo entre excelente matadores que acostumbran adornarse en el segundo tercio, que entre los miembros de las cuadrillas, al ver esta excelente recreación de la suerte de banderillar con la boca resulta ser harto insólita. Es bueno recordar que pocos han sido los temerarios que han demostrado su habilidad ejecutando tan arriesgado momento al extremo de sufrir, en el peor de los casos, la caída de más de una pieza dental, a pesar del uso de la rodela acolchonada. En este momento recordaría dos personajes. Desde luego, el diestro decimonónico Felícitos Mejía “El Veracruzano”, protagonista de la ilustración. Junto a él, Juan Martín Marín, “Platerito de Cádiz”, quien actuó en algún festejo en la madrileña feria de San Isidro en el año 1976 ejecutando la misma atrevida suerte.

   La presente imagen tiene la peculiaridad de que la suerte de banderillar con la boca es a la media vuelta, probablemente como recurso para evitar todo el impulso y empuje del toro si este embistiera de frente. Recordemos que la suerte a la media vuelta se practica cuando resultan vanos los intentos de colocar los palitroques citando de frente, sobre todo cuando el toro tiene notorias señas de mansedumbre, por un lado. Por otro, debido al hecho de que el toro es burriciego y solo basta que el peón de brega tenga fijo en el capote al burel, momento que aprovecha el banderillero para iniciar su recorrido, practicando un cuarteo, dando para ello solo algunos pasos, los necesarios con los que culmina el pasaje y en este caso, el alarde que de seguro cobrará carretadas de ovaciones o el desencanto si el diestro o banderillero en turno no pudieron rematar esa búsqueda de lucimiento.

   Finalmente, me parece oportuno traer a los presentes apuntes, algunas notas más que sirvieron en su momento a la descripción de esta y otras curiosas suertes practicadas en las postrimerías del siglo XIX, y de las cuales, se encargó de redactar el recordado Carlos Cuesta Baquero.

   “El Veracruzano” sufrió tremenda cogida en la plaza de toros “El Huisachal”, haciendo esta “suerte”, en el año 1883. conocí y traté a Felícitos en San Luis Potosí, al año siguiente. Entonces no banderilleaba en ninguna forma –ni en la usual-, acobardado por el percance. Era torero de cierta “finura” con el capote y la muleta, medroso y torpe estoqueador.

COLOCACIÓN DE BANDERILLAS CON LA BOCA

Suerte de banderillear con la boca.

   “José Alameda” comentaba que la suerte de banderillear con la boca fue inventada por el diestro Rosemberg López en España; y que luego la dio a conocer en México el torero vasco-yucateco Julián Arizqueta.

   Felícitos Mejías, alias “El Veracruzano”, fue quien inventó -a mediados del siglo antepasado- la suerte de banderillear con la boca, y a él se refirió “Roque Solares Tacubac”: “Tal creación dio personalidad de banderillero a “El Veracruzano”, y la estrafalaria suerte llenaba los tendidos de las plazas de toros en que actuaba. Fue un diestro taquillero, y su creación constituyó un filón de plata en monedas para los espadas que lo llevaban en la cuadrilla y para los empresarios también. Por esto en los carteles se le anunciaba con letras grandes, haciéndolo resaltar. Una tremenda cornada que sufrió haciendo la suerte de su invención, terminó con la vida artística de Felícitos Mejía, quien se atemorizó tanto que rehuyó banderillear aun con las manos en las suerte de AL CUARTEO y A LA MEDIA VUELTA.

Fuente: ”Revista de Revistas. El semanario nacional”, año XXVII, Nº 1439, 19 de diciembre de 1937.

   “En México ví hacer la “suerte” de “banderillar con la boca” al rehiletero Francisco Lobato. El lance era “a la media vuelta”, teniendo en la boca solamente una banderilla, no las dos. El tamaño de tal banderilla era exagerado. El lance no tenía mérito artístico, era paparrucha”, termina diciendo Roque Solares Tacubac”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ILUSTRADOR TAURINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s