EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    Cuando el actor principal en la fiesta es el toro…

TORO DE URCOLA

…y si para mayor engrandecimiento ese toro se convierte en todo un espectáculo…

BONITO TORO...

 …los aficionados estaremos recuperando la credibilidad de una representación a la cual han venido faltando elementos de esta dimensión. Desde luego que las viejas imágenes aquí seleccionadas, destacan el trapío, la edad, y la seriedad habida para con el toro de lidia, ese componente animal cuya raza entró por el sendero particular de la domesticación hasta el punto de que se han logrado obtener diversos linajes que distinguen en castas diversas los estilos, la pujanza, nobleza, bravura, codicia y demás virtudes que son deseables en animales con dichas características. Lamentablemente si determinados intereses provoca que no lleguen a la plaza de toros cumpliendo a cabalidad con lo que usos y costumbres han establecido a lo largo de muchos años; con el supuesto respaldo establecido en el Reglamento Taurino en vigor;  y luego una posición decididamente imparcial por parte de las autoridades. Con todo lo anterior, tendríamos por resultado que la presencia del toro en la plaza se encuentra garantizada. Mientras tales anhelos no se cumplan a cabalidad, seguiremos padeciendo la descarada actitud de quienes en forma ventajosa, deliberada y cómplice, pasan por encima no sólo de la ley, sino de nuestros propios intereses, los que cientos, quizá miles de aficionados depositamos en ese grupo de personajes que, con tal desmesura, se vuelven en figuras non gratas, las cuales con sus actos, nos demuestran qué tanto pueden imponerse para quedar al servicio de otros intereses de igual y oscura circunstancia. Eso, a lo que se vé, no es más que el conjunto de varios eslabones que se unen a un sistema que urde y ofende una tradición que en tanto legado o patrimonio hoy día, se encuentra en el preciso instante de confirmar de qué elementos se encuentra integrada, con objeto de encaminarla hacia el complejo desenlace del cual pueda obtenerse la legítima declaratoria como patrimonio cultural inmaterial que se pretende desde hace ya un buen número de años en este país.

   Tal pareciera que en medio de otros tantos asuntos se ha olvidado el asunto que debería ser motivo para convocarnos de nuevo a quienes de una u otra forma hemos demostrado profundo interés porque se llegue a ese objetivo, la declaratoria como PCI de la tauromaquia o fiesta brava en México.

   En estos momentos, todo parece encontrarse en un receso obligado o deliberado. El hecho es que ante lo que significa tal aspiración, el asunto no puede “arrinconarse”, “archivarse” y punto. Es más que eso.

Se debe volver al campo de batalla para seguir defendiendo con argumentos capaces de explicar el complejo significado de tal expresión, pero sobre todo el porqué de la presencia del toro, aspecto que la modernidad hoy día ha sometido a un conjunto de códigos que las nuevas generaciones comienzan a entender de otra forma, debido a que en una especie de reconfiguración de la sociedad, ya no son congruentes ciertas razones que el pasado aprobaba. En esa confrontación ideológica, entre el pasado y el presente, debate que ya puesto en marcha debe argumentarse, conviene que reforcemos nuestras teorías y razonamientos que pronto han de aparecer muchos que querrán poner “una pica en Breda”.

Y no sólo eso. También esgrimirla y hasta colocarla en actitud ofensiva, de ataque, listos para agredir. Pero sabemos que eso no tiene sentido, ni nos vamos a prestar a semejante confrontación. Debo recordar uno de esos consejos con los que he ido por la vida en forma por demás gozosa. Y es que el consejo nos dice que “la inteligencia y la profundidad no siempre van juntas”.

   Es deseable que prive la razón por encima de la confrontación, con lo que se estaría evitando una polarización que sólo vendría a alterar los principios de un buen objetivo, el cual, reitero se convierte en la legítima defensa de un patrimonio, de un legado.

8 de marzo de 2014. 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES 2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s