LA IMPORTANCIA y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (V).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Los datos seleccionados para esta ocasión contienen, como en los casos anteriores, información dispersa. Son esos cabos sueltos que no parecería que tuvieran, por sí mismos una coherencia o un significado específico que los convierta en importantes o muy importantes. Sin embargo, aunque se trata de acontecimientos aislados, ello no permite aproximarnos, en escala entre lo que puede considerarse un hecho y un proceso histórico. De alguna forma, el ejercicio, la tarea cotidiana del historiador, nos lleva a hacer acopio de estos fragmentos, mismos que en algún momento pueden convertirse en útiles o muy útiles, de ahí que no haya dudado en incorporarlos en estas entregas, y no con objeto de “rellenar” si no de utilizar sus importantes valores implícitos, los que dan sustancia a una “nota” que, en principio podría ser aislada y fría. Afortunadamente, han terminado comprobando su relevancia, como se verá a continuación.

 EL DIARIO DEL HOGAR, D.F., del 7 de enero de 1883, p. 5: Contestación terminante.

   Dice nuestro colega “La Luz” de Toluca:

   “El Correo del Lunes” publica en un suelto de gacetilla, lo siguiente:

   “Escándalos.-Siguen cometiéndose en la plaza de toros de Toluca. El gobierno local tolera las corridas, porque el empresario de ellas paga una fuerte contribución. Algunos toluqueños desean saber a qué ramo del presupuesto ingresan dichos fondos”.

   En contestación, diremos al expresado colega, que están permitidas las corridas de toros en el Estado, según decreto núm. 13, de fecha 20 de Abril de 1874, el cual está vigente; en virtud de la ley de presupuestos del año fiscal actual, fecha 2 de mayo de 1882, en su fracción 9ª señala la cuota de veinticinco pesos por cada corrida de toros, y por consecuencia ingresa al fondo común del erario del Estado, y su distribución puede encontrarla El Correo del Lunes en los cortes de caja que publica la Tesorería general en nuestro periódico, mensualmente.

   Creemos con esto dejar contestado el párrafo relativo.

 El Monitor Republicano, D.F., del 19 de diciembre de 1875, p. 3, aparece el siguiente aviso: Corrida de toros.

   Esta tarde tendrá lugar en Tlalnepantla esta famosa aunque bárbara diversión. Se lidiarán unos bravísimos toros de Guatimapé, Estado de Durango; son toros de la tierra del gobernador Hernández y Marín, que gusta de llamar al toro de la revolución y no aguantar la cornada; son toros grandotes, de aquellos que suelen dar mucha guerra.

   Dice la fama que los toros de Guatimapé son más bravos que los de Atenco; figúrense vdes. qué tal serán.

 El siglo Diez y Nueve, del 7 de marzo de 1862, p. 3: CORRIDAS DE TOROS.-Hé aquí la resolución del ayuntamiento de Guadalajara, que prohíbe este bárbaro espectáculo.

    “El ayuntamiento de Guadalajara, en uso de sus facultades, y

Considerando que la diversión de toros es una de las inmundas huellas que aún conserva México de la dominación española, una de las costumbres bárbaras e inmorales, solo dignas de siglos que carecían de la ilustración del nuestro, y en que ese espectáculo era colocado por la corte romana, entre las solemnidades religiosas, y consagrado a los santos por voto de los ayuntamientos, quienes daban a las corridas de toros una protección especial.

Considerando: que uno de los primeros deberes de los representantes de un municipio, es desarraigar en él aquellos antiguos hábitos, que establecidos contra las mismas leyes de humanidad, todavía luchan con la civilización moderna; y que por todos los medios posibles se deben procurar las mejoras morales, entre las que la más necesaria es la cultura de la inteligencia y del corazón del pueblo: por tales razones, el mismo ayuntamiento ha acordado lo siguiente:

1º Quedan prohibidas en el municipio de Guadalajara, las diversiones de toros.

2º Comuníquese esta disposición al jefe político, para que no conceda licencias en lo sucesivos; previniendo a los empresarios a quienes la haya otorgado, que solo les valdrá hasta el último de este mes.

3º Publíquese esta disposición por medio de avisos, para conocimiento del público.

   Guadalajara, febrero 10 de 1862.-Sotero Prieto.-Agustín Quevedo, pro-secretario”.

 EL SIGLO DIEZ Y NUEVE, del 1º de diciembre de 1883, p. 3: TOROS EN EL HUISACHAL. Gran corrida de toros a beneficio de los alumnos de la Escuela Correcional (Momoluco!) para la tarde del domingo 2 de Diciembre de 1883, a las tres y media en punto.

   Se lidiarán cuatro bravos y arrogantes toros de la famosa raza de San Diego de los Padres, por la cuadrilla Juan Moreno (El Americano).-Véase el programa.

AHT24RF260

 Juan Moreno “El Americano”.

LA LIDIA. REVISTA GRÁFICA TAURINA.

 EL DIARIO DEL HOGAR, del 4 de enero de 1885, p. 7: TOROS EN EL HUISACHAL.

Gran corrida para esta tarde. Cuadrilla mexicana bajo la dirección del primer espada Felicitos Mejía.

Ganado de San Diego de los Padres.

Precios de costumbre.

 EL DIARIO DEL HOGAR; del 18 de enero de 1885, p. 7: TOROS EN EL HUISACHAL.

Gran corrida para esta tarde. Cuadrilla mexicana bajo la dirección del primer espada, Felicitos Mejía.

Ganado de San Diego de los Padres.

Precios de costumbre.

 EL DIARIO DEL HOGAR, del 25 de enero de 1885, p. 7: TOROS EN EL HUISACHAL.

Gran corrida para esta tarde. Cuadrilla mexicana bajo la dirección de José Machío.

Ganado de San Diego de los Padres.

    Además, en El Monitor Republicano del mismo día, Enrique Chávarri Juvenal,,  daba al respecto sus impresiones sobre el comportamiento taurino de aquellos tiempos:

    Mientras tanto, el movimiento tauromáquico aumenta; las corridas de toros están en todo su auge.

   Albures y toros.

   He aquí la gran atracción de la época.

   Por todas partes se improvisan plazas de toros, no hay feria sin albures y sin corridas, no hay fiesta sin que en ella figuren Frascuelo y Cuquito. En las esquinas, con letras muy gordas, y en las columnas de la gacetilla se anuncia el arribo de un célebre torero español José Machío, de quien se cuentan maravillas en el arte temerario de Cúchares.

   Y entre el pueblo proletario es tan grande la afición por el nacional espectáculo, que los domingos, desde las dos de la tarde parten para el Huisachal multitud de periqueras, en donde la gente va apiñada, como sardinas en lata, llevando enormes barriles del blanco tlamapa, y sendos costales de naranjas.

   Aquella multitud es feliz, demasiado feliz cuando desde las gradas y las lumbreras, ve despedazar caballos y matar toros, y grita desaforadamente y toma parte en el espectáculo proclamando las hazañas del primer espada.

   El último domingo a la hora del toro embolado en el Huisachal, bajaron más de doscientos aficionados a retar a la fiera. ¡Qué batahola aquella! De repente, el toro logró tirar una de las bolas que embotaban el filo de sus astas y alcanzó a un aficionado dándole tal cornada que le dejó muerto en el acto.

   La lección fue terrible, todos aquellos toreros, huyeron despavoridos, brincaron la valla y dejaron a la terrible fiera dueña del campo.

    Ya que de toros hablamos, recordaremos aquí, que el club de coleadores alentado con el grande éxito que ha tenido, ha dispuesto para la tarde de hoy, una fiesta que se prepara más lucida que la de inauguración. Parece que el ganado es de lo más escogido, y que los coleadores se proponen hacer maravillas.

   En la mañana, el club ofrece a un gran número de personas invitadas, un almuerzo campestre al estilo del país, y como la casa de Jamaica tiene pintorezca situación y como vamos volviendo paulatinamente a nuestras olvidadas costumbres, es seguro que el almuerzo será un verdadero y opíparo banquete.

   Después de la barbacoa y el asado al pastor, los charros harán rodar por el suelo, a los tristes toros.

 EL DIARIO DEL HOGAR, del 1º de marzo de 1885, p. 7: TOROS EN EL HUISACHAL.

Gran corrida para esta tarde. Cuadrilla española bajo la dirección de D. José Machío.

Ganado de San Diego de los Padres.

 EL DIARIO DEL HOGAR, del 5 de mayo de 1885, p. 2: La corrida de toros del domingo.

   Ante una regular concurrencia, tuvo lugar el domingo pasado la tercera corrida de la temporada, anunciada por la empresa de la plaza del Huisachal.

   La novedad de la tarde consistía en la presentación por primera vez en México, del notable taurino Juan León (a) el Mestizo, y de la suerte de banderillas a caballo que debería ejecutar el antiguo Ignacio Gadea.

   Los toros de San Diego de los Padres no fueron de los mejores; pero sin embargo, no por eso dejaron de prestarse a las suertes taurinas.

   El nuevo torero cumplió a satisfacción del público, lo anunciado en el programa. El Mestizo, con un valor y maestría admirable, ejecutó con el primer toro, la difícil y arriesgada suerte de colocar un par de banderillas dando el quiebro metidos los pies en un aro de diez pulgadas. En el segundo toro, con el propio valor y arrojo, dio a conocer por primera vez en la República, el atrevido quiebro con la capota, el cual consiste en esperar al bicho a una gran distancia y darle el cambio con la capota sin dejar el diestro su posición y no pararse. En el tercer toro lució admirablemente su destreza, pues capoteó al bicho de la manera más magistral y elegante. En fin, todas estas suertes, jamás habían sido presenciadas en México.

   Excusamos decir a nuestros lectores, el furor y efecto grandioso que causó el torero Juan León con sus difíciles y nuevas suertes en el toreo mexicano. Dianas, sombreros, dinero, puros y entusiasmo sin límites en todos los departamentos de la plaza, de tofo fue objeto el nuevo diestro.

   La empresa del Huisachal ha hecho una buena adquisición, y estamos seguros de que el Mestizo es el torero que tiene que gustar más en todas las plazas de la República.

   Ignacio Gadea estuvo poco feliz en las banderillas a caballo, pues la yegua que sacó al redondel no le ayudaba a la suerte por su inquietud y mucho brío. Al colocar el único par de palos, fue cogida y herida por el bicho de la manera más lastimosa. Este bonito animal llamado la “Sombrilla” es propiedad del Sr. Cuevas, propietario de la plaza del Huisachal.

   La corrida terminó a una buena hora, y el público regresó a México complacido. En los wagones no se hablaba más que del Mestizo.

463_PLAZA DE TOROS EL HUISACHAL

 Inevitable no evocar una de las pocas imágenes de que se tiene registro sobre la plaza de toros del Huisachal, misma que funcionó entre 1881 y 1888, allá por el rumbo de la Hacienda de los Morales.

 EL DIARIO DEL HOGAR, del 11 de julio de 1885, p. 3: Gran corrida de toros.

   En la tarde del día de mañana deberá tener lugar en la Plaza del Huisachal, una gran corrida de toros, lidiándose por una bien organizada cuadrilla la mejor ganadería de la República.

   La cuadrilla que se presentará esta tarde en el redondel del Huisachal es la que dirije el valiente diestro Francisco Gómez “El Chiclanero” acreditado primer espada que últimamente ha causado gran alboroto en el público de Guadalajara, donde ha trabajado una larga temporada.

   A no dudar, al espectáculo taurino de mañana acudirá una numerosa concurrencia, supuestas las muchas simpatías que goza en México el amigo “Chiclanero” y sus compañeros de  lidia Rebujina, Cuquito, Frasquito, Candela y Tovalo así como los arrojados picadores mexicanos Santín y los afamados de la Hacienda de Atenco.

   Del ganado que deberá jugar, no se puede pedir más, pues está probado que en ley y bravura, no existe raza en la República que los aventaje.

   A los toros pues, que la corrida de mañana promete ser de gran efecto para los numerosos aficionados al arte de Cúchares y Pepe Hillo.

   En nuestro número del martes próximo publicaremos la revista de esta corrida de la cual, queda encargado el cronista taurino “Gadea”.

 LA BANDERA DE JUÁREZ, D.F., del 23 de diciembre de 1872, p. 3: SOBRE TOROS

Dice un periódico de Puebla:

   “En la última corrida nos dicen que ocurrió una de aquellas escenas risibles y al mismo tiempo peligrosas, que lleva consigo la diversión predilecta trasportada de España a la virgen América. Uno de los toros de más fuerza y audacia, salvó la barrera y paseó por las graderías del redondel, en donde no dejó de haber sus estropeados y derribados, hasta que un hombre forzado sujetó de las astas al bicho dominándolo con su fuerza; entusiasmado el público, pidió que le dieran el animal, y se lo dieran, así como varias galas”.

 PERIÓDICO OFICIAL DEL GOBIERNO DEL ESTADO DE CHIAPAS, viernes 3 de enero de 1890, p. 1: Anoche se recibió con gran entusiasmo popular al torero mexicano Ponciano Díaz.

 CONTINUARÁ.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s