LA IMPORTANCIA y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (VIII).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    He aquí otro pequeño muestrario de las notas que, pareciendo aisladas, sin sentido, y que sólo pudieran significar el registro de este o aquel acontecimiento, hoy día cobran un significado distinto, de presencia contundente, con lo que se pueden entender aspectos relacionados, en este caso con la cuadrilla juvenil, esa que lideró Saturnino Frutos “Ojitos” y que se convirtió en un grupo de avanzada en la tauromaquia mexicana que se formalizaba al comenzar el siglo XX en México. O el desempeño no sólo del banderillero, también del empresario que fue en su momento esta combinación profesional ejercida por Margarito de la Rosa, quien junto con Arcadio Ramírez “Reverte mexicano” eran figuras que se cotizaban en las plazas provincianas de reconocida categoría, sin faltar desde luego, una interesante referencia a los famosos “toritos de petate”, ese distintivo michoacano, la presencia de Pilar Hernández “La Navarra”, torera por los rumbos de Veracruz y ese otro personaje que fue José Marrero “Cheché”, cubano que se consolidó en nuestro territorio, en sus andanzas que se convirtieron en un collar de anécdotas y vivencias con lo que se forjaba una especie de mito.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 10 de diciembre de 1905, p. 2:

   El domingo 3 del actual dio una espléndida función en la plaza de toros la compañía juvenil dirigida por Saturnino Frutos “Ojitos” y compuesta de los valerosos jóvenes Rodolfo Gaona y Pascual Bueno (matadores); Samuel Solís (sobresaliente espada); David Morán, Antonio Rivera y Eustolio Rodríguez (Picadores); Fidencio Rodríguez, Fidel Díaz, Prócoro Rodríguez y Antonio Conde (banderilleros), y Rosendo Trejo (puntillero).

   Se lidiaron 4 toros a muerte de la acreditada ganadería de San Miguel (Gto.).

   La corrida resultó brillante, pues los jóvenes tauromáquicos lo hicieron admirablemente, por lo cual recibieron calurosos aplausos, y los concurrentes quedaron muy satisfechos.

   Para la tarde de hoy está anunciada una segunda corrida, tan atractiva como la primera.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 17 de diciembre de 1905, p. 2:

GRAN CORRIDA DE TOROS.

   Ha llegado por fin, el día en que el público moreliano pueda admirar al sin rival diestro español ANTONIO FUENTES, que ha recibido entusiastas ovaciones tanto en España, como en la capital de nuestra República.

   Es la oportunidad de que los admiradores del difícil arte de Mazzantini, ocurran en masa la tarde de hoy, a la plaza de Toros, a gozar de una corrida como no volverá jamás a verse en Morelia.

   Ya hemos dicho que la empresa no ha omitido gasto, por cuantioso que sea para que la función salga extraordinariamente lucida, como no ha llegado a verse en Morelia, toros, servicio de plaza, todo será esplendido. Sólo falta que el público sepa corresponder con su presencia para que el lucimiento sea admirable.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 20 de mayo de 1906, p. 3:

TOROS. TOROS

   Para hoy está anunciada la reaparición del valiente primer espada de alternativa, ANTONIO RIVAS, Moreno Grande de San Bernardo.

   Se lidiarán cuatro valientes y arrogantes toros de la acreditada ganadería OBRAJUELO, Estado de Guanajuato, los que han sido escogidos por perito competente.

   Deseamos a la Empresa buen éxito.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 28 de octubre de 1906, p. 3:

TOROS. TOROS

   Para la tarde de hoy está anunciada la gran corrida de toros a beneficio del aplaudido y diestro empresario Sr. MARGARITO DE LA ROSA, que tantas simpatías se ha captado en el público de esta ciudad.

   Los Sres. Dn. RAMÓN RAMÍREZ, Dn. JOAQUÍN SÁMANO y el Lic. Dn. PASCUAL ORTIZ, han obsequiado al apreciable Sr. de la Rosa con un magnífico toro de sus acreditadas ganaderías; obsequio muy merecido a quien se ha mostrado tan fino y cariñoso con la sociedad moreliana.

   La función de que hablamos es más atractiva con la reaparición del inteligente matador Antonio Rivas “Moreno Grande de San Bernardo”, que alternará con el célebre y aplaudido matador MANUEL CORZO “CORZITO”, y la presentación del hábil banderillero José González “Alcántara”.

   Van a lidiarse 6 toros a muerte de las haciendas de “La Huerta”, “Guadalupe” y del “Rincón”.

   Una novedad más va a haber hoy, y es el estreno de la Barrera de la Plaza, que reemplaza los antiguos burladeros.

   Aplaudimos esta mejora que contribuirá al embellecimiento de la localidad y a la seguridad de los que toman participio en la lidia.

   ¡Bien por Margarito!

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 15 de septiembre de 1907, p. 4:

TOROS. TOROS.

   El estimable empresario, Sr. Margarito de la Rosa, con el objeto de hacer más atractiva en esta ciudad la fiesta de la patria, ha organizado unas corridas de toros que tendrán lugar la tarde de hoy y la de mañana, en la Plaza de Diversiones Públicas.

   En la de hoy tomará participio el afamado y aplaudido matador “Corcito” y en ambas se lidiarán unos sobresalientes toros de la acreditada ganadería de “San Joaquín Parangueo”.

   Deseamos buen éxito a la empresa.

SAMUEL SOLÍS

EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 20 de octubre de 1907, p.3:

TOROS. TOROS

   Para esta tarde está enunciada la primera corrida que dará en la plaza de diversiones públicas de esta ciudad la Cuadrilla Juvenil Mexicana, que dirige Enrique Merino “El Sordo”. Figuran como matadores Samuel Solís, conocido ya en esta plaza.

   Los toros que se lidiarán son de la ganadería de la hacienda de TECACHO.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 1º de marzo de 1908, p. 3:

   ¡Brillante acontecimiento taurino!

   En la tarde de hoy tendrá lugar en la Plaza de Diversiones Públicas una espléndida corrida de toros en la que figurarán dos matadores, siendo uno de ellos el famoso Antonio Ortega “Marinero”, y el otro, el justamente aplaudido Arcadio Ramírez “Reverte Mexicano” con su notable cuadrilla de picadores y banderilleros, lidiando unos arrogantes toros bien escogidos de las mejores ganaderías.

   El martes, se verificará la última función, no menos atractiva que la primera, y con la cual se cerrarán las fiestas de Carnaval.

   Y hay muchas más.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 1º de marzo de 1914, p. 1 y 2:

 EL CARNAVAL EN MORELIA.

    Antes y ahora. Reminiscencia histórica.

    Las fiestas de Carnaval estuvieron en el presente año en Morelia verdaderamente desairadas y sin gran atractivo; pues todo consistió en una corrida de toros que hubo la tarde del domingo 22 del pasado en la plaza de Diversiones Públicas, un baile de fantasía en el Casino, del cual disfrutaron únicamente las familias invitadas, serenata, como de costumbre en la plaza principal; el lunes, tapadas de gallos en un palenque improvisado en el interior del hotel del Jardín y el martes en la noche, serenata también, como de costumbre, en la plaza de los Mártires; eso fue todo.

   Antiguamente las fiestas de Carnaval consistían en la exhibición pública de los “Toritos de Petate” mascarados, bailes en el teatro y en varios salones particulares, corridas de toros la tarde del domingo y martes, la junta de los referidos “Toritos” este último día y espectáculos teatrales.

   Como apuntes para la historia, vamos a describir cada una de estas diversiones, puesto que ya algunas de ellas han desaparecido por completo.

 LOS TORITOS DE PETATE.

    Algunos le atribuyen al Ilmo. Sr. D. Vasco de Quiroga el invento de esta diversión popular, pero semejante afirmación no está comprobada con la historia, como puede verse en la vida de aquel insigne Prelado, escrita por el Lic. Juan José Moreno, de donde han tomado las noticias de aquel obispo sus demás biógrafos.

   El origen de los referidos toritos es más bien religioso, como vamos a demostrarlo.

   Es bien sabido que la tarde del Jueves Santo, salía antiguamente una procesión de Cristos, formada de las imágenes de Jesucristo crucificado que había en las capillas de San Juan, San Pedro, la Concepción, Santa Catarina, Chicácuaro, Santiago, etc. Los encargados de sacar cada uno de estos Cristos, para arbitrarse de fondos con que hacer los gastos que demandaba el Paso, recurrían a varios medios, siendo uno de ellos el de los Toritos mencionados, por lo cual llevaban el nombre de aquellas imágenes; es decir, “Torito de San Juan”, “Torito de San Pedro”, “Torito de la Concepción”, etc., y así aparecía escrito en los costados de cada toro.

   Como por bailar este los tres días de Carnaval, cobraban un real en cada parte que los llamaban; todo lo que juntaban en los tres días, los reservaban para los gastos en la procesión del Cristo respectivo, sacando únicamente de ese fondo lo que podríamos llamar gastos de papeleta; es decir, el importe de la licencia, de la música y de lo que se le daba de gratificación al que conducía al toro, al caporal, al picador y a la Maringuía.

FEB 2004 EL RECUERDO FOTO GERARDO ASCENCIO[1]

Representación de nuestro tiempo a partir de la interpretación que se tiene del mismo al paso de los años. Disponible mayo 3, 2014 en: http://glccaccini.blogspot.mx/2012/01/1757-el-apache-del-torito-de-petate.html

   Como se ve, pues, el destino que tenía el producto pecuniario de la diversión, se invertía en gastos del culto de la imagen, y así se demuestra que el objeto de esa diversión era religioso.

   Cuando quedó abolido el culto público, aun cuando siguieron saliendo los toritos, ya no tenían su antigua denominación de “Torito de San Juan”, “de san Pedro”, etc., sino que tomaron una denominación profana como “Torito de la Tuna Manza”, etc., y entonces los productos se repartían entre los empresarios de la diversión; es decir, de los mismos que sacaban el Torito, tanto que cuando murió el Sr. General D. Mariano Jiménez, gobernador Constitucional de Michoacán, y llegó la noticia de su fallecimiento en los días de Carnaval, se mandaron suspender los toritos en señal de duelo, y entonces los interesados se quejaron al Ayuntamiento haciendo ver los perjuicios que se les seguían por los gastos que habían hecho, en virtud de lo cual, se les dio una indemnización pecuniaria.

   En su principio, el cuadro artístico, digámoslo así, se componía del torito, o sea el individuo que lo bailaba, el caporal, esto es, un hombre vestido de chaqueta y calzonera de gamuza, sombrero, ancho y zarape, con el que capoteaba el toro el picador; que manejaba un aballo formado de armazón de carrizo, y la Maringuía, o sea una mujer vestida de ranchera zagalejo rojo con cortes verdes; camisa bordada de negro, mascada terciada en el pecho, y sombrero ancho con paño de sol.

   El toro era figurado con un armazón de carrizo en figura de jaula, forrado de cotense, pintado de color, con grandes flores, o bandas rojas, con el letrero de que se ha hallado; la cabeza hecha con encornadura de becerro al natural, teniendo en la parte inferior, un lienzo blanco, con que se cubría las piernas del que lo manejaba.

   El orden de la diversión era este: primeramente el caporal le sacaba vueltas al torito, con el zarape; seguía el picador, y continuaba la Maringuía, sacando vueltas al toro, con una bandera portátil, unas veces llevaba la expresada Maringuía, un muñeco figurando la cría, y otras una canasta, donde aparentaba llevar la comida.

   Parecía ser una familia, en que el caporal era el padre, la Maringuía la esposa, y el picador el hijo.

   Concluido el acto del toreo, todos los referidos, incluso el toro, bailaban un jarabe enfrente de la persona que los había llamado, quien pagaba un real por la diversión.

   La música se componía de una tambora, un violín y un clarinete, que iban tocando un son especial, por todas las calles donde iba el torito.

   Antiguamente les era permitido que anduviesen hasta por las calles céntricas, pero después se les restringió el radio, permitiéndoseles tan solo que anduviesen por la orilla de la población.

   Llegó a suceder que saliesen de Maringuía, no mujeres del pueblo, sino afeminados, llamados vulgarmente “jotos”, que con maneras obscenas provocaban la hilaridad de los circunstantes; esto dio margen a que conceptuándose ridículo e inmoral esa mojiganga, los autores del Bando General de Policía expedido por el Ayuntamiento el 7 de Enero de 1882 hablando de las “Diversiones Públicas”, dictasen el siguiente artículo:

98 Se prohíben las diversiones conocidas con el nombre de toros de petate, pues efectivamente pugnaba con la civilización actual.

   Sin embargo de esta prohibición terminante, siguieron saliendo los toritos durante las administraciones de los Sres. Mendoza, Carrillo, Patiño, Dorantes, Jiménez y Mercado; hasta que en esta última “El Centinela” comenzó a clamar por la observancia del artículo citado, y por fin, logró que se suspendiera esa

mojiganga en los últimos tiempos de la administración de aquel gobernante.

   En la del Sr. Dr. Silva se volvieron a permitir los referidos toros, y al fin en este año, en el gobierno del Sr. General D. Jesús Garza González, no se dio licencia para ellos, y según parece, ya no volverán a verse en nuestras calles públicas como antes, con desdoro de la cultura moreliana, y puesto que esa diversión pertenecía a la historia, nos hemos ocupado de relatar su historia y de describirla.

   Para concluir diremos, que el populacho gustaba tanto de esa diversión, que seguía una muchedumbre de hombres y mujeres, y especialmente muchachos en pos de cada torito.

   El martes de carnaval en la tarde, en la plazuela de San Juan, primeramente y después en la de Villalongin era la junta de todos los toros, allí bailaban por última vez y se disolvían tocando su música el adiós.

   Era chusco ver, que cuando algún torito daba motivo de escándalo y la policía llevaba presos al del toro, al caporal, picador y Maringuía, y haciendo el papel de esta un “joto”, al entrar a la gendarmería, hacían gran mofa de él los demás presos, despojándole de sus adornos mujeriles entre risas y algazara.

 EL CENTINELA, MORELIA, MICHOACÁN, del 22 de marzo de 1914, p.1-3:

 EL CARNAVAL EN MORELIA.

    Antes y ahora. Reminiscencia histórica.

 LAS CORRIDAS DE TOROS (queda pendiente para una próxima captura en hndm.com.mx)

 EL TABASQUEÑO, Tabasco, del 6 de septiembre de 1849, p. 4:

 FIESTA DE TEAPA

 Estamos autorizados para participar al Estado, que la función del Señor de Llubias que se celebrará el 14 de este mes, será extraordinariamente divertida. Dos comedias con sus respectivos sainetes, globos, corridas de toros, fuegos artificiales y algunos bailes amenizarán esta fiesta.

   Nos complacemos en participarlo oportunamente e invitamos a los que gusten divertirse; seguros de que se harán todas estas diversiones.-RR.

 EL TEATRO CÓMICO, D.F., del 30 de abril de 1893, p. 3: En la plaza de toros de Veracruz, está trabajando la torera María del Pilar Hernández (a) La Navarra, con éxito extraordinario.

 EL TEATRO CÓMICO, D.F., del 10 de septiembre de 1893, p.3:

JOSÉ MARRERO_CHECHÉ3 He aquí a José Marrero “Cheché”. La imagen proviene de un antiguo cartel de principios de siglo XX. Col. del autor.

 José Marrero “Cheché”.-Está para llegar a México el valiente espada José Marrero “Cheché”, diestro que goza de bastantes simpatías en las plazas del interior de la República.

   Dicho matador puede aceptar ajustes por conducto de esta Agencia (Agencia Teatral y Taurina de México, encabezada por Julio Bonilla), para las plazas de San Luis Potosí, Zacatecas, Nuevo León, Durango y Chihuahua.

CONTINUARÁ.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s