LA IMPORTANCIA y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (X).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO. 

 POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE

    Habiendo recogido durante muchos años diversas noticias que dieron y han dado sustancia y contenido a diversos trabajos en mis investigaciones, he acumulado infinidad de esos datos que, pareciendo no tener ninguna relación, poco a poco han permitido “hilar fino” como ya lo he afirmado en entregas anteriores, propias de esta serie. No me queda la menor duda de que estas “perlas”, “Rocalla de historia”, como lo calificaba Victoriano Salado Álvarez –que ya lo he dicho en otra ocasión- adquieren un valor incalculable.

   Veamos ahora esta nueva selección de otras tantas y nuevas “Minucias”.

 EL RELÁMPAGO, D.F., del 06.09.1894, p. 2:

 El próximo domingo, rumórase que Leopoldo Camaleño trabajará en la plaza de Toluca.

   Ya está que por muchos motivos, se verá la plaza llena… de aire.

 Un matador de cartel

Y varias otras patrañas,

Que vino de las Españas

Con muchísimo oropel,

Intenta dejar la piel,

De su gran jindama en pos,

En una plaza o en dos.

¡Ojalá que así no sea,

Y que si el hombre torea,

Buena suerte le dé Dios!

 EL RELÁMPAGO, D.F., del 12.10.1894, p. 2: Atropellamiento.-Un carruaje que conducía el diestro mexicano Ponciano Díaz, atropelló en la calle del Seminario a Antonio Salazar, quien sufrió varias lesiones.

   El cochero fue capturado, y al ser conducido a la Comisaría, se vio que estaba ebrio, por lo cual se le consignó al Agente del Ministerio Público en turno.

   Dos días más tardes, en la misma edición de EL RELÁMPAGO, en su página 2 se comentaba lo siguiente:

En libertad. El cochero de Ponciano Díaz, que hace pocas noches atropelló a un individuo al conducir un vehículo por la calle del Seminario, fue puesto en libertad la mañana de ayer.

 LA PATRIA, D.F., del 14.07.1878, p. 1 y 2: UNA CORRIDA DE TOROS EN DURANGO. REMINISCENCIAS.

 LA PATRIA, D.F., del 10.04.1892, p. 3: FIESTA TAURINA. Esta tarde se dará en Tula otra corrida de toros, a los mismos precios de pasaje y entrada, jugándose siempre solamente cuatro bichos y lidiando la misma pésima cuadrilla que se ha encaprichado el decadente Ponciano Díaz en presentar a los concurrentes de la abigarrada plaza de Tula.

   Con que tenemos: precios inmoderados, pocos toros de juego, malos lidiadores, y, para colmo de todo, se ha suprimido el viaje de una y minutos de la tarde, que tan cómodo era para los aficionados de esta Capital, muchos de los cuales a las nueve y media de la mañana de los domingos, aun no están libres de sus ocupaciones.

   Lo único bueno que ha habido hasta el domingo próximo anterior –sea dicho imparcialmente, es el ganado- pero ¡ay! Tiempo hace que en nuestros redondeles taurinos, cuando hay una cuadrilla buena, el ganado es inservible, o al revés, como ahora sucede. Por campanada de vacante se ve ya a Ponciano largar una estocada mediana o trapear regularmente por breves instantes. El único que se afana siempre en toda la brega y que muestra cada día, adelantos y mayor arrojo, es Carlos López (a) el Manchado.

   A mayor abundamiento, como diría un leguleyo, ya Ponciano no es con el público, ni con nadie, aquel torero afable, complaciente y modesto, a quien por lo mismo idolatraba el pueblo; ahora es un señor altivo que mira por sobre el hombro, que escupe por entre los colmillos, que no se toca el sombrero, que saluda (cuando saluda) con un imperceptible movimiento de cabeza y que habla por monosílabos. Y gran señor, vamos.

 LA PATRIA, D.F., del 12.04.1892, p. 3: LA MORAL PÚBLICA. No creemos que se mire muy satisfecha por lo que acontece en todos los figones de la Capital; mas para no cansarnos en hacer una lista numerosa, solamente dos que se encuentran en la calle de la Estampa de San Lorenzo (uno de ellos el “Saludo a Ponciano”) uno en la Plazuela del Jardín y otro en la 1ª calle de Guerrero.

   Por último, y tratándose de malos vocabularios, también citaremos al Tiempo.

   Cumpla la policía con su deber.

 LA PATRIA, D.F., del 27.05.1892, p. 2: Por Ponciano. La corrida de toros dada en Pachuca el domingo 15 del actual, fue malísima, a juicio de la mayoría del público; sin embargo, cuatro salvajes y cobardes poncianistas asesinaron a un pobre hombre que, disgustado también de la corrida, se resistió a beber pulque a la salud de Ponciano, que no es ya el torero de otros días.

 LA PATRIA, D.F., del 05.07.1892, p. 3: Corrida de toros. ¡Oooh! no vayan ustedes aflándose (sic); no se trata de darles espectáculos taurinos, con sus respectivos actos de sanción y expansión, en ninguno de los cosos de esta Capital; se trata de un rumor circulante por ahí, al cual no sabemos qué valor darle: que Ponciano y su cuadrilla irán a trabajar en Chicago, durante la gran Exposición del Certamen Colombina.

   ¿Será posible eso? Sí, porque allá los toros tendrán despuntadas las armas (como diría un aficionado), estarán forrados de cojines para que los adornos (banderillas) no hieran a la bestia, y, en fin, no habrá estocadas de muerte, ni mucho menos.

   Así mi galgo las coje.

   Creemos que Ponciano y su cuadrilla será muy afortunados.

 LA PATRIA, D.F., del 22.04.1893, p. 3: Muerte de un torero. Ha fallecido en Còrdoba Florentino García (a) El Tanganito, que trabajaba como banderillero, y era muy aplaudido en la cuadrilla de Ponciano Díaz.

   Parece que García murió a consecuencia de la cogida que había sufrido en la función taurina del 16 del que cursa.

 LA PATRIA, D.F., del 05.08.1893, p. 3: Toros. Está anunciada para mañana, una corrida que se verificará en el redondel de Pachuca, si el tiempo lo permite –decimos nosotros- cosa bien difícil por cierto.

   Serán jugados cuatro bichos de Atenco.

   Cualquiera diría: ¿toros de Atenco? pues ¡a Pachuca! Pero se debe tener presente que desde hace algún tiempo aquella hacienda viene dando reses muy malas para la lidia, porque a lo poco bueno que tiene, le da un precio exageradísimo que no conviene a los empresarios de corridas.

   Estoquearán los de mañana Ponciano Díaz y Antonio Sánchez “El Tato”.

 LA PATRIA, D.F., del 25.09.1894, p. 3: Los toros de Bucareli. Decididamente, sabe Dios hasta cuándo podrán ver los aficionados una buena corrida de toros, porque la verdad, las novilladas Bucareli no merecen el nombre de corridas, ni la cuadrilla ni los toros están en relación con los exorbitantes precios que cobra la empresa.

   Sin duda que Ponciano Díaz se duerme sobre sus laureles y ya comienza a dar como sus colegas gato por liebre.

 LA PATRIA, D.F., del 08.03.1895, p. 3: EL SEPULCRO DE LA DIVA ÁNGELA PERALTA. Es verdaderamente deplorable lo que en las siguientes líneas refiere un periódico de Mazatlán:

   “Personas venidas de la Capital de la República, y que por curiosidad han visitado la tumba de Ángela Peralta, se han quedado pasmadas de ver el estado lamentable en que se halla. Un barandal viejo y desvencijado y unos pedazos de cruz, se elevan únicamente sobre el pedazo de tierra que cubre a la que fue una gloria nacional.

   -¡Sic transit!…

RETRATO DE ÁNGELA PERALTA

Grabado que recrea la figura del “Ruiseñor mexicano”. Me refiero a Ángela Peralta.

    El señor Manuel Zubieta representante de la cuadrilla Ponciano Díaz, dolorosamente impresionado por el aspecto del sepulcro, dice que sacará una fotografía del monumento para hacerlo conocer en México a los admiradores de la diva.

   ¡Ah!… también dice que la corona puesta hace días, en el citado sepulcro por la cuadrilla que representa, se ha evaporado.

   ¡Parece mentira!”

CONTINUARÁ.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s