LA IMPORTANCIA Y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (XVIII).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Aquí otro interesante “manojo” de datos que han ido sirviendo para reconfigurar y entender de mejor manera el curso de la fiesta de los toros a través de estos casi cinco siglos de permanente andar por nuestras tierras.

EL POPULAR, D.F., del 16.09.1906, p. 3: La cuadrilla de Señoritas poblanas del empresario Rafael Muñoz, además de la corrida del día dieciséis en Celaya, en el presente mes y en Octubre (una tarde más), sin precisar fecha. N. del A.), deberá torear en plazas de los Estados de Guanajuato, Michoacán y Querétaro.

 EL POPULAR, D.F., del 3 de enero de 1907, p. 3: Con un lleno completo y gran animación se celebró el 30 de Diciembre (de 1906) en Celaya, la corrida a beneficio del Espada Arcadio Ramírez “Reverte Mexicano”.

   La corrida fue buena y la mejor de la temporada, pues los toros de La Labor fueron bravos y nobles.

   “Reverte Mexicano quedó superior matando, toreó de muleta desde cerca y con frescura despachó sus cuatro toros de cuatro buenas estocadas, haciéndose acreedor a entusiastas ovaciones toda la tarde.

 GACETA DEL GOBIERNO DE MÉXICO, 25 de marzo de 1819, p. 6, aparece mencionada la hacienda de Yeregé. Es el parte del capitán D. José Ignacio Sandoval quien, con los 54 caballos que V.S. se dignó poner a mis órdenes compuestos de 20 del primero de Ixtlahuaca a las del teniente D. Juan Maruri, 22 de este pueblo a las del sargento D. Mariano Almarás y 12 del Real de Tlalpujahua a las del sargento Domingo Feyjoó, y las instrucciones que para el intento tuvo a bien darme, me dirigí el 21 del corriente para ponerlas en planta a la hacienda de Tepustepec, recorriendo al tránsito los vados del río que media entre esta y aquella a fin de adquirir noticia de si los rebeldes que la noche anterior se habían encaminado al puerto de Medina, ya se habían regresado y pasado por ellos, o cojerlos al paso, cortándoles la retirada a sus guaridas del cerro de Puroahua, y no habiendo tenido noticia alguna de los bandidos de que se hallaban en aquellas inmediaciones, y sí de que el día anterior habían estado en la hacienda de Yeregé, dirigiéndose al puerto de Medina, y que de ahí pensaban recorrer las inmediaciones de Tlalpujahua y Real de Angangueo y reunirse en este último con otra gavilla; por tanto el 22 salí de aquella dirigiéndome a la de Yeregé y no variando las noticias anteriores seguí mi marcha al pueblo de Senguio, siempre con la esperanza de encontrarme con los rebeldes, si como se me había asegurado verificaban su marcha a Angangueo (…).

 LA SOCIEDAD, D.F., del 2 de noviembre de 1866, p. 2: Respecto de Ugalde (se refiere al General Gerardo Ignacio Ugalde Bravo) dice:

   “Este disidente fue a la hacienda de Santa Margarita, jurisdicción de Amealco, y propia del joven D. Vicente Valcarce, con el ánimo se entiende de libertar a las gentes de la hacienda, de sus caballos, dinero, armas y cualquiera cosa útil que los oprimiera. Mas el Sr. Valcarce no estaba de humor para sufrir atropellamientos que otros consienten; y repelió a balazos a los libertadores. Frustrado el golpe allí, con pérdidas de muertos y heridos, se marcharon a la hacienda de Yeregé, donde derrotaron a la familia del propietario, avanzándole sus muebles y ropa, de suerte que el Sr. de Yeregé pudo también decir: todo se ha perdido menos el honor, pues las personas no fueron ultrajadas. He aquí la diversa suerte que cabe a los hacendados, según su diversa actitud.

 Además:

 Antonio Reyes Cabrera “El Tordo”

 EL FUSIL

    En estos días de mayo en Huejutla, se celebran una serie de actos cívicos, para conmemorar la derrota de los imperialistas y franceses que en 1866 que habían tomado esa Ciudad, hecho de guerra en el que  Antonio Reyes “El Tordo”, tuviera una participación relevante y cuyos restos reposan en bajo su monumento a la entrada del Panteón Municipal.

   Antes de este evento, Huejutla tuvo fuerte presencia en estos hechos de guerra que así nos los cuenta la historia:

   En abril de 1865 el gobierno de Maximiliano celebró un convenio de pacificación con el coronel don Ignacio Ugalde que tenía su cuartel general en Huejutla; los guerrilleros sometidos debían recibir un mes de haber que pagaría la Aduana de Tampico con el visto bueno de Ugalde; en realidad las secciones que dependían de Ugalde no llegaron a deponer su actitud rebelde. Entre el 15 y 16 de junio los guerilleros Joaquín Martínez y Escamilla, entraron a Huejutla con 80 hombres, después de sostener un ligero tiroteo ya que se les pasó la guarnición, los jefes imperialistas tuvieron que huir. El 21 de noviembre el general Lamadrid salió de Tantoyuca con una columna imperialista respetable para obrar contra los nacionales, en combinación con el general Vicente Rosas Banda y el coronel Ulloa, comandante imperialista de la línea de Tlanchinol; el 22 en el Capadero y el día 23 de noviembre de 1865, ocupaba a Huejutla.

   En marzo de 1865, el Imperio había creado el Departamento de Huejutla En noviembre de este año de 1865, el imperialistas don Silverio Ramírez, como ya se ha dicho, había tomado a Huejutla y, se creía seguro en su ocupación de esta plaza.

   Y aquí se refiere la hazaña temeraria que realizó en Huejutla Antonio Reyes Cabrera, “El Tordo”, originario de Barrio Arriba, una de las cinco divisiones políticas de esa población huasteca. Fue de oficio zapatero, y. movido por un sentimiento patriótico, reunió a un reducido grupo que una versión estimó en sólo 23 hombres y otra 40; en su mayoría indígenas procedentes de Huejutla. de Coacuilco y de Ixcatlán. Tuvo la suerte de que doña Carlota Reyes le proporcionase valiosos datos e informes sobre el número de las fuerzas invasoras ocupantes del Huejutla, al mando del general imperialista Silverio Ramírez y del comandante Ignacio Labastida que se hallaba en parte del Convento y de la hoy Presidencia Municipal. En poder de esos informes, Antonio Reyes reunió  un grupo formado por Jesús Sánchez, Anselmo Gómez, Máximo Sánchez, Felipe Rivera, Ignacio Torres, Mariano Alcántara, Anselmo Cobos, Mariano Molino, Jesús Rodríguez, Froylán

   Zurita y Teodoro Sagaón, y algunos correligionarios bajo las órdenes de Petronilo Briseño, del barrio de Tahuizán ayudado por Carlota Reyes oriunda de Molango y comadre de “El Tordo”, comandante de la guerrilla a quien ese grupo de hombres lo nombraron su capitán. Preparó su plan de ataque; ya que también habían podido reunir algunas armas. Logrando esto, se retiró con su grupo a Tepeyacapa, a 20 kilómetros de Huejutla; se acordó lanzar el ataque en la madrugada del día 20 de mayo, en contra de las fuerzas de la Intervención y del Imperio que sumaban 400 hombres y que tenían tomada a Huejutla. Se tuvo que alterar la fecha del ataque, debido a una fuerte lluvia que mojó la pólvora y obligo a los valientes huejutlenses a retirarse a Chicualoya donde estuvieron todo el día 20 para que se secara la pólvora y rehacer estrategias por la fuerte lluvia que había caído.

   Se inició el asalto, a las dos de la madrugada del día 21 de mayo de 1866, sigilosamente rodearon el cuartel de los imperialistas e iniciaron furioso ataque, secundados por los otros patriotas huejutlenses. Así con el apoyo del grupo que mandaba don Petronilo Briseño (iban descalzos para no hacer ruido). Al primer disparo, cayó el cuerpo del centinela francés, se asaltaron a continuación los dos reductos citados, que cayeron en poder de “El Tordo” y de sus compañeros. De varios lados salieron refuerzos para auxiliar al improvisado ejército nacional. Los franceses y los imperiales huyeron, entre ellos Ramírez, pero Labastida fue apresado y se le ordenó gritase “¡Viva la libertad!” a lo que contestó “¡Viva el Imperio!” y repetido todo esto, uno de los nacionales le hundió un cuchillo y luego lo despojó del magnífico traje de charro, el que se dice después usó.

   Mientras tanto, Antonio Reyes gritaba “¡Victoria! ¡Hemos vencido! ¡Viva Huejutla!” y en ese momento una bala asesina le hirió de muerte por la espalda. En ese mismo lugar donde cayó, se levantó un monumento a su memoria en el lado sur de la Plaza de Huejutla.

   En 1943, el Congreso del Estado de Hidalgo, en un justo reconocimiento al héroe, y su participación en ese glorioso hecho de armas, expidió un decreto por el que esa Ciudad se denominaría “Huejutla de Reyes”; y en este 2007 en Sesión Solemne se inscribirá el nombre de Antonio Reyes Cabrera junto con los de otros distinguidos Hidalguenses que ya se encuentran en la Sala de Sesiones de esta H. Legislatura.

 (“La Huasteca Hidalguense”, por Joaquín Meade, 1949.-Centro Hidalguense de Investigaciones Históricas A:C:.- Presidente Arturo Herrera Cabañas)

 EL UNIVERSAL, D.F., del 28 de junio de 1950, p. 23: Demanda de Amparo contra actos del Departamento Agrario.

   En el Juzgado Primero de Distrito, en materia administrativa, se dio entrada ayer a una demanda de amparo, promovida por Amalio y Carlos Ballesteros González y María Ballesteros viuda de Durán, contra actos del Departamento Agrario.

   La dependencia demandada ordenó en un acuerdo de 5 de abril, que el caudal total de agua del manantial del poblado de Yeregé sea aprovechado por la comunidad de Tepuxtepec, del municipio de Coatepec, Michoacán.

   Por acuerdo presidencial de julio de 1948, el mismo Departamento declaró inafectables tres fracciones de la ex hacienda de Yeregé, donde se encuentran los manantiales que son el principal motivo de la demanda.

    Es de lamentar que ninguna otra información, por ahora, se haya encontrado sobre esta interesante hacienda ganadera, misma que fue capaz de nutrir de toros para las diversas fiestas que hubo, al menos,  en la última etapa del virreinato novohispano. Su actual propietario, el C.P. José Amalio Ballesteros, por más súplica que ha hecho con quien suscribe, no ha podido encontrar ese tipo de fuentes con las cuales poder establecer una panorámica más rica respecto a sus orígenes, desarrollo y consolidación. Ojalá que algún otro investigador o historiador, sobre todo de la región limítrofe entre los actuales estados de México y Michoacán pudieran encontrar documentos o referencias que sirvan para un ejercicio legítimo de reconstrucción histórica.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s