LA IMPORTANCIA Y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (XIX)

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

    Este nuevo recuento, nos permite observar cómo, en “provincia también hacía aire…” Es el recuento de varios festejos, en distintas épocas, en otros tantos sitios donde el espectáculo taurino seguía intocado, y las figuras del toreo desvelaban sus secretos y misterios en diversas actuaciones, mismas que quedaron registradas en diversas fuentes periodísticas del último tercio del siglo XIX. Disfrútenlas ustedes.

EL PÁJARO VERDE_13.07.1864

EL PÁJARO VERDE, D.F., del 13 de julio de 1864, p. 3:

“El Ilustrísimo ayuntamiento de Orizava, en nombre de la ciudad, tiene la honra de felicitar a S.M. por el respetable conducto de V.E. en el día de su cumpleaños. La población entera poseída del más sincero entusiasmo se ocupa en este momento en celebrar el aniversario del nacimiento de nuestro augusto soberano. Une sus votos a los de toda la nación, y espera que este día será feliz para S.M. al verse rodeado de las bendiciones de un pueblo agradecido.

   Dígnese V.E. hacerlo así presente a S.M. y admitir las protestas de mi respeto.-El prefecto municipal, Avelino Herrera.-Sr. ministro de Estado D. Joaquín Velázquez de León.

   Allí se repitieron los vivas y las aclamaciones con delirante entusiasmo.

   “La comitiva, después de dar una gran vuelta, alegrando a la población por donde quiera que pasaba, regresó a la plaza, donde se disolvió.

   “Por la tarde se corrieron toros en la misma plaza. Muchos jinetes hicieron alarde de su destreza, y varios aficionados capotearon y pusieron banderillas. El pueblo gozó mucho con esta diversión, que por otra parte no presentó las terribles escenas de sangre que alguna vez suelen mancharla”.

   Remitido de México, Julio 6 de 1864.

 EL PÁJARO VERDE, D.F., del 12 de noviembre de 1872, p. 3:

PAN Y TOROS. En Veracruz como en Puebla no sabemos si sobrará el pan, pero los toros sí. Véase lo que dice la Concordia del 8:

   “Lides táuricas.-Según se nos informa también por el vapor americano se espera una compañía de diestros que llegará de la Habana, y del interior el conocido y apreciable D.Pablo Mendoza vendrá a esta plaza de la de Orizaba con una cuadrilla táurica de mexicanos”.

 EL PÁJARO VERDE, D.F., del 4 de noviembre de 1874, p. 2:

¡¡A los toros!!

   Perdonen los filántropos: también nosotros íbamos entre esos amigos, que descendiendo de la raza española, aman el peligro, y aplauden a los valientes lidiadores, sin negar por nuestra parte que ganaríamos infinito si haciendo un esfuerzo pudiesen decir a boca llena:

 En México ya no hay corridas de toros.

   Entonces sí no iríamos. Mientras quién sabe.

   La novedad que la empresa ofreció el domingo (en Tlalnepantla) era la presencia de una simpática mexicana, muy guapa y verdaderamente heroica que banderillaría uno de los bichos que saliese a la arena.

   María Flores se llama, y cumplió como buena su compromiso.

   Banderilló: y como en el programa no decía que no sería acometida por el toro, ella después de clavar las dos banderillas, se dejó levantar gallardamente p0or los aires, y dando soberano costalazo, salvo el suelo.

   Mil aplausos fueron la recompensa obtenida, amén del obsequio que el público le hacía, con dinero ajeno, pidiendo a la autoridad que a María se le regalase el toro que Lino Zamora había matado.

   Y se le regaló, porque bien lo merecía aquella intrépida criatura, que en opinión de uno de los concurrentes tenía muchos calzones.

   ¡Qué bárbara es la diversión de los toros!

   Sí señor, muy bárbara; pero mientras la permitan no faltará gente que haga viaje a Tlalnepantla en busca de emociones fuertes.

   -Así sospechamos que será-.

LA PATRIA FESTIVA_09.02.1879 LA PATRIA FESTIVA, D.F., del 9 de febrero de1879, p. 2:

CHISMES DE LA SEMANA.

   El lunes corría medio México a tomar por asalto los wagones del tren de Cuautitlán.

   ¡Qué maravilla arrastrada con tal poder a los buenos hijos de Tenoxtitlán!

   ¡Bicoca! Una función de toros en Tlalnepantla. Por vida del Gran Kikapoo que aquello era cosa de no perderse. La empresa, pintando el carácter mexicano, ponía en parangón las lides de toros con los espectáculos más cultos, y ofrecía caballos muertos, toreros destripados, barreras invadidas por los bichos, derrumbamiento de palcos y yo no sé cuántas otras cosillas más, tan apetitosas e incitantes como las mencionadas.

   ¡Cómo ha de ser! El pueblo corrió allá en masa, diciéndose para sí que, desde que el gobierno ha suprimido los fusilamientos públicos y los ahorcados en las plazas más céntricas, faltan espectáculos de verdadera sensación, y hay que aprovechar las coyunturas que se presentan de ver, aunque sea pagando, cómo vuela un hombre por los aires, o como se muere un pobre animal herido.

LA PATRIA ILUSTRADA_02.11.1891

LA PATRIA ILUSTRADA, D.F., del 2 de noviembre de 1891, p. 8:

 PONCIANO DÍAZ.

 

De aquí para allá, brillando;

De allá para acá luciendo;

En todas partes triunfando,

Por donde quiera viviendo.

Los toros no le hacen daño,

Ni las mujeres tampoco;

Pero un despiadado engaño,

Del racional hace un loco.

Si a Ponciano le desdoran,

Los taurófilos le lloran.

Anónimo.

LA PATRIA ILUSTRADA, D.F., del 29 de mayo de 1893, p. 2 y 3:

   De algunos datos desconocidos sobre Ponciano Díaz, se apunta lo siguiente:

   Ayer debe haberse verificado en Pachuca una corrida de toros a beneficio del diestro mexicano Ponciano Díaz.

   Aunque bastante conocida es ya la biografía del popular torero, no creemos inútil dar ahora unos ligeros apuntes, para conocimiento de algunos que los ignoran.

   Hijo de Don Guadalupe Díaz González y Doña María de Jesús Salinas, nació Ponciano en Atenco, el año de 1858 (sic) (debe decir 1856).

   Desde su más tierna infancia se acostumbró a ver ganado bravo, y según él mismo refiere, su padre lo obligaba a torear novillos pequeños.

  Ponciano pretendió adoptar un oficio e hizo aprendizajes de sastre, de carrocero y de mecánico; pero su vocación lo impulsaba al toro, y después de repetidos ensayos en corridas particulares, hizo su debut como torero ante el público con Refugio Sánchez “Lengua de bola”, en el teatro Arteaga de la ciudad de Toluca, alternando como matador, pues a él tocaba matar en una corrida y a Sánchez en otra.

   Trabajó luego con los hermanos Hernández y después con Bernardo Gaviño.

   Así llegó a ser el primer matador de toros mexicano, en cuya carrera ha ganado una regular fortuna y no pocos aplausos.

   Su viaje a España ha dejado en él recuerdos tan gratos como imperecederos, de la fraternal acogida que obtuvo en la península, no solo entre sus compañeros del arte, sino entre infinidad de particulares y personas de representación elevada, en aquel reino.

   El conocimiento en las reses bravas, le ha evitado lances desagradables, siendo pocas, relativamente, las cogidas que ha sufrido y estas generalmente de poca importancia.

   Ignoramos cual haya sido el éxito pecuniario de la corrida; pero dadas las simpatías de que goza Ponciano en todos los redondeles, es probable que sea bueno.

   Si esto es así lo celebramos, porque Ponciano más que torero es un buen hijo.

   Y a los hijos buenos Dios los bendice.

EL AMIGO DE LA VERDAD_26.02.1898

EL AMIGO DE LA VERDAD, PUEBLA, del 26 de febrero de 1898, p. 4:

LAS TORERAS.-Por fin se dio en esta ciudad el repugnante espectáculo de una corrida de toros en que fungieron como diestros unas mujeres.

   La plaza, según hemos sabido, estaba literalmente llena. Esto no obstante, hubo muchos espectadores que arrojaron a las toreras escobas, aventadores, bolas de hilo, etc., indicándoles que mejor harían en dedicarse a las faenas domésticas.

   Nosotros recordamos que hará diez años se prohibieron en México las corridas de toros que comenzó a dar una cuadrilla de niños, solo porque hubo un periodista, que aunque liberal, habló esa vez en nombre de la moralidad condenando semejantes espectáculos.

   Ese periodista se llamó Manuel Gutiérrez Nájera, que al fin murió en el seno de la Iglesia. Su artículo verdaderamente elocuente, en que condenó ése espectáculo se publicó, si mal no recordamos, en las columnas de El Partido Liberal.

   La prensa de la capital haría bien en reproducir ese artículo.

   Dícese que se dará otra corrida en Puebla. Esperamos que ningún católico y sobre todo ninguna señora ni señorita asista a semejante diversión.

   Católicos: no hay que olvidar que estamos en tiempos de oración.

 EL AMIGO DE LA VERDAD, PUEBLA, del 2 de marzo de 1898, p. 4:

LAS TORERAS.-Según unos carteles que se han fijado en las esquinas de las calles, el próximo domingo volverá a darse en esta ciudad el repugnante espectáculo de una corrida de toros lidiados por mujeres.

   Los periódicos serios de la capital dicen que aun desde el punto de vista taurino valen muy poco las toreras. He aquí como se expresa El Nacional del lunes último.

   “Dieron ayer su segunda corrida que no merece crónica especial. Lolita siguió llorando, las banderillas corriendo y solo Angelita luciéndose en lo posible.

   “La Estudiantina Caridad” amenizó la corrida, recogiendo sus cuestores una buena suma de dinero.

   “Este espectáculo es una mina para los empresarios. Se nos dice que a las señoritas toreras las tienen contratadas por un plato de lentejas, los becerrillos que salen al redondel valen una bicoca y la malísima murga que tocó ayer, otra; de manera que con gustos insignificantes y cobrando precios de Mazzantini, aun con tres cuartos de entrada, logran una ganancia loca. El espectáculo valdrá a lo sumo seis reales en sombra y tres en sol”.

   Volvemos a recordar a los católicos no asistan a semejante diversión.

   Esperamos que ninguna señora o señorita presenciará tal espectáculo.

 EL AMIGO DE LA VERDAD, PUEBLA, del 15 de junio de 1898, p. 2:

ESCANDALITO.-Lo hubo más que regular el domingo último en la plaza de toros de esta ciudad, a consecuencia de haber saltado a las gradas de sol uno de los toros que se lidiaron. La fiera recorrió los departamentos de sol y de sombra, y habiéndose caído continuó en el patio de sombra revolcando gente a diestra y siniestra.

   Algunos gendarmes y varios espectadores, intentaron matar al toro con sus pistolas y sin precaución de ninguna clase dispararon sobre la multitud, no siendo difícil que por darle el animal hayan herido una o más personas.

   Oficialmente dícese que no hubo un solo herido; pero esto es casi imposible. En el público se asegura que un charro que antecogió el animal ha muerto.

 EL AMIGO DE LA VERDAD, PUEBLA, del 9 de abril de 1899 p. 2:

   Una marejada de hombres, de mujeres y de niños apiñonados en las graderías del anfiteatro aplaudiendo con exaltación, vociferando con delirio en la corrida de toros, esa ironía de la moderna civilización, de esta civilización pagana que nos invade.

   Es innoble, es degradante, y mucho, el cuadro que presenta esa multitud que se revuelve inquieta esperando que se abra la barrera y que el toro salga a la arena con la cerviz amenazante, dando resoplidos y abalanzándose contra el primer provocador que se le presenta. ¡Espectáculo soberbio! semejante a los que aturdían a las multitudes romanas en los días de Calígula.

   Y el pueblo mejicano tiene una verdadera pasión por esas corridas, está poseído de un furor bovino indescriptible, con mengua de los sentimientos cristianos.

   Ya es tiempo que salgamos de esta atmósfera de sangre y carnicería, baldón eterno con que nos deben mirar todos los pueblos civilizados.

   “Vengan, decía Timón desde las orillas del Manzanares, apostrofando a los españoles, vengan a ensayarse entre nosotros esas salvajadas de la raza africana, yo aseguro á VV. que para demoler nuestros anfiteatros, para dispersar a los espectadores, no necesitamos albañiles ni prefectos de policía; no bastarán nuestras plumas”.

   ¿No hará la prensa digna y honrada de México, lo que dijo Timón, el crítico francés?

 NOTA IMPORTANTE: Las portadas de los periódicos consultados, corresponden a los ejemplares de los días citados. Además, las mismas fueron reproducidas a partir de la fabulosa herramienta que, por internet nos ofrece nuestra Universidad Nacional Autónoma de México a través de la Hemeroteca Nacional Digital de México.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s