CRÓNICA. ¡UN BANDOLERO INDULTADO!

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

img239

Cartel del festejo inaugural.

   Si esta crónica pretende ser imparcial, diría en primera instancia que, BANDOLERO, sexto novillo de Xajay, lidiado el 20 de julio de 2014, en el festejo inaugural de la temporada chica en la plaza de toros “México”, en rigor no merecía el indulto. Salió galopando y con fijeza, embistió bien a los capotes, fue a la cabalgadura con casta (como casi todos sus hermanos). Pero un cambio radical de actitud en la lidia lo llevó a establecerse en tablas, prácticamente en la querencia natural y ahí se desarrolló buena parte de la faena que planteó en términos afortunados Antonio Mendoza. Un hábil intento por llevárselo entre el tercio y los medios prosperó felizmente culminando este quehacer muleteril entre la gritería y entrega popular la que, a su vez, ya demandaba el indulto. BANDOLERO iba y venía, “planeando” en sus embestidas, con el hocico cerrado, signo de resistencia y también de nobleza. La bravura (y he aquí el trasfondo del asunto), que es esa forma constante de sostenerse en pie de guerra, manteniendo sus virtudes no fue un denominador común. Sería interesante incluso, saber cuál es la “reata”, y las notas que destinó a su calificación en el ruedo su criador, Javier Rojo Madaleno para entender, si BANDOLERO ya librado de la sentencia final y ahora libre de ella, será un prospecto favorable para padrear. El hecho es que permitió a un desinhibido Antonio Mendoza desplegar sus primeros pasos en este camino cargado de incertidumbres y cruzados destinos. Salvo un conjunto de verónicas, donde se aprecia mano de la salida arriba, codilleando un poco y sin el debido temple, que estoy seguro mejorará en cuanto se lo corrijan y lo corrija debidamente, también lo hizo por chicuelinas y luego por lances afarolados de pie. Y lo dicho, mejoran sus procedimientos al aparecer armado de muleta y estoque, con respecto a su opaca comparecencia con CAMPIRANO que fue su primero. Aquí mis apreciaciones:

   Antonio lucía un traje radiante y diría que recién salido de la sastrería, azul pavo y oro, mismo que engalanó a un novillero que lanceó a la verónica sin mayor fortuna. Este tercero acomete como un bendito, aunque son notorios los escasos avances del novillero capitalino para el cual hace hoy se produce su presentación. Mendoza simplemente estuvo voluntarioso. Pases y más pases sin llegar a los tendidos. Con una estocada casi entera, caída puso fin a este capítulo.

   Sus alternantes, Diego Emilio y Juan Pablo Llaguno también merecen las siguientes impresiones.

   Diego Emilio se enfrentó a ANTEQUERANO, el cual salió con muchos pies, pero aquella acometida duró nada. Un infortunado espontáneo apareció y desapareció por ahí. De Diego Emilio diría que tiene oficio pero no transmite. Así se le vio con la capa, y luego en labor muleteril sin demasiadas notas buenas que destacar. Estocada caída, tendida y desprendida. RANCHERO fue el cuarto de la tarde y también fue el más pequeño del encierro. Cuando es demasiado el abuso de confianza frente al silencio cómplice, es decir que no se escuchó protesta alguna por la insignificancia, todos nos quedamos con una esperanza llevada a su mínima expresión.

 img243

El Programa. Plaza México. Año 27, N° 944, del 20 de julio de 2014, p. 8-9 y detalle.

   Mientras tanto, la venta de todo producto que se comercializa al interior de la plaza parece un reflejo de lo que viene sucediendo en el “Metro”: descarada y fuera de control, pues los vendedores realizan su actividad incluso durante los tiempos de la lidia, por lo cual sería deseable la presencia de inspectores, pues tanto vendedores como empresa han omitido lo que indica el Art. 56 del reglamento en vigor desde el 25 de octubre de 2004. Aquí su contenido:

ARTÍCULO 56. A la hora anunciada en los programas para el inicio del festejo, el Juez de Plaza dará orden de que suenen clarines y timbales y la función comience. En ese momento suspenderán sus actividades los vendedores en los tendidos y los alquiladores de cojines y ni unos ni otros podrán ejercer su comercio, sino en el lapso que va del apuntillamiento del toro al toque que ordene la salida del siguiente.

La empresa y los vendedores serán directamente responsables del cumplimiento de este artículo.

   De Juan Pablo Llaguno debo expresar mi asombro, el que produjo su afortunada presencia, sobre todo cuando tuvo en frente a COLEADOR, con el cual vino a mostrarnos todos aquellos nuevos adelantos. Por verónicas y chicuelinas primero. Se hizo de él con un preámbulo de maestro, lidiando por abajo. Luego se dio a torear por ambos lados, dejando que se desvelaran esas maravillosas virtudes al citar, templar, mandar y ligar, animando al cotarro. Estocada hasta el pelo, que tarda poco más de lo debido en hacer estragos. El balance: una oreja. Con MEXICANO que fue áspero e incómodo y no permitió lucimientos gratuitos, llegó al punto de producir un susto mayúsculo. De tanto invadir los terrenos del morlaco, Juan Pablo Llaguno perdió distancia y terreno. El novillo se lo llevó por delante, lo levantó de fea manera, y cuando parecía que el percance era serio, Llaguno se “desató” de las asistencias y volvió a encararse con el de Xajay. Con alardes y valentía remató el trasteo. Pinchazo hondo y tres descabellos. Aún con un resultado no previsto, se desgrana la ovación y hasta lo obligan a salir al tercio.

   Un buen comienzo de temporada, esperando que sea el detonante apropiado para que vaya tomando color y calor, que tanto se necesita en estos momentos.

23 de julio de 2014.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CRÓNICAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s