UN DETALLE DE LA PLAZA DE TOROS DE TENANGO DEL VALLE A FINALES DEL SIGLO XIX.

MINIATURAS TAURINAS.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

     Se trata de la plaza de toros de Tenango del Valle, estado de México. Es muy probable que esta imagen, que forma parte de una serie de seis fotografías captadas por Winfield Scott, fuese el registro de una actuación de Ponciano Díaz e Ignacia Fernández “La Guerrita”, en las fiestas que año con año se celebraban en dicha población durante los meses de enero y febrero. Quizá se remonte al año de 1898. Ambos espadas salieron con sus cuadrillas, integradas de conformidad a los nuevos dictados de la tauromaquia de a pie, a la usanza española en versión moderna. Sin embargo, todavía quedaban algunos toques o efectos de lo nacional, reflejado en ese detalle de los picadores que vistieron al puro estilo de los charros y que, en lugar de los castoreños se vieron sombreros de piloncillo, así como el uso de “baberos”, esa extraña composición de antiguos petos que con los años se impondrían no solo en México. También en España. En este caso, a quien puede observarse es a un banderillero quien coloca un par de rehiletes elaborados con papel de china, bajo la peculiar idea de que quedando “colgados” en los lomos del burel, saliesen de aquellos palitroques confeti o unas palomas, lo que daba a la suerte un efecto atractivo 

BANDERILLERO_TENANGO DEL VALLE

¿En qué medida los «morenos de Toluca», pudieron entender un par al sobaquillo, ejecutado totalmente a «la española»? Con toda seguridad Ponciano hizo suyas las influencias hispanas, aunque no las aceptó plenamente y siguió demostrando sus sellos como último reducto del toreo nacional, hasta su muerte ocurrida un 15 de abril de 1899.

   Ese abigarrado conjunto del fondo, vistiendo la manta por montones y los sombreros por igual, deben haberse animado para asistir a la corrida llegando de las rancherías más cercanas al solo llamado de Ponciano y «La Guerrita», curiosa combinación de cartel para tarde de toros.

Fuente: INSTITUTO NACIONAL DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA: ARCHIVO CULHUACÁN.

   Ignacia Fernández ya se había presentado ante la afición toluqueña el 28 de noviembre de 1897, lo cual indica su cercanía con la actuación en Tenango semanas más tarde. Los registros habidos con respecto a Tenango del Valle se remontan a los primeros años del siglo XIX y concluyen, por alguna circunstancia a finales de la segunda década del XX. Esto no quiere decir que haya desaparecido la celebración de fiestas en población tan particular, ocasiones que se vinculaban con toda seguridad al santo patrón o patrona del lugar. Sin embargo, fueron los festejos taurinos los que por alguna razón, dejaron de darse.

Deja un comentario

Archivado bajo MINIATURAS TAURINAS

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s