SOBRE FESTEJOS TAURINOS CON FINES DE BENEFICENCIA EN MÉXICO. (CAPÍTULO CUARTO).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Debido a la invasión norteamericana no se efectuaron corridas en la ciudad de México, además de que la Real Plaza de Toros de San Pablo se encontraba en pésimas condiciones[1] salvo para dos ocasiones, una de las cuales es, de suyo particular. Veamos.

   Hasta hace algún tiempo se tenía la creencia de que, a raíz de la invasión norteamericana a nuestro país, y que se consumó de manera dramática el 14 de septiembre de 1847, cuando el ejército invasor entró a la ciudad de México, la plaza de toros de San Pablo, única que funcionaba por aquel entonces, fue desmantelada para que el maderamen sirviera como parte de las trincheras desde las cuales los soldados y voluntarios mexicanos pudiesen repeler el ataque en un momento verdaderamente tenso y amargo para la historia de nuestro país. Por otro lado, el dicho se va diluyendo en función de nuevas razones que le dan un giro al respecto. En primer lugar existe el argumento de que ya advertidas las autoridades de la capital sobre la marcha emprendida por el ejército estadounidense hacia la ciudad de México, y entre las diversas medidas una de ellas fue organizar una comisión especial, al mando del Lic. José Urbano Fonseca con objeto de establecer los hospitales de sangre que fuesen necesarios para enfrentar el estado de emergencia. De esa forma, fue el 16 de agosto de ese mismo año, cuando el Gral. Manuel María Lombardini se dirige a Fonseca girándole instrucciones para que el Ayuntamiento dispusiera del edificio que pertenecía al colegio de los Agustinos de San Pablo. A dicho lugar fueron enviadas las hermanas de la Caridad con objeto de que estuviesen prestas a la atención de los heridos, habilitándose al interior de dicho espacio el hospital de campaña. Entre los requerimientos de infraestructura fue necesario desmantelar parte de la plaza de toros de San Pablo, aledaña a dicho claustro, de ahí que puertas y lumbreras se convirtieron en camas que sirvieron para dar acomodo a los enfermos.

   Así era la plaza de toros:

PLAZA DE TOROS DE SAN PABLO

México pintoresco. Colección de las principales iglesias y de los edificios notables de la ciudad. Paisajes de los suburbios. L. introducción por, Francisco de la Maza. México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1967. Ils. Pocas imágenes existen sobre la Real Plaza de toros de San Pablo. Esta vista corresponde al apunte de un pintor anónimo quien, para 1853 alcanza la gloria de ver publicado su México pintoresco. De entre las 45 acuarelas, la Nº 11 ilustra los exteriores de la famosa plaza de toros de San Pablo, que funcionó entre 1788 y 1864 en la ciudad de México.

    Antes de esta disposición, el domingo 17 de enero de 1847 se celebraba en San Pablo el siguiente festejo:

CARTEL_P. de T. SAN PABLO_17.01.1847

    De la exhaustiva revisión de la prensa de la época fue posible encontrar datos de al menos dos festejos por aquellos días:

CARTEL_P. de T. SAN PABLO_26.09.1847

Cartel anunciador para el festejo del 26 de septiembre de 1847 que se publicó en The American Star, D.F.

    Otro, en muy parecidas circunstancias ocurrió el 17 de octubre siguiente. Juan Bensley que ese era el nombre del empresario o “director de la compañía del Circo americano” estaba en nuestro país desde 1843, como puede comprobarse en el siguiente dato:

 1843. Junio, 26. Juan Bensley solicita licencia para unas funciones que quiere presentar. Caja 77–A , exp. 37, 2 ff.[2]

    Justo ese mismo año, Román Sotero, que era, a la sazón el administrador de la hacienda de Atenco, le planteaba a D. José Juan Cervantes, el propietario en la habitual correspondencia el siguiente asunto:

 Señor D. José Juan Cervantes

Atenco, 22 de enero de 1847

   (…) De ganado del cercado contamos hoy con 3000 cabezas, entre ellas muchos toros buenos para el toreo.

   Román Sotero (Rúbrica)[3]

   Pero claro, no faltó ni el chisme ni el imprudente que, a “toro pasado”…

   En la edición de THE AMERICAN STAR, D.F., del 24 de mayo de 1848, p. 3 nos topamos con esta noticia inquieta:

ALARMA.

Se nos ha dicho que el Domingo en la tarde un mexicano dio en la plaza de toros el grito de “mueran los blancos, vivan los indios”. Este grito aislado en la plaza de San Pablo puede tener eco por multitud de puntos y ser inspirado de antemano de puntos distantes, que un día se levanten con barbaridad, ¡¡¡Atención!!! Las más grandes desventuras se dan a conocer por pequeñas indicaciones al parecer insignificantes, en realidad muy significativas.

   Lamentablemente, siendo tan pocos los datos, aún así ha sido posible concebir una idea del pulso taurino en un año por demás complicado como fue el de 1847.

CONTINUARÁ


[1] En el periódico The American Star, del 17 de octubre de 1847 se registra, en su pág. 4 lo siguiente: “DIVERSIONES. CORRIDA DE TOROS y CIRCO OLÍMPICO. El Sr. Bensley ha dispuesto para hoy, a las tres y media de la tarde, una gran corrida de toros y circo olímpico. Con ello, queda derrumbada la idea de que no hubo corridas, puesto que también se registró una el domingo 17 de enero del mismo año. Dice el cartel: “Función extraordinaria. Los individuos del regimiento Hidalgo, de la Guardia Nacional, deseando proporcionar por su parte recursos para auxilio de los gastos de la presente guerra contra los Estados-Unidos del Norte, solicitaron del actual arrendatario de la plaza, les cediese un día festivo para dar una función de toros.

   Señalado el 17 del corriente para que se verificase la corrida, la comisión nombrada para su arreglo, tiene el honor de anunciar el programa de la función, en el órden siguiente:

   A la llegada del Exmo. Sr. vicepresidente, (a quien se ha convidado para que asista) una marcha militar dará principio al espectáculo.

   Las compañías de granaderos del cuerpo Hidalgo harán el partimiento de plaza, con algunas evoluciones militares.

   En seguida se lidiarán SEIS TOROS escogidos de la mejor raza.

   Los intermedios se cubrirán con TRES TOROS DE COLA, y algunas suertes de los toreros propias del arte, que no se enumeran, por no hacer más difuso el presente programa, amenizando la corrida CUATRO MUÑECOS, que al golpe del toro se iluminarán.

   El servicio todo será con la decencia posible, empleándose los mejores útiles, banderillas vistosas, y cuanto pueda contribuir al mayor lucimiento.

   La comisión cree de su deber manifestar, que tanto el arrendatario de la plaza, como los dueños de esta, la compañía de toreros, dependientes, música, y hasta los criados que se ocupan en el servicio de aquella, se han prestado con la más completa deferencia, y aun excedido a sus deseos, franqueando el primero el local, ofreciendo los dueños a los toreros y dependientes la remuneración a sus trabajos, pintando la plaza para ese día, y cooperando todos al brillo e interés del espectáculo. El objeto a que van a consagrarse los productos de éste, no necesita encarecimiento: resta al público realizar las esperanzas de los individuos del regimiento Hidalgo.

[2] Yaminel Bernal Astorga: “Fondos del siglo XIX (1826–1861). Inventario de las cajas 43 a 111–A de la Sección D.” Archivo Histórico del Municipio de Colima. 2002. 533 p., p. 293.

[3] José Francisco Coello Ugalde: “Atenco: La ganadería de toros bravos más importante del siglo XIX. Esplendor y permanencia.” Tesis de doctorado en Historia de México. Proyecto pendiente de su titulación, por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Filosofía y Letras, Colegio de Historia. México, 2006. 251 p. + 629 p. (ANEXOS). Ils., fots., cuadros, maps., facs.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s