LA PRESENCIA DE JUAN RUIZ DE ALARCÓN EN EL MADRID DE 1623 y SU ELOGIO DESCRIPTIVO.

ILUSTRADOR TAURINO MEXICANO.  

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

Todo comenzó a raíz de haber reencontrado entre mis documentos la siguiente imagen:

AHTM24RF1_1177

 DÍEZ BORQUE, José María, et. al.: Teatro y fiesta en el barroco. España e Iberoamérica. Seminario de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (Sevilla, octubre de 1985). España, Ediciones del Serbal s.a., 1986. 190 pp. Ils., retrs., facs.

Fiesta en la Plaza Mayor, Juan de la Corte. Se ha supuesto que representa el juego de cañas del 21 de agosto de 1623. Muestra la fachada de la Casa de la Panadería tal como la trazó Gómez de Mora. Museo Municipal, Madrid., p. 27-28.

 De antemano sabía que tal acontecimiento había sido objeto de una amplia descripción de fiestas o “relación de sucesos” y quien la escribió fue nuestro poeta novohispano Juan Ruiz de Alarcón, quien por entonces se encontraba en Madrid, pretendiendo entrar en un cerrado círculo, el que la casta de escritores españoles estaba forjando y que se iba a convertir en el siglo de oro de las letras españolas.

Por tanto, y ante lo notable de la ocasión, viene muy bien recuperar un trabajo más bien poco conocido de una notable producción entre las que destacan su muy conocida “Las paredes oyen…”.

Para ello, debo dar elogioso crédito al trabajo de Rafael Iglesias Alicante, quien es autor en buena medida de este importante trabajo.[1]

 Año de 1623

 Elogio descriptivo…

 “Elogio descriptivo”[2]escrito con motivo del famoso juego de toros y de cañas[3]

celebrado en Madrid en agosto de 1623 por Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza.

Edición crítica de Rafael Iglesias.[4]

 Elogio descriptivo a las fiestas que la Majestad del Rey Felipe IV hizo por su persona en Madrid a 21 de agosto de 1623 años, a la celebración de los conciertos entre el Serenísimo Carlos Estuardo, Príncipe de Inglaterra, y la Serenísima María de Austria, Infanta de Castilla.[5] Al Duque adelantado, etc. Quien yerra obedeciendo, no desmerece errando. En esta confianza se atreve este papel a las manos de Vuestra Excelencia, y en ésa no teme a las demás. Guarde nuestro Señor a Vuestra Excelencia. El licenciado don Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza.

 – I –

Mientras la admiración avara atiende[6]

a tanta majestad, a tanta pompa,

el vuelo, ¡oh, fama!, con la voz suspende,

porque, informada bien, silencios rompa.

No encarecida[7] la verdad aprende,

que no mendiga aumentos de tu trompa;[8]

ministrará mi numerosa Clío[9]

lengua a tu aliento y ley a tu albedrío.[10]

– II –

Era del año la estación ardiente;[11]

daba a Febo[12] el León último hospicio,[13]

del alto cielo al húmedo Occidente

su carro amenazaba al precipicio;[14]

la turba inferior,[15] y la eminente

nobleza, o por su sangre, o su ejercicio,[16]

de la Corte de España concurría,

y, de su circo, anfiteatro[17] hacía.[18]

– III –

Los tafetanes, rasos, terciopelos,

telas, tabís,[19] damascos y brocados

edificios mentían, si eran velos

en consonancia hermosa variados.[20]

Daban ventaja a su esplendor los cielos,

Cuanta soberbia a su color los prados,[21]

y la inquietud del pueblo y el ruido

sobraban a la vista y al oído;[22]

– IV –

cuando el aplauso roba cortesano

de diosas dos la adoración humana:

esta Juno[23] del Jove[24] castellano,

del anglo Endimión[25] esta Diana.[26]

Coro de ninfas las emula en vano,[27]

si su hermosura puede soberana,

ausentes estas dos deidades bellas,

acreditar de soles[28] sus estrellas.[29]

– V –

Grave se mueve el uno y otro plaustro[30]

de cielo, con razón presuntuoso,

hasta la línea en que su breve claustro,[31]

lo que negó envidiado, da envidioso;

rosada y blanca[32] ostenta, opuesto[33] al austro,[34]

dos bellas albas[35] un Oriente[36] hermoso,

porque a Filipo y Carlos precursoras,

pues son dos soles, nazcan dos auroras.[37]

– VI –

Jerarquía gentil de semidiosas,

obsequio ilustre de sus Majestades,

cuando de propios rayos luminosas,

reflejos gozan de sus dos deidades;[38]

vivos claveles, animadas rosas,

componen de vistosas variedades

bellezas que las alas solicitan

dar al amor, que a la esperanza quitan[39]

– VII –

Candores brilla, si entre auroras puede,[40]

del cielo de Austria el esplendor tercero,[41]

que, si no las compite, no las cede;[42]

si ellas auroras son, él es lucero;[43]

pimpollo tierno, a quien la edad concede

maduro fruto en su verdor primero;[44]

Antistes en Toledo vigilante,

Príncipe en Roma, y, en Castilla, Infante.[45]

– VIII –

Rosas Gales vertiendo y azucenas,

si la sed de su amor en la tardanza

del merecido premio sufre pena,

glorias bebe en la vista su esperanza;

duro en medio metal finge cadenas,[46]

por quien Tántalo[47] preso el bien no alcanza;

y, cuando en fiestas uno y otro polo[48]

se alegra de su gloria, pena él solo.[49]

– IX –

Al espléndido trono fija atento,

ávida vista, el pueblo circunstante,[50]

cuando se ve ilustrar el firmamento

de nueva luz, de sol más radiante.[51]

¡El Rey!, turbada mano, flaco aliento,

antes que rudo escriba, antes que cante

poco canoro[52] Majestad tan suma,

¡Oh!, pídele perdón, ¡Oh, voz y pluma![53]

– X –

No tanto entre topacios y jacintos

se oculta el hijo hermoso de Latona,[54]

cuando los rayos de su luz distintos

esparcen oro a la elevada zona;[55]

alba que de confusos laberintos,

de estrellas fugitivas, se corona;

cuántas postró Filipo[56] majestades,

eclipsó luces, humanó deidades.[57]

– XI –

Ocupa el real trono, eminente

solio,[58] del de Arctus[59] a la mano diestra.[60]

Si su genio, si el signo su ascendente

predice efectos y verdades muestra,

del quinto Carlos Fénix renascente,

cuanto en el nombre en la marcial palestra,[61]

que al sol hesperio[62] en luces emulara,

a no vencerle a rayos su tiara.[63]

– XII –

Águila, a su esplendor no se deslumbra;

salamandra, a su fuego no se abrasa,[64]

aquel que digno a su favor encumbra

mérito, propio ya, ya de su Casa;[65]

polo constante a la región que alumbra,

al orbe que gobierna, firme basa;[66]

por cuyo sabio y religioso celo

es Anglia España, y es España cielo.[67]

– XIII –

Del alto trono el trono mismo alcanza

el árctico[68] Almirante,[69] que merece

quien del huésped inglés[70] ha[71] la privanza;[72]

con propias partes[73] y adquiridas crece;[74]

su verde ornato[75] explica la esperanza

del bien futuro que a su[76] patria ofrece,

siendo al principio de esta unión tercero,[77]

siendo, al deseo de este fin, primero.[78]

– XIV –

Tudesca hueste herrado fresno esgrime[79]

en la plebeya turba resistente,[80]

que al escarmiento de sus golpes gime,

sin que al gemido de ellos escarmiente;

mas, tanto su furor al fin la oprime,

que, atropellada en fuga diligente,

imita por las puertas el gentío

rápido curso de inundante río.[81]

– XV –

Movibles selvas, fuentes racionales,[82]

en orden bañan el espacio enjuto,

formando con sus húmedos raudales

caracteres que borre el marcial bruto.[83]

Mas ya en festivos cóncavos metales[84]

(porque unión tan feliz con su tributo

ayude a celebrar cada elemento),

antes que cese el agua, suena el viento.[85]

– XVI –

Pueblo de famas es el ordenado

escuadrón de rubíes numeroso,[86]

de cuya mano o pecho es inspirado

uno y otro instrumento sonoroso;

diez veces quince son los que en ornado

bruto[87] el término atruenan espacioso;[88]

y aún no tanto clarín y tanta trompa[89]

es voz bastante a la futura pompa.[90]

– XVII –

Clara familia infante el grave paso

circundante repite,[91] honora atenta,

del que, si presto volara Pegaso,[92]

ahora[93] tardo[94] Majestad ostenta.[95]

El rubio[96] que el Oriente,[97] el que el ocaso

cándido pecho rinde, le acrecienta;

rayos sí, mas no fuego al ardimiento;

sosiego, no opresión al movimiento.[98]

– XVIII –

Terliz purpúreo, que, de Arabia el oro,[99]

dosel[100] del solio[101] imperial guarnece;[102]

si del rico jaez niega el tesoro,

satisface la injuria en el que ofrece;

en medio el nombre regio, a quien el moro

adusto, el escita helado,[103] se estremece;[104]

el oro cifra, y cándidos[105] retrata

los rayos de sus sienes rica plata.[106]

– XIX –

Siguen sus huellas, en ornato iguales,

cincuenta y nueve agravios del primero,[107]

cuyos retratos son las celestiales

alas del carro del mayor lucero;[108]

en plata y nácar luce de reales

ministros pueblo, cuyo lisonjero

culto el alarde irracional venera

por sacro altar de la deidad que espera.[109]

– XX –

Portátil basa que, a sus pies rendida,[110]

escala sirve al Rey para el estribo,

en los hombros se mueve sostenida

de cuatro copias de granate vivo.

Velo sutil de púrpura tejida,

cielo avariento, oculta el leño altivo,[111]

porque nadie presuma, en los despojos,

donde su Alteza el pie, poner los ojos.[112]

– XXI –

Doce enfrenados montes, que de Ociro[113]

son y el tardo animal[114] (mestizo parto)[115]

hijos, conducen de Ladón[116] al tiro,

que ha de atreverlas al planeta cuarto.[117]

Metal de Ofín en múrice de Tiro[118]

presta aljaba[119] a las flechas, que del parto[120]

honrosas han de ser al arco afrentas,

de la mano partiendo más violentas.[121]

– XXII –

En torno lustra la cuadrada arena[122]

el concertado alarde en lento paso,[123]

y en orden de sus rayos la enajena

la puerta, que al Oriente les da ocaso;[124]

suspensa está en la admiración la pena

de la ocultada pompa, que al Parnaso[125]

en vano musas a alabarla ofrece;

alábela el callar, que no enmudece.[126]

– XXIII –

Madrid entonces a Madrid presenta;[127]

cuatro sonantes bronces,[128] y del fruto

del azahar[129] sobre el color[130] ostenta

cándidas venas de oriental tributo;[131]

ricos jaeces veintidós[132] sustenta,

número igual de beticano bruto,

por quien su timbre más presuntuoso

cambiar pudiera ya en caballo el oso.[133]

– XXIV –

Sus huellas borra y borra su memoria,[134]

de cuatro voces de metal guiado,

el escuadrón, que la segunda gloria

da de Berganza al término cercado;[135]

la plata[136] ofrece letras[137] a su historia

en piel bermeja que el león le ha dado,[138]

siendo rubís,[139] zafiros y esmeraldas

treinta envidias al sol en treinta espaldas.[140]

– XXV –

Emula de la pompa lusitana,[141]

después que al bronce el viento se estremece,[142]

provincia[143] de vasallos castellana

del más claro Mendoza[144] resplandece;

blanco tesoro de espelunca[145] indiana[146]

la oscura tela esconde, no guarnece,[147]

con cuarenta caballos en que admiro

la razón de ventaja a los de Epiro.[148]

– XXVI –

Ya tiembla el turco, ya se turba el medo,[149]

que el clarín hiere el elemento raro,[150]

y del color de que se viste el miedo,[151]

y el blanco amor del insaciable avaro,[152]

el ejército marcha de Toledo;[153]

claro en la paz, cuanto en la guerra claro;

su valor muestra en sólo veinte frenos,[154]

porque para vencer le bastan menos.

– XXVII –

Tuba sonante la atención incita[155]

al escuadrón, ya racional, ya bruto,[156]

del nombre lusitano,[157] que acredita

de enamorado humor el tinto fruto;[158]

fecunda de jazmín[159] la planta imita

sobre el color de abril[160] indio tributo;[161]

y en sus caballos treinta y dos podía

matar la sed la avara hidropesía.[162]

– XXVIII –

Festivo, si marcial, suena inflamado

metal de cuatro alientos,[163] que repite

el nombre de Tifeo respetado,

temido del esposo de Anfitrite;[164]

el Almirante,[165] término cifrado,

que cuantas glorias a la voz permite

la lisonja mayor, cuantas la pluma

mendaz amplía, verdadero suma.[166]

– XXIX –

De éste, pues, héroe, visitó la arena[167]

copioso pueblo,[168] que en la tela oscura

rayos borda del sol,[169] furias enfrena,

ornadas[170] treinta y dos de plata pura;

y diez el oro en dilatada vena

cubre desde la espalda a la herradura,

tanto, que es de ellos cada cual juzgado,

no dorado animal, oro animado.[171]

– XXX –

Largo escuadrón, al resonar del viento,

de Italia[172] muestra el español Atlante;[173]

el oro en blanca tela es elemento

que puebla oscura fiera sibilante;[174]

hijos del Betis[175] la mitad del ciento

oprime triplicada turba infante,[176]

poca opresión a su soberbia furia,

a su humilde obediencia mucha injuria.[177]

– XXXI –

De Córdoba al clarín tiembla la tierra,[178]

que el son conoce de su heroico abuelo;[179]

blanco tesoro de las Indias hierra[180]

sobre el color que el mar presta a su velo;[181]

dos veces doce[182] a la fingida guerra[183]

marchan caballos tales, que, si el suelo

saben con hierro penetrar sus huellas,

sus espaldas con oro las estrellas.

– XXXII –

Silencio imprime cuando acorde suena

último coro de metal dorado,[184]

que la gloria de Sando[185] da a la arena

pródigo[186] alarde en orden dilatado;[187]

de lirio azul y cándida azucena,[188]

mayo es agosto,[189] y la palestra[190] es prado,

grande aparato al mundo, si pequeño

a publicar grandezas de su dueño.[191]

– XXXIII –

Cuanto su vista el ánimo suspende,[192]

su aplauso más la suspensión dilata;[193]

cuanto la admiración los labios prende,

tanto en más libres voces la desata;

Telus[194] se oprime, cuando el sol se ofende

al peso y luz de perlas, oro y plata,

que a veinticuatro sillas prestan velos

que vientos cubren, que descubren cielos.[195]

– XXXIV –

En él dio fin la ostentación faustosa;[196]

y, aunque el postrero a la estacada llega,

estancia ocupa a todos ventajosa,

pues del alfa del Rey es él omega.[197]

Columnas a la fiesta[198] suntuosa

de Alcides[199] son sus pompas,[200] con que niega

el paso a la esperanza, hasta que el mundo

al cuarto César deba el plus segundo.[201]

– XXXV –

Aún no la planta se ocultó postrera,

aún no el encomio sucedió a la gloria,

cuando bicorne mugiente fiera[202]

hurta el pasado fausto a la memoria.[203]

De fugitiva discurrió ligera,

previniendo su instinto que a la historia

de tan dichosa unión no dé la mano

sóla una letra de licor humano.[204]

– XXXVI –

Aquí la águila regia, aquí el segundo[205]

de Austria león,[206] de España aquí el Atlante,[207]

para mostrarse en nuevo Oriente al mundo,

de su esplendor lo privan fulminante;[208]

bien que la noche al centro más profundo,

y más alta región tan radiante,

lució de estrellas,[209] que la idolatría

le dio holocausto[210] en el altar del día.

– XXXVII –

Pagó el postrero universal tributo

al toro al filo del metal templado,[211]

cuando en nácar y plata, en vez del luto

que debe a sus exequias,[212] adornado

tríyugo impulso de valiente bruto[213]

del circo[214] ausenta el bulto inanimado,

por quien no vino a ser menos festivo

su rapto muerto[215] que su curso vivo.[216]

– XXXVIII –

Solicitó el segundo con ligera

hendida[217] planta en círculos el coso;[218]

segundo a Europa engaño ser pudiera,

no menos que por manso, por hermoso.[219]

En fieras ocho no se vio una fiera,

auspicio claro, indicio venturoso,

de que fue providencia soberana

tanta conforme contingencia humana.[220]

– XXXIX –

Segunda vez de mílite extranjero

huye ofendida la confusa plebe;[221]

segunda vez de bosque lisonjero

nube inundante en las arenas llueve;[222]

porque segunda vez al hemisferio

de trompas[223] el ejército[224] se atreve,

altivas tanto más cuanto a su asiento,[225]

por precursor del Rey, se humilla el viento.[226]

– XL –

Los que a la pluma truecan ya la espada

(injuria de la edad), uno Mejía,

otro Girón,[227] ilustran la estacada[228]

en gallardo animal de Andalucía.[229]

Por correr Felipe en la embajada

por la licencia de Isabel envía,[230]

que al sol para salir no ha sido ahora

la vez primera que la dio la aurora.[231]

– XLI –

Cuando la puerta que antes el Oriente[232]

saluda de la luz que borda el día,[233]

del español Titán[234] se vio luciente,

que a pesar de la tarde amanecía;[235]

en uno y otro aplauso de la gente,[236]

vencida la atención de la alegría,

bien que en confusa voz, el regocijo

“¡Filipo!”, repitió; “¡Filipo!”, dijo.[237]

– XLII –

De un bizarro alazán la espalda oprime,

que fogoso los vientos amenaza,

sin desmentir, si fatigado gime,

del céfiro andaluz la noble raza.

Apenas toca el pie, menos imprime,

su breve huella en la espaciosa plaza,

Dándole, si lo ajusta o si le bate,

el freno ley, impulso el acicate.[238]

– XLIII –

Carlos le sigue; de su bruto alado[239]

la planta iguala mal el pensamiento,

pues, aunque de su imperio moderado,

deja sin plumas y sin alma el viento;

menos eran veloces los que al Pado

joven precipitó del alto asiento;[240]

que ellos bajaron, por volar, al suelo,

y éste penetra, por correr, el cielo.[241]

– XLIV –

Rayo es del sol, si puede serlo alguno,

la oliva,[242] a cuya ley la militante

señal obedeciendo de Neptuno,[243]

a Palas[244] otra vez hace triunfante.

Sigue Carpio,[245] gentil cuanto ninguno,

la luz del sol hermana,[246] y arrogante

blasona que a la luna de su espejo

puede ser sombras, cuando no reflejo.[247]

– XLV –

Ébano y oro dividiendo hermosa[248]

línea de plata en animados vientos[249]

galas prestó[250] a Madrid, que en la gloriosa

mentida oposición a los violentos[251]

estrépitos de Marte, victoriosa,

de su motor siguió los movimientos;

siendo, pues, luz vecina al sol, mostraba

nube, que su esplendor reverberaba.[252]

– XLVI –

Con relámpagos siete, ardiente rayo,

aumentó a la palestra[253] luz suave

Eduardo el regio;[254] y del festivo ensayo

se argumentaba en él lo horrendo y grave,

multiplicado en ocho abriles mayo;

y en alazanes ocho se vio un ave,

y, si en lo rubio el dios que nació en Delo,[255]

en lo blanco y azul[256] volaba el cielo.

– XLVII –

Mendozas dos un cuarto son planeta,[257]

pues siendo Faetón[258] uno, y otro Apolo,

con arrogancia agora[259] más discreta,

el hijo unido al padre alumbra el polo;

cabello blanco en negra piel perfecta

dan consonancia en dos partos de Eolo,[260]

que ligeros, conformes y lucidos

muestran que al carro van del sol uncidos.[261]

– XLVIII –

Toledo el quinto, quinto ya Mavorte,[262]

aunque hoy su edad es freno de su ira,

Dando a un rucio la rienda, si a la Corte

un instante se muestra, un siglo admira;

Según le iguala su veloz consorte,[263]

la blanca pluma o la emplumada vira[264]

de dos es una y uno el movimiento,

y ambas[265] espumas que arrebata el viento.

– XLIX –

El lusitano Mora, que dilata[266]

Indias de Portugal hasta Castilla,[267]

entre esmeralda,[268] entre topacio y plata,

claro lucero de su hueste[269] brilla;[270]

tanto le imitan todos, que retrata

cualquiera[271] de ellos a todos, en la silla

tan diestros todos, que común el lauro[272]

hizo creíble un alazán centauro.[273]

– L –

Los aplausos prorrumpen alegría,[274]

porque el Neptuno de Castilla[275] viene,

que en los pies de un morcillo[276] desafía

las alas del que dio nombre a Hipocrene.[277]

El oro que llovió en su luz el día

lo oscuro esparce de la noche,[278] y tiene

tal gala,[279] uniendo extremos y colores,

que de sombras se viste[280] y resplandores.[281]

– LI –

Blasones aclamó del Almirante[282]

el mundo en una voz, no lisonjera;

llegó su nombre[283] a la opresión de Atlante,

transcendiendo una esfera y otra esfera.

No tuvo más de vida que un instante

el bello tramontar[284] de su carrera,

y en él, arrebatando corazones,[285]

áncoras dio por timbre[286] a sus leones.[287]

– LII –

Del carro de la noche se desata[288]

veloz caballo, vegetado monte,

roca en su oscura cumbre de oro y plata;

penetra Monterrey nuevo horizonte.

Plumosa selva en la inquietud retrata,

si, en la[289] color, las ondas de Aqueronte,[290]

y en la velocidad, puesto que negra,

ira de Jove[291] fulminada en Flegra.

– LIII –

Cordobés rucio entiende el pensamiento[292]

del que a su patria nombre dio lozano,[293]

y, hurtando el pie su ligereza al viento,[294]

borra envidioso estampas de la mano;

o ya el fértil[295] de plumas elemento,[296]

negro blasón del bárbaro africano,

talares[297] se calzó, porque en su vuelo

presuma él de Mercurio y él de cielo.[298]

– LIV –

Mi pluma llega de volar cansada,[299]

tanta, siguiendo, tan veloz carrera,

para que, en propio espíritu fiada,

volar intente igual con la postrera;

postrera, que ha de ser parangonada,

siendo al círculo fin, con la primera.

Dadme, pues, un aliento, ¡Oh, musas[300] nueve!,

si a tanta empresa vuestra voz[301] se atreve.

– LV –

Rápido rucio es rayo arrebatado

que expira llamas cuando vientos[302] bebe;[303]

alas le presta el peso, y, obligado,

pagan los pies lo que la espalda debe;

a laurear[304] el pueblo aficionado

al Duque Sandoval[305] las voces mueve;

pero, ¿qué la afición,[306] si el hondo abismo

dejó la envidia para hacer lo mismo?[307]

– LVI –

Segunda vez Bucéfalo espumoso[308]

del cristiano Alejandro[309] a la carrera

fatiga el pie, por no dejar quejoso

un ángulo del circo en otra esfera;[310]

segunda vez le sigue el numeroso

campo ecuestre,[311] y le sigue la tercera,

que dio por más vecina al francés norte,[312]

solsticio[313] al sol de la española Corte.

– LVII –

De las escuadras diez que ya leales[314]

siguieron a su Rey, los cinco en esto

obedientes también campos iguales

van a formar al sitio contrapuesto;[315]

mas, cuando el sol de claros Sandovales[316]

ocho rayos conduce al otro puesto,

tan juntos van, que, hiriendo las regiones,

rompe un aplauso en mil admiraciones.[317]

– LVIII –

La caña empuña el Rey, la adarga[318] embraza,

la espuela aplica a otro león bermejo,[319]

y el occidente de la hermosa plaza[320]

de nuevo ilustra su oriental reflejo.[321]

Juntando la piedad a la amenaza,

de Marte[322] es vivo y Júpiter [323] espejo,

uno que fresno belicoso esgrime,

otro que rayo fulminante oprime.

– LIX –

No opuesto el Duque, no; (correspondiente

imitador; émulo no) se muestra

con la adarga y la caña en rucio ardiente

a la oriental región de la palestra;[324]

ya se ven los dos campos frente a frente,

y la blanca señal, que mano diestra

de dos Mercurios[325] ha de dar al viento,

uno y otro caudillo aguarda atento.[326]

– LX –

Tremola apenas el delgado lino,

cuando los dos hermosos escuadrones

la caña blanden, émula del pino,

por diversas del círculo regiones,[327]

hasta que en tortuosos cursos vino

a verse junta de los dos Fitones

una y otra cabeza, cuya furia

del primero en el sol vengó la injuria.

– LXI –

Aquí de Ampudia el advertido Conde

(si bien no mendigó de la advertencia

tan natural acción) la caña esconde,

y al Rey da, en vez de adarga, la obediencia;[328]

con no corresponder le corresponde,

funda en no competir la competencia,

teniendo en ella su lealtad por gloria,

que el vencimiento venza a la victoria.

– LXII –

Cuatro veces en giros diferentes

las ecuestres legiones se avecinan,

y los del Duque tantas obedientes

la inerme lanza con la frente inclinan;

cesa la escaramuza, y los valientes

ya divisos ejércitos caminan

al puesto en que la paz que goza España

ha de mentir el dardo con la caña.

– LXIII –

Su campo ostenta el de Austria, y el de Cea

su escuadra muestra; el mundo se suspende,

cuando tejida nieve lisonjea

el viento mismo que agitada hiende.

El hipogrifo[329] regio, que desea

glorias al dueño, con volar pretende

que no impriman sus pies al leño vano

menos violencia que del Rey la mano.

– LXIV –

En medio de su curso impele al viento

el joven brazo la minante vira,

mayor de los cíclopas[330] escarmiento

que las que a Febo[331] ministró la ira.

El provocado campo, en movimiento

lustrando circular, tan diestro gira,

que en su alazán -errada la sentencia-

se juzgó instinto lo que fue obediencia.[332]

– LXV –

Vuelve el caballo el Rey, y, acompañando

de los ojos la espalda, al mundo muestra

que es sol, que es luz esférica, y, cambiando

los oficios las manos, en la diestra

pone el gobierno de las riendas, cuando,

abreviado en la adarga la siniestra,

lo esconde tanto que a la perla imita

que aún la nativa inculta concha habita.

– LXVI –

Mas, ¿para qué, Señor, tan cuidado,

si para ostentación menor sobrara?

que a vuestra adarga rinde el dios armado,[333]

por más diestro, el escudo y la tiara;

tanto que en vos el mérito agraviado

del poder, a poder lo renunciara,

porque se viera que es vuestra persona

única adulación a su Corona.

– LXVII –

Ya el Duque, pues, que en los pasados giros

se ufanó de rendirse al encontraros,

por serviros os sigue, por seguiros

vuela, os quiere alcanzar por alcanzaros.

Si caña lleva, os juzga Amor, y tiros

contra sí mismo intenta ministraros

(si no puede ser más de lo que es vuestro),

porque ocioso no esté brazo tan diestro.

– LXVIII –

La lealtad puede tanto, tanto puede

el respeto en su sangre generosa,

que ni la ley de la ficción concede

al brazo una amenaza mentirosa.

Ya de vuestro alazán al curso cede,

y la que no os sirvió, poco dichosa

caña, hacia atrás del brazo humilde vuela;

tanto distó de que hacia vos la impela.

– LXIX –

¡Oh, Carlos!, perdonad, que, deslumbrado

al sol que aún os deslumbra a vos, no os veía,

cuando en otro alazán tan semejado

al luminar mayor de tanto día,

dais luz, que ni la vista ni el cuidado

a sutil diferencia os distinguía,

y juzga cuando os ve que en el reflejo

mira al mismo Filipo de un espejo.

– LXX –

El gallardo Guzmán, el fiel Acates

del que es al Tibre más piadoso Eneas,[334]

en lanza, adarga, riendas y acicates

vence del pensamiento las ideas;

cuatro veces por turno los combates

el Rey repite, y tantas semideas,

que, huyendo, al dios del campo enmudecieron,

huyendo al Rey de España, hablar supieron.

– LXXI –

No callan, a los cielos atrevidas,

las que la mano disparó violenta

del Infante español; que en ser oídas,

y vistas no, su furia se argumenta.

Más pública temió el rústico Midas[335]

de su justo suplicio aquí la afrenta,

cuanto inmóviles las otras murmuraban.

Y éstas, volando esferas, voces daban.

– LXXII –

Hasta que ya interpuestos los ancianos,

terceros de la paz, los escuadrones

cesan de competir, y a ser ufanos

obsequios van al Rey; que las regiones

dos veces discurriendo con humanos

ojos de la palestra, aclamaciones

Concitó tan gloriosas su alabanza,

que alcanzará cuanto la edad alcanza.

– LXXIII –

Mientras, seguido de su hueste hermosa,

glorias esparce a la arenosa esfera,[336]

en pie le guarda su adorada esposa,[337]

que igualmente lo adora y lo venera;

con la acción misma la majestuosa

real copia honorándole le espera.

Púsose al fin el sol, y, en sombras frías,

Término fue una noche a muchos días.[338]

FIN

 

Es autor de esta obra: Juan Ruiz de Alarcón.[339] 


 NOTA DEL AUTOR: Dada la extensión de las notas a pie de página, decidí suprimirlas. En caso de que los interesados deseen ampliar su información con propósitos de investigar o documentarse al respecto de caso tan especial, pueden hacerlo a través de este blog (véase cejilla “Sobre el autor”, donde aparecen los correos electrónicos a donde pueden comunicarse con su responsable).

 [1] José Francisco Coello Ugalde: “Tratado de la poesía mexicana en los toros. Siglos XVI-XXI”. México, Centro de Estudios Taurinos de México, A.C., 1986-2013. 2ª ed. Corregida y aumentada. 1485 p., p. 46-80. Dicho trabajo es inédito.

[2] “Elogio descriptivo”: El texto que aparece a continuación es producto, principalmente, de la combinación de dos versiones distintas. La fuente principal, sin embargo, ha sido la que aparece en un apéndice del tomo número 52 de la Biblioteca de autores españoles y que lleva el título general de Comedias escogidas de Frey Lope de Vega y Carpio (Alarcón, 583-88). El anteriormente mencionado libro es el producto del exhaustivo trabajo de compilación y edición de don Juan Eugenio Hartzenbusch y fue realizado a finales del siglo XIX. A la versión de Hartzenbusch, por otro lado, le he añadido aquí, en forma de notas a pie de página, las palabras o frases diferentes que he encontrado en otra versión del poema que se encuentra en una antología manuscrita de la Biblioteca Nacional de Madrid (MSS 20468). El volumen en concreto del que forma parte esta segunda versión del poema lleva el título de Historia de Felipe Cuarto y, por lo que parece, fue compilado en su momento por un tal Diego de Soto de Aguilar. Por otro lado, también he encontrado un pequeño fragmento del poema en cuestión en la página 228 del libro de don Jenaro de Alenda y Mira, pero, sin embargo, no he usado en mi trabajo ninguna de las pequeñas diferencias que aparecen en ese texto. Asimismo, también es posible demostrar la existencia de, al menos, una versión más gracias a las pequeñas diferencias que se que se pueden apreciar en las citas que de este poema hace Quevedo en su “Comento contra setenta y tres estancias que don Juan Ruiz de Alarcón ha escrito […]” (588-92).(N. del E.).

[3] Cañas: Considero importante incluir aquí la descripción que hace Fernández Guerra de los juegos de cañas:

Era este ejercicio un simulacro de pelea donde, colocadas las dos fuerzas frente a frente, y saliendo los jinetes uno a uno por opuestos lados, corrían a encontrarse de rodeo, arrojándose cañas en vez de lanzas, y retirándose con gran ligereza. Teníase por más diestro adalid el que conseguía parar los golpes con la adarga, o los burlaba hurtando el cuerpo, y el que señalaba la herida a su contrario en mejor parte, con más seguridad y mayor potencia. Muchas veces solían embestirse dos a dos, y hasta por cuadrillas, y concluir también como a la folla, peleando todos juntos sin orden ni concierto. (386)

Por lo que se refiere a los toros, se trataba de una actividad reservada casi exclusivamente a los nobles y que poco tiene que ver con lo que existe hoy. Baste decir que el toreo se realizaba a lomos de caballo y que a los toros se les abatía de forma brutal clavándoles todo tipo de objetos de metal.(N. del E.).

[4] El “Elogio descriptivo” escrito con motivo del famoso juego de toros y de cañas celebrado en Madrid en agosto de 1623” Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza; edición crítica de Rafael Iglesias Alicante: Datos tomados de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes:

http://www.cervantesvirtual.com/FichaObra.html?0Ref4060. Poesía española.

Poesía española- Siglo 17.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ILUSTRADOR TAURINO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s