LA IMPORTANCIA Y LA ESENCIA DE CIERTAS “MINUCIAS” TAURINAS (XXV).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Noticias cazadas al aire, conforme uno va encontrando en el camino este o aquel dato, permiten entender rasgos y particularidades que, como he apuntado en otras tantas ocasiones, configuran la tauromaquia mexicana decimonónica, sobre todo cuando se trata de aquellos que se desarrollaron, al menos, en la segunda parte de aquel siglo. Van a ser este tipo de informes los que permitan conocer comportamientos, reacomodos y circunstancias que dieron al toreo un toque eminentemente nacionalista, surgido de aquel vigoroso mestizaje, resultado de tres siglos virreinales, agregando a todo ello el toque emancipador de esa centuria donde las aspiraciones independentistas también fueron a abonar el territorio taurino con una serie de condimentos como los que se podrán conocer en la lectura de estas cinco notas escogidas para la ocasión.

 DIARIO DE AVISOS, D.F., del 28 de enero de 1860, p. 3:

CARTEL_P. de T. PASEO NUEVO_27.01.1860_ATENCO

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO.

Función monstruo para la tarde del domingo 27 de Enero de 1860.

    Se lidiarán seis hermosos y valientes toros (que fueron de Atenco) cuidadosamente escogidos para esta función.

   En el momento oportuno, cuando no corra viento, tendrá lugar, a petición de muchos concurrentes la ascensión aerostática de un mono.

   El segundo toro de muerte lo gineteará el mono-aeronauta.

   El toro de la lid que fuese más a propósito, será banderillado a caballo por el hábil Ignacio Gadea.

   El tercer toro lo matará el andaluz aficionado D. Nicolás Conejo.

   El intrépido Ignacio Gadea ejecutará la difícil suerte de ¡matar hincado a un toro!

   Después de muerto el tercer toro, tendrá lugar el divertido intermedio de ciegos y cochinos.

   El primer espada Ignacio Gadea banderillará a pie el cuarto toro, alternando con los picadores.

   La función finalizará con UN VALIENTE TORO EMBOLADO que llevará en la frente MONEDAS DE ORO Y PLATA.

   Precios de costumbre.

    Lamentablemente al no contar con la imagen de aquella “tira de mano”, se desconoce la forma en que el ilustrador haya recreado alguna de esas expresiones, pero con el solo discurso ofrecido por lo anunciado en el programa, parece ser suficiente para que cada uno de nosotros podamos imaginar a que se refiere cada uno de los números anunciados para caso tan particular.

 DIARIO DEL HOGAR, D.F., del 22 de diciembre de 1889, p. 1:

   ¡Ya llegó! ¿Quién? ¡La adoración de Alberto del Frago y de todo el Círculo “Espada Ponciano Díaz” el encanto del alto y recto aeronauta Sr. de la Cantoya y Rico; el rey de todos los taurófilos poncianistas; el Carlo Magno, como diría “La Lidia” de Madrid, de los toreros mexicanos; el primer espada de la República, como diría Julio Bonilla, el simpático capitán y fundador de la prensa tauromáquica en México, compañero de viaje de los toreros nacionales a la Península; el espada de alternativa, en fin, el celebérrimo y archipopular primer espada Ponciano Díaz.

   ¡¡Ahora poncianistas!!

JOAQUÍN_JULIO y PONCIANO

    El aplaudido jaripeador, como le llaman los críticos españoles, de regreso de la capital del mundo taurino, trabajó en la plaza de Carlos III de la Habana dos corridas de toros los días 1º y 8 del corriente, con ganado mexicano, alternando el Manchao y Galindo, aficionado cubano.

   El ganado llegó a la Perla de las Antillas rebajado y sin ganas de dejar sus huesos en extranjero Rastro. Sin embargo, el matador de bigote se lució en sus arriesgadas estocadas de recurso, en las que demuestra sus conocimientos, y en cuanto a sus banderillas a caballo no hay para qué decir que obtuvo el mismo éxito que ha tenido en México después del gran charro invento de esa lucida y varonil suerte enteramente nacional, Ignacio Gadea, éxito igual al que alcanzó en España, y al que alcanzará siempre en todas partes.

   Después de las dos corridas que ha dado en Orizaba y puerto de Veracruz el 15 y hoy (22), hará mañana en la noche su entrada triunfal en esta metrópoli tuxtepecana, siendo recibido oficialmente por la Sociedad taurina “Espada Ponciano Díaz” que llevará músicas y vítores y larga cola de entusiastas poncianistas y de curiosos.

   Después de la solemne recepción en la estación, besamanos en la casa del ilustre matador, recepción de todo el gran círculo de su amistosidad taurina, serenata, lunch, discursos y espiches en prosa y verso sin tribuna; y después… después gran corrida de 5 o 6 fieras más feroces que la feroce fiera de San Cosme, en la Plaza de Bucareli, a dos pesos sombra y peso en sol, en la que el primer espada de alternativa, “tan aplaudido en las primeras plazas de México, España y la Habana”, se presentará nuevamente al ilustrado público de esta capital y en la cual corrida pondrá de manifiéstalo que trajo de España, según prometió en el programa de su corrida de despedida, en el que dijo que iba a traer algo.

   En la corrida de reaparición milagrosa, porque se salvó de las olas marinas, de los cuernos taurinos; de las caídas de caballo –porque no es jinete el que no cae- de la fiebre amarilla, del vómito prieto, de los ferrocarriles, de los ladrones y hasta de los críticos; en esa corrida de reaparición, decimos, se le decretará el triunfo mayor de los triunfos taurinos, se le coronará con rica corona de laureles de oro y plata, se le ceñirá lujosísima banda de seda con leyendas de oro y del color poncianista: azul celeste (sin que le cueste) y se le hará un nutrido bombardeo de bouquets, de abanicos, de galoneados jaranos, de cubetas, de bombas, de chilapeños, de gorritas con ventilación, de sarapes, de puros y cigarros de todas marcas, y lo aturdirán a él y a los toros y al juez de la corrida con la explosión de himnos nacionales, de dianas, de ¡vivas! de aplausos, de bastonazos y patadas, y de gritos de ¡Ahora, Ponciano! al compás de las danzas poncianistas.

   Ya veremos y diremos lo que entonces se haga, se vea y se diga.

   Por ahora prepárense los poncianistas y los curiosos a la recepción del famoso jaripeador en la estación de Buenavista.

   Parece que las P P están en competencia de festejosidad: unas veces Porfirio, otras Ponciano.

   ¡Ahora Ponciano!

 DIARIO DEL HOGAR, D.F., del 15 de junio de 1890, p. 2:

   Sabrán ustedes que el diestro español Frascuelo, alias Salvador Sánchez, se acaba de cortar la coleta en Madrid, lo cual, traducido al lenguaje vulgar para los que no están iniciados en los profundos misterios del tecnicismo taurino, quiere decir que el diestro Frascuelo deja los redondeles y se retira a la vida privada.

   Muchas felicidades.

 Y como aquí somos diestros…

en el arte de imitar,

algunos paisanos nuestros

van sin duda a trabajar,

para que el diestro Ponciano

(sin saber si le conviene)

se corte con diestra mano

la coleta que no tiene.

 DIARIO DEL HOGAR, D.F., del 22 de diciembre de 1889, p. 2:

 Agencia teatral taurina.-Participamos que desde el día 1º de Enero de 1890, el Director de El Arte de la Lidia, periódico fundado en 1884, establecerá en México, una Agencia Teatral Taurina, tal como existen en las capitales de Francia, España, Italia y otras naciones de Europa.

   Esta Agencia será el centro de contrata y representación general de empresas, diestros y artistas y se encargará de tratar todos los negocios relativos a espectáculos en esta capital y los Estados de la República, estando al efecto en combinación con las más importantes del extranjero.

AGENCIA TAURINA DE MÉXICO

    La Agencia, gestionará la compra venta de reses bravas para la lidia, ajustes de diestros y artistas, arrendamientos de teatros y circos taurinos, archivos, Sastrerías, Decorados, Figurines, Construcción de banderillas, artistas ecuestres y notabilidades para los Circos, Orquesta y Profesores e Impresores para toda clase de espectáculos.

   La organización de esta Agencia, tan necesaria en México, nos permite asegurar que ofrece las mayores ventajas y garantías lo mismo a las empresas que a los artistas y los honorarios estarán en relación con la importancia de los negocios.

   Director de la Agencia, Sr. Julio Bonilla. Calle del Arco de San Agustín 9.-México.

 EL DIARIO DEL HOGAR, D.F., del 20 de noviembre de 1892, p. 2:

José Marrero “Cheché”.-Es un hecho la separación de la cuadrilla de Ponciano Díaz del diestro José Marrero “Cheché”, el cual ha sido ajustado como matador, para seis corridas, por la empresa de la plaza de San Luis Potosí.

   Figuran en la cuadrilla de “Cheché” los banderilleros “Ojitos”, Ramón Márquez y “El Herradito” y los picadores Celso González y “Cantaritos”. 

vila-matador_josé_marrero__cheche_~OMb2b300~10260_20100224_545_7

José Marrero “Cheché”

Disponible en internet, marzo 24, 2015 en: http://www.arcadja.com/auctions/es/vila/artista/94831/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s