LUIS MAZZANTINI TORERO y ACTOR.

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

   El 25 de diciembre de 1887, apareció en La Juventud Literaria (Ciudad de México), p. 2 el siguiente y curioso texto:

 CRÓNICA. 

   Imposible es resistir a la influencia del medio ambiente ¡imposible! todos tenemos ciertas tendencias naturales, unos al romanticismo, otros a la política, otros a la ciencia, todos al dinero; pero esas tendencias, desaparecen ahogadas en la atmósfera que nos rodea, si esa atmósfera no es respirable para ellas, eso ha pasado a las mías; yo tenía tendencias de soñador, de lírico, como en son de desprecio se llama a los soñadores, pero esas tendencias no pueden vivir en México, en el país clásico de los toros, de los toreros, de Mazzantini, de Ponciano, de Cuatro dedos, mis aspiraciones se ahogan, mis ensueños naufragan y mi espíritu se contagia de la fiebre epidémica reinante, de la Tauromanía. 

UN PERIQUILLO EXTRANJERO

El Monosabio. Periódico de toros. Ilustrado con caricaturas, jocoso e imparcial, pero bravo, claridoso y… la mar! T. I., Ciudad de México, sábado 28 de enero de 1888, N° 10, p. 8.

   Y no es posible evitarlo; 9 periódicos,[1] 6 plazas de toros,[2] un verdadero diluvio de Diestros y Atenco, y Guanamé y Cieneguillas y Miura, y que sé yo… y los toreros en el Paseo, y en las calles, y en la Concordia y en el teatro y en su Foro y en todas partes, sí, señores, en todas partes hasta en los lugares más humildes y escusados se topa con un diestro de nombre, séalo o no en el arte de la lidia.

   Por eso digo que estoy sofocado, arrebatado, arrastrado y todos sus correlativos y que no puedo resistir el impulso; resueltamente voy a los toros, y hablo de toros, y escribo de toros, y reflexiono en los toros, y apuesto sobre los toros y discuto con los toreros y me mareo en los toros y me aturdo en las corridas y me vuelvo loco hablando de toros y vuelvo locos a todos ¿no es verdad?

   Pues no le hace que lo sea, porque soy el cronista y mi obligación es dar cuenta de lo que sucede y como no sucede más que eso o por decir mejor, como todo eso es lo único que sucede, de eso doy cuenta y si eso nos vuelve locos no, no me importa, porque al fin y al cabo siguiendo como van las cosas taurinas tendríamos que llegar a tan poco racional estado.

   Por eso llenó el Nacional, el día del beneficio de mi simpático amigo Francisco Solórzano, porque tenía un papel en el sainete el famoso diestro D. Luis Mazzantini, y en honor de la verdad y sin fiebre taurina, este Sr. Mazzantini realmente tiene talento, por supuesto que hubo tantos aplausos como en los toros; cada vez que se presentaba en la escena atronaban la sala.

   Resueltamente, Sr. D. Luis Mazzantini, es vd. el héroe del día, y pues que Dios se la dio, San Pedro de la Bendiga.

   Pero a cada capilla se le llega su fiesta, ya pronto será vd. desbancado por la prima donna de la troupe de Grau, como diría mi compañero José R. del Castillo, ya lo verá vd. Sr. Mazzantini, ya verá vd., Sic transit gloria mundi [cuidado con un disparate más señor cajista] y así pasará su gloria de vd.

   Entretanto y si le quitaran a este aquello de ser gloria conquista en las astas del toro, en verdad le digo que ya la quisiera para los días de fiesta, es decir para los días de crónica, su afmo. amigo y S.S.

EL CRONISTA.


[1] El Tiempo, en su edición del 24 de diciembre de 1887, p. 3 nos dice: Periódicos taurinos.-Circulan en México nueve periódicos de toros que son: El Arte de la Lidia, El Mono Sabio, La Muleta, La Banderilla, El Arte del Toreo, El Toreo, El Correo de los Toros, El Torero y La Gaceta de los Toros.

[2] Peor aún, Enrique Chávarri llegó a manejar el número de doce plazas. Juvenal dejó escrito en El Monitor Republicano del 25 de diciembre de 1887 p. 1, que:

    Todo lo que significa toros causa sensación.

   Y tan es así que los hombres de negocio comprendiendo que esto es bueno, tratan de explotarlo hasta donde no es posible ya; tenemos en México no siete sino once plazas de toros, porque las del Huisachal, Tlalnepantla, Cuautitlán y Texcoco están a tan corta distancia, que las podemos considerar como dentro del Distrito Federal.

   ¡Once plazas de toros!…

   ¿Cuál es la ciudad en el mundo que tiene siquiera la mitad?

   Y como si todavía esto no fuera suficiente, ya una compañía anónima ha pensado construir otra plaza de hierro y techo de cistal con el objeto de no suspender las corridas ni aún en el tiempo de las fuertes lluvias. Me cuentan que ya el dinero está listo, los planos aprobados y que dentro de pocos meses, tendremos un verdadero circo moderno, una gran plaza, que como luego dicen, echará el pie atrás a las numerosas jaulas de madera en que se lidian ahora toros en nuestra taurófila ciudad.

   ¡Doce plazas de toros!…

    Enrique Chávarri, al citar esa docena de sitios para la celebración de corridas de toros, se refiere, como ya lo decía a las del Huisachal, Tlalnepantla, Cuautitlán y Texcoco. Además, y en orden de inauguración durante 1887, están las que siguen: “San Rafael”, 20 de enero de 1887; “Colón” y “Paseo”, 10 de abril de 1887; “Bernardo Gaviño”, 15 de mayo de 1887; “Coliseo”, 18 de diciembre de 1887. Seguramente, para completar las once que menciona, debió incluir dos más que pudieron funcionar efímeramente, pero de las cuales no hay mayor información. En El Monitor Republicano del 30 de enero de 1887, p. 1, dice el mismo personaje: “La otra plaza [además de la de “San Rafael”] está entre los paseos de la Reforma y Bucareli, en consecuencia puede llamarse la mejor situada. También allí se trabaja a toda prisa; ejércitos de carpinteros clavan tablas y pies derechos, más allá la reserva de pintores, brocha en mano, aguarda la señal para empezar la faena.

   La otra plaza, que será la más espaciosa, la de mayor fausto, se levantará en los potreros que dan frente a la Alberca Pane, el trazo está ya hecho, los cimientos a punto de terminar, solo se espera el gran armazón de hierro para armar aquel inmenso circo que dizque será de hierro y cristal.

   Estas son las plazas que antes de mes y medio estarán en explotación todas, pero hay más proyectos muy próximos a realizarse para construir otra en Peralvillo al lado del Hipódromo y otra en San Lázaro en terrenos de la colonia Morelos.

   Cinco plazas de toros vamos a tener.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s