EDITORIAL.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

   En México ha pasado ya la desilusión de una campaña electoral, cargada de pobres discursos y mutuas acusaciones que no aportaron un buen mensaje para la sociedad, que este domingo 7 de junio y bajo el principio de la abstención se reflejó en un 52%, lo que en cualquier país que se precie dejaría en sus gobernantes una honda preocupación sobre el hecho de saber qué movió a ese amplio sector a no votar. Pero al margen de las muchas experiencias dejadas por este episodio, y tras conocerse el resultado de la elección, percibo en lo particular un tufillo de preocupación ante el siguiente resultado que salta a la vista:

????????????????????????????

Disponible en internet, junio 8, 2015 en: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/

Al mencionar al Partido Verde Ecologista de México (PVEM, por sus siglas) hay que referirse, como lo hizo recientemente Juan Villoro en estos términos:

   El Partido Verde Ecologista de México ha sido multado con más de 36 millones de euros (poco más de 610 millones de pesos mexicanos) por violar la ley en anuncios publicitarios, y los paga con el optimismo con que promueve la pena de muerte. La sanción le afecta poco porque las mentiras que difunde, y su alianza con el PRI, le garantizan un 7% de los votos, lo cual significa obtener prebendas superiores a las multas que en realidad son una inversión de futuro. El PVEM no es una anomalía de nuestro sistema político: es la agrupación que mejor aprovecha su funcionamiento.[1]

   De todo lo anterior, se debe tener muy en cuenta que, cuando el PVEM actuó en consecuencia contra el uso de los animales en los circos, y logró que esto sucediera, lo único que le queda, entre otros de sus intereses, es ir contra la fiesta de los toros, la que en estos momentos se encuentra debilitada y poco atendida por los personajes e intereses que deberían estar alertas ante cualquier campaña en contra, la cual también, podría iniciar en el momento menos oportuno.

   Lamentablemente otra opinión más, nos deja ver que el PVEM al lado del PRI van a ocasionar serios conflictos, como los que augura Fernando Quiroz Nácar, quien escribió para “El Correo Ilustrado” en La Jornada en su edición del 9 de junio de 2015, p. 2:

REGRESARÁN LOS ATROPELLOS DEL PRI Y EL VERDE, ASEGURA.

Ahora que el PRI junto con el Verde casi han conseguido la mayoría en la Cámara de Diputados, se acabó el gobierno benevolente y aunque se dieron a conocer con bombo y platillos sus concesiones: “el fin de los gasolinazos”, los aumentos mensuales al precio del gas, la suspensión de manera indefinida de la evaluación a los maestros del país, al aceptar sus errores y sus fallas y otras acciones sin precedente, regresarán todos esos atropellos. Al fin y al cabo hagan lo que hagan, y por magros que sean los resultados que entreguen, las elecciones les dan el poder.

   Vamos a ver de qué manera va construyendo o maquinando sus propósitos este partido “rémora” o “cardumen” que se sirve del pez mayor, pues ello obliga a los taurinos mantenernos vigilantes de sus propósitos. Sabemos que articulando una campaña ascendente en contra de la tauromaquia, esta tendría efectos demoledores, sobre todo en momentos en que todo el proceso en búsqueda del reconocimiento que, en algún momento se formalizarán ante la UNESCO se desmoronen. Es grave el panorama, pues mientras los contrarios se organizan, y lo hacen a través de medios e infraestructura muy sólida, como pueden ser las redes sociales, los taurinos no tenemos suficiente fuerza para ello. Además, somos minoría, eso tenemos que reconocerlo, pero el propósito es legítimo, pues ante el hecho de que se postula a un patrimonio o legado de tales dimensiones históricas, lo ha dicho hace poco Leonardo Páez sobre el hecho de que no tenemos suficientes argumentos para dar cara y defenderlo en forma clara. (La Jornada de enmedio, domingo 7 de junio de 2015, p. 9 a).

   Independientemente de todo, quienes de una u otra forma hemos trabajado en ese compromiso, sabemos lo difícil y complicado que va tornándose el escenario para lograr semejante anhelo. Haremos lo posible por argumentar con elementos de peso su presencia, pero sobre todo su pervivencia. Previo a ello se ha hecho un trabajo de análisis que quedó plasmado en la ficha de reconocimiento a la que nos vimos obligados a elaborar para entregarla a las autoridades pertinentes, y en ello hubo un amplio despliegue de opiniones venidas desde varios sectores que operan en el complejo esquema de funcionamiento en torno al espectáculo, tanto dentro como fuera de él, pero siempre vinculado y comprometido con vistas a mejorar una fiesta que hoy registra una sensible baja, con respecto, por ejemplo con la actividad ascendente que se da en nuestros días en España, independientemente de casos como el que ahora mismo se registran en Bilbao, cuando al presentar su temporada lo hacen anunciando un festejo de matadores menos, pero sustituido por una novillada, lo que representa menores costos, menos gastos lo cual solventa un poco la crisis que España misma viene enfrentando de varios años para acá. Sin embargo, en España, con todo lo que signifique el propósito empresarial o industrial de dicho entorno, nos muestran que trabajan, lo que se hace en esa forma en nuestro país.

   Veremos y diremos.

9 de junio de 2015.


[1] El País. Edición México, sábado 6 de junio de 2015. OPINIÓN, p. 13.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s