LA ILUSTRACIÓN MEXICANA DEDICÓ ESPACIO A LA ÓPERA y TOROS EN 1852. (II).

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   Siendo esta una visión que se publica a principios de 1852, deja notar el balance en el que seguramente festejos taurinos y funciones de ópera en los sitios ya conocidos, fueron bastante numerosos, de ahí que llamara la atención de Zarco para atender tan extraordinaria circunstancia. No es casual que en los siguientes párrafos volviese a dejar sentado un cuestionamiento que estaba animado por las reacciones populares en uno y otro espectáculo. Procuraré de aquí en adelante, poner más énfasis en la cosa taurina.

   “Al ver colmadas de gente las lumbreras y las gradas de la plaza, injusto sería decir: Hé aquí un pueblo de instintos feroces que se recrea en ver padecer a sus semejantes y martirizar a los animales. Inexacto sería también suponer que se conserva ese espectáculo como una tradición nacional, como un ejercicio, en que se admira el valor y la destreza del torero. Si tal cosa pudiera decirse en España para disculpar en parte las corridas de toros, en México esa suposición sería un desatino”.

   Mexicanos de avanzada como Zarco están viendo un país emancipado de toda influencia española, por lo que para 1852 era impensable que siguiesen perviviendo efectos o defectos de un coloniaje que, durante tres siglos, se impuso inmediatamente después de la conquista. Dominada aquella sociedad bajo principios que ya no se correspondían con aquel efecto traumático, fue necesaria la independencia, lo que de manera contundente marcaba el corte con aquel “cordón umbilical” que surgió de manera forzosa; e incluso me atrevería a decir que indeseable. Esto se dio bajo circunstancias de una guerra, de un enfrentamiento bélico que trajo consigo victoria y derrota. Superada aquella etapa, vino un periodo de profunda asimilación entre dos culturas cuyos antepasados enfrentaron a sangre y fuego. Y los novohispanos, considerando que remontaban aquellos conflictos, pudieron conducirse por la senda del equilibrio para dar el toque de madurez que merecían, lo cual puede apreciarse en diversos aspectos de la política, la religión, la economía; incluso en lo social. Sin embargo, nunca dejó de estar presente un anhelo de libertad, por lo que esto fue posible apenas comenzado el siglo XIX, aún y cuando hubo en otras épocas intentos que no prosperaron. Obtenida la nueva figura de estado-nación, surge el dilema de un incierto destino al que habría que encarar, con objeto de colocar a México en el concierto de las naciones. Y esto no fue del todo obtenido, pues surgieron una serie de inestabilidades de todo orden, mismas que fueron el impedimento real que no permitió concretar aquellas aspiraciones. Quizá por esa razón, una entre muchas, es que planteado el nuevo horizonte en forma muy clara, este seguía mostrando la firmeza, al menos de tres grandes columnas: el burocratismo –surgido desde la época de Felipe II-, la religión católica… y las corridas de toros.

   Difícil comprender porque pervivieron, y aún perviven a poco más de dos siglos de aquel proceso de independencia, pero es de entenderse la profunda condición con que enraizaron en una compleja amalgama cultural que unía dos líneas provenientes de otras tantas, a lo largo de los siglos llevando tras de sí una fuerte carga de traumas y conflictos existenciales, pero también de riqueza y aporte. Lamentablemente el rechazo hacia las corridas de toros, tal y como lo plantea Zarco era ya, desde su época y de muchos años atrás, un imperativo con necesidades de depuración a profundidad. Quizá por esas razones fue tan crítico, aunque tan equilibrado como puede percibirse en el texto bajo análisis.

   Viene ahora esta otra apreciación:

   “No pretendemos pronunciar un fallo sobre las corridas de toros: ellas están ya juzgadas por el mundo entero, y por la mayoría de los españoles ilustrados, que si en su país están lejos del poder material, tienen sin embargo el de la razón y el de la inteligencia. En la misma España se combate hoy este espectáculo y se pintan con vivos colores los perniciosos efectos que pueden producir en la índole de la nación.

   “En México, por un extraño trastorno de ideas, hay gentes que se empeñan en mantener y conservar cosas que destruyen los mismos españoles.

   “Hacía algunos años que los toros habían caído en desuso. Se veían con desdén y como una diversión digna solo del populacho. Entre las gentes del buen tono era de rigor mostrar repugnancia a este espectáculo, y nosotros mismos éramos de los que creían que era imposible restablecer esa clase de entretenimiento. Nos engañábamos. De repente la cosa cambia: se restaura la antigua plaza de San Pablo, y poco tiempo después se erige la nueva del Paseo. La novedad atrae al público. La gente no tiene en qué entretenerse, y acude a las corridas de toros. Hay periodistas que consagran parte de sus columnas a hablar de los bichos, de las púas y de los sacametes. Ha habido periódico consagrado exclusivamente a la tauromaquia, y la multitud se ha entusiasmado con las proezas de [Bernardo] Gaviño y de sus compañeros; y por fin las autoridades, que debieran ser más respetables, han animado con su presencia las corridas y han arrojado galas a los banderilleros mientras la miseria honrada de nadie merece compasión.

   “El entusiasmo crece, los caballos muertos, los hombres heridos, toda clase de accidentes desgraciados, son las circunstancias que recomiendan una función. Los extranjeros adquieren el gusto por los toros, es elegante ir al toro, y las señoritas más delicadas van a ostentar sus encantos donde un público ebrio de barbarie hace más caso de una banderilla que de una mujer. Se aparentan los modales y el acento andaluz, y todos los concurrentes a las gradas se imponen el deber de estar en pie. ¿Si esto pasa entre las gentes que se dicen ilustradas, que será entre el pueblo, entre esas familias para las que no hay paseos ni entretenimientos? Incurriríamos en repeticiones si viniéramos ahora a demostrar la influencia que tan bárbaras escenas tienen en el carácter del pueblo. No inspiran dolor. Al principio repugnan, pero después extinguen la sensibilidad y crían una completa indiferencia hacia toda clase de sufrimientos.

   “Allí también se aprende a condenar la desgracia y se silba al desdichado que se mira herido por el asta de un toro, y burlas e insultos son el funeral que un pueblo entero consagra al pobre hombre que expira en la arena.

   “¿Cómo, pues, conciliar esta afición, esta pasión del público por los toros, con el entusiasmo que en las mismas gentes inspira la ópera?”

   Opinión muy valiosa, venida de uno de los intelectuales más brillantes del XIX mexicano, quien con su visión universal cuestionaba el ambiente taurino, mismo que se intensificaba notablemente entre los años de 1851 y 1852. Habían pasado los duros momentos en que la invasión norteamericana hizo mella en la sociedad toda del país, y en particular de la ciudad de México, con lo que la baja de los espectáculos en lo general, y del taurino en lo particular fueron señal clarísima del poco ambiente y entusiasmo que privaba. Sin embargo, y a pesar de que entre 1848, 1849, y parte de 1850, las corridas de toros prácticamente dejaron de darse en la capital del país pero no en otras partes del mismo, donde se seguían principios relacionados con la honda tradición religiosa, en cuyas conmemoraciones estaban incluidos los festejos taurinos. Algunos festejos se celebraron en una plaza que se construyó en Tacubaya, y casi al finalizar ese año reanudó sus actividades la de San Pablo. Para 1851, las cosas mejoraron, por lo que este escenario fue lugar para buena cantidad de festejos, y donde lamentablemente la buena cantidad de carteles que han sido ubicados, no precisan nombres específicos de los espadas o “gladiadores”, denominación que entonces se daba a los toreros. Entre esos personajes se encuentran José Sánchez El Niño, Soledad Gómez, Mariano González La Monja, Dolores Baños, Victoriana Sánchez, e incluso el “acreditado picador CARALAMPIO ACOSTA”. Mientras tanto, Bernardo Gaviño, también reanudaba sus actividades, por lo que solo entre 1851 y 1852, los registros nos dan el siguiente balance, centrado en la ciudad de México:

1851

 PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 20 de abril. Toros de Atenco. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 27 de abril. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 4 de mayo. Nueva representación del CARRO DEL SOL. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Jueves 19 de junio. Para la tarde de este día está dispuesta una función mixta-jocosa, que deberá causar la más completa distracción a los dignos concurrentes.

   Con tan lisonjero fin, se presentará en forma de circo, la Gran Caravana, ó llámese mojiganga, acompañando á las FILIS CON SUS TARASCAS (…).

   Cuadrilla de Bernardo Gaviño. La denodada compañía de gladiadores trabajará a porfía con los valientes toros de pica, banderilla y muerte que les corresponda, manifestado en ello su hábil destreza.

   El ágil banderillero Victoriano Guevara, nombrado Chapalangar, ofrece hacer algunas suertes de difícil ejecución, con las cuales se presume agradar más al respetable público.

   Para amenizar más la presente fiesta, se han escogido a satisfacción los toros del coleadero.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 27 de julio. 7 toros de Molinos de Caballero (fraccion de Atenco). Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Corrida en celebridad del cumpleaños del Exmo. Sr. Presidente de la República, general de división D. Mariano Arista.  

CABECERA CARTEL TAURINO SIGLO XIX

Cabecera de un cartel taurino de mediados del siglo XIX, publicado en la ciudad de México.

Fuente: Colección particular.

 PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 24 de agosto. Toros de Xajay. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros para el coleadero. Simulacro del Ingenioso Hidalgo D. Quijote de la Mancha, acompañado de su escudero Sancho, acometerá con lanza en ristre a otro arrogante toro embolado.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 7 de septiembre. Toros de Molino de Caballeros. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 21 de septiembre. Toros de Atenco, Molinos de Caballero (fraccion de Atenco) y Xajay. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

 PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 19 de octubre. 6 toros de Molinos de Caballero (fraccion de Atenco). Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

 PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 9 de noviembre. Toros de Molinos de Caballero (fraccion de Atenco) y la Huaracha. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

 PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO, D.F. Domingo 16 de noviembre. Seis arrogantes toros de muerte: dos descendientes del bravísimo toro León, que salió del cercado de Atenco, dos de la acreditada raza de Guatimapé, y dos de la Estancia del Capulín. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Estreno de la plaza. Domingo 23 de noviembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño y Mariano González “La Monja”. 5 toros de El Cazadero.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 30 de noviembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Siete toros de El Cazadero. Asiste el presidente Mariano Arista.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 7 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Siete o más toros de la acreditada raza de El Cazadero.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 14 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros del Cazadero.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 21 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros del Cazadero.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 28 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

 1852

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Jueves 1° de enero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Siete o más toros de las mejores razas. Que en esencia, pudieron ser de El Cazadero.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 4 de enero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Siete o más toros (de Cazadero y alguna otra no puntualizada), según la tarde lo permita de las más escogidas razas que tanto agradaron la tarde anterior.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 11 de enero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 18 de enero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 25 de enero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 1º de febrero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 8 de febrero. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 15 de febrero. Función a beneficio de Bernardo Gaviño. 6 toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 22 de febrero. Función de Carnaval. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Martes 24 de febrero. Última función de carnaval. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 11 de abril. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 18 de abril. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 25 de abril. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 2 de mayo. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 9 de mayo. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros del cercado de Atenco, de los puntos de La Isleta y el Rincón de San Gaspar, que tanto éxito tuvieron el domingo pasado. Dos toros para el coleadero.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 16 de mayo. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 23 de mayo. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco. Espectáculo extraordinario de Venados y Perros.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 30 de mayo. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 6 de junio. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Jueves 10 de junio. Día de Corpus Christi. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 13 de junio. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 20 de junio. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 27 de junio. Última corrida de la temporada. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis toros de Atenco. Además: Toro de once y diversión de la Tarasca.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Jueves 23 de septiembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 26 de septiembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 3 de octubre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. DOMINGO 10 DE OCTUBRE DE 1852. CUADRILLA DE BERNARDO GAVIÑO (lidiando) TOROS DE ATENCO.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 17 de octubre. Beneficio de don José Juan Cervantes. Siete toros de Atenco. Cuadrilla de Bernardo Gaviño.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 24 de octubre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 Toros de Atenco. En los intermedios manganeo. Toro embolado.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 31 de octubre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. “Se jugarán seis toros de lo mejor del cercado de Atenco”.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 7 de noviembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 Toros de Atenco. Sorteo de 300 pesos, consistente en monedas de oro.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 14 de noviembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco. “Nueva diversión de monos, mulitas y perros”.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 21 de noviembre de 1852. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Seis arrogantes toros de Atenco. Beneficio del propietario de la hacienda.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 28 de noviembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 5 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 toros de Atenco.

 PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 12 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 19 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 toros de Atenco. La comparsa de los hombres gordos, enanos y figurones en burros.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Sábado 25 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. Toros de Atenco.

PLAZA DE TOROS DEL PASEO NUEVO, D.F. Domingo 26 de diciembre. Cuadrilla de Bernardo Gaviño. 6 toros de Atenco. Vistosos fuegos de artificio.

Unos datos más, balance final de actividades taurinas en 1852:

FESTEJOS CELEBRADOS EN EL PASEO NUEVO: 42.

TEATRO “SANTA ANA”: 1.

FESTEJOS CELEBRADOS EN LA PLAZA PRINCIPAL DE TOROS DE SAN PABLO: 31, y

RANCHO DE SAN PEDRO: 1.

CONTINUARÁ.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s