HOY RECORDAMOS A “CANTINFLAS”.

EFEMÉRIDES TAURINAS MEXICANAS DEL SIGLO XX. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

   Hacer reír, “tiene su chiste”. Hacerlo en los términos en que Mario Moreno Reyes (1911-1993) lo logró al cabo de tantos años de constante presencia en diversos foros, permitió que este personaje se convirtiera en “ídolo” de varias generaciones. Querido, mimado por el pueblo, pues fue del seno popular de donde hizo surgir aquella lánguida figura, desaliñada que nos recuerda, en principio al primer José Vasconcelos, mejor conocido como el Negrito poeta, aquel personaje ubicado en el siglo XVIII. O don Catrín de la Fachenda, y más aún el famoso Periquillo Sarniento, ambos creación del célebre José Joaquín Fernández de Lizardi, al comenzar el siglo XIX mexicano. Este Cantinflas, según lo perfiló mi recordado amigo Jesús Flores y Escalante en su Morralla del Caló Mexicano:

Cantinflas. [Es el] Peladito popular de los suburbios del Distrito Federal, inventado por Mario Moreno Reyes. Su figura hoy día es conocida mundialmente. Proviene de la forma coloquial y del caló de los años veinte, época en que el medio de la carpa y el teatro de revista manejaban abiertamente estas yuxtaposiciones: “pulque-inflas”, de pulque, bebida mexicana, e inflar (ver), que significa tomar, beber o echarse un pulque. Tal vez de una composición similar, se formó la voz “cantinflas” que caracterizó a Mario Moreno, utilizando las palabras “cantina” e “inflas” (pág. 39).

   Pero Cantinflas no iba solo. Su mejor puesta en escena era el cantinflismo o cantinflear (y vuelvo al “diccionario” que Flores y Escalante nos legara desde 1994): Manera de ser de las personas que no expresan nada al tratar de dialogar con alguien. A los discursos políticos se les atribuye un gran cantinflismo en virtud a lo enredoso y demagógico.

   Y ese personaje se inmiscuyó en los toros, y hasta en el cine. Allí está por ejemplo Aguila o sol…, y desde luego Ni sangre ni arena, largometraje que tiene entre varias escenas geniales, aquella donde Cantinflas bajo el velo espiritual de charlot, o lo que es lo mismo, Charles Chaplin, llega de este sobresalto, pasando por aquella machincuepa hasta ocupar un lugar de privilegio en las barreras de la plaza –luego de “arreglárselas” a su manera, desde donde sin más, discurre con tal desparpajo que pareciera estar viendo, como los demás un festejo que este “peladito” solo imaginaba a las afueras del coso, pues le negaban la entrada. Ni sangre ni arena, es esa “farsa cómica” medio en serio, medio en broma en que la célebre novela de Blasco Ibáñez solo fue una especie de telón de fondo y donde Jaime Salvador, el argumentista dio el toque muy a la mexicana; muy en el estilo y en el arte a lo Cantinflas.

   Hoy recordamos a Cantinflas, además, con esta imagen recogida en otra de sus célebres representaciones, la de La vuelta al mundo en 80 días, alternando entre otros, con el mismísimo Luis Miguel Dominguín. He aquí esta figura, más cercana a un adefesio que a un torero, imagen que el irrepetible Francis Bacon habría logrado como uno más de su Study for Bullfight, serie de 1969, pues ya Rufino Tamayo lo supo recrear casi en cubismo, como también lo consiguió Diego Rivera, sólo que en un enorme mural que hoy remata la marquesina del célebre teatro Insurgentes.

   Cantinflas tal como el propio Cantinflas se imaginaba vestido de torero, con un traje de alquiler, más grande de lo normal, es decir que al verle de cuerpo entero, aquello era simplemente decepción. No para Cantinflas que se sentía soñado en aquella emblemática plaza de Chinchón. Y esa montera, también fuera de época, y los bigotillos -¡madre mía!-, los bigotillos del “peladito” representado en quien sin manejar el albur de los bajos fondos, supo “torear” ese “retruécano” de palabras, donde el doble sentido no necesariamente lo aterrizó en sentidos verbales de orden sexual. No. Lo que supo hacer Mario Moreno Cantinflas, fue un gracioso instrumento de lenguaje del que construyó frases inigualables, como esta:

“Conjugar el verbo llover: yo me mojo. Tú te mojas. Él se empapa. Nosotros nos empapamos. Ellos chorrean. Ustedes se inundan… ¡Oiga usté. Qué aguacerote! Yo traigo gabardina. Pero ustedes, ¡se van a ahogar!”

 SINAFO_22633

INAH. Sistema Nacional de Fototecas. N° de catálogo: 22633.

   Desde luego, no podría despedirme esta ocasión, sin pedir al propio Cantinflas su definición de Tauromaquia: Hela aquí:

“…La tauromaquia, joven –como dijo “Armillita” cuando inventó la ley de la relatividá-, es, por ejemplo, supongando, y, claro, desde luego, puestos en el caso el arte que empezó comenzando con don Cúchares y llegó hasta nuestros días en la actualidá con la Cintrón convertida en una Cucharita… Por eso, verbi gratia, hay cosa que ni qué. De ahí se desprende que hay que veroniquiar en tres tiempos. A saber: el tiempo de aguas, el tiempo es dinero y el “Tiempo” de Martín Luis Guzmán… O más claro: se agarra el capote, y se le hace primero para acá… luego así… y otra vez como endenantes, y ya está”.

   Abur.

Y si faltara más… o sobrara menos, también esas mismas ideas quedaron incluidas en un interesante reportaje del que doy cuenta, a continuación:

img428 img429

Sol y Sombra. El Semanario Taurino Nacional. Año I, México, D.F., lunes 25 de enero de 1943, N° 11.

    Y en ese irme y no me voy, también pongo aquí como remate…

Cantina Cantinflas

Bueno esa noche no bailé todo lo bien que lo hago

Y tu estabas muy bonita.

 

Y andabas con ese gringo

Que sabe a naftalina.

 

Me miraste y yo te saque a bailar

!Y cómo no! yo me encontraba con una cantina en el cuerpo.

 

Pero me las batí bastante bien

Y tu mi linda gringuita

Estabas very gud

Me habría echado una canita al aire contigo.

 

Y a tu amigo lo habríamos dejado en la limusina.

 

Jajajajajajajaja

 

Siempre me han gustado las platinadas

Y yo soy gusto de rubiecitas.

 

Moreno

Guarro

Charro

A veces un tarro

Otras bailarín de canciones mariachis

De esas bien lloradas

Por amores sin futuro

Pero con gusto a agua bendita.

 

Tengo buenas salidas

Aunque pocas entradas.

 

Me tomo la vida como venga

Y más que una botella

Necesito una señorita.

 

Tu estabas muy bella.

 

(Suspiros)

 

En esa película no te vi más.

Y fui a donde don Clodomiro el director de la película.

 

Ceñudamente me dijo

Que tenías un contrato con Le Sancy.

 

La vida es así.

 

Y en una bañera aparecerías

Como Dios te mandó al mundo

Pero vestida de espumita.

 

Yo tengo mi jabón gringuito

Y también una escobilla

Me ducho todos los días

Pero con agua muy fría.

 

Y tengo también un perro

Que se llama Pulguitas.

 

Seguro que le gustarás

Como a mí

Que  se me llega a mover la colita.

 

Te recuerdo con mucho cariño.

 

¡Ic!

 

¡Salud!

 

Tu niño.

 

Cantinflas.[1]

 …que me encontré el otro día.


 

[1] Disponible en internet abril 18, 2016 en: http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-96026

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EFEMÉRIDES TAURINAS DEL SIGLO XX

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s