UNA VISIÓN GENERAL DE LA TAUROMAQUIA EN MÉXICO. DE 1526 A NUESTROS DÍAS.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

 EDITORIAL.

   Para nosotros, los mexicanos, de siempre ha sido importante realizar un balance histórico de cuanto ha generado, hasta estos momentos, la diversión popular de los toros, espectáculo que España desplegó y heredó en América, desde los primeros años del siglo XVI y que, por circunstancias muy especiales, se mantiene vigoroso en algunos de los países que hicieron suyo para siempre este misterioso esplendor que reúne arte, técnica, valor, gracia, y un largo etcétera de virtudes que por sí mismo lo hacen único.

TORNEOS_MASCARADAS_y FIESTAS REALES...

Portada del rarísimo Libro nuevo de escaramuza, de gala, a la jineta, por Don Bruno José de Moria Melgarejo (Puerto de Santa María, 1737), demuestra la posición y el traje usual del caballero, la silla y arreos del caballo, y la manera de sacar el brazo con la rienda, a que tanta importancia se da en todas las obras de jineta.

Fuente: Manuel Romero de Terreros, Marqués de San Francisco: Torneos, mascarada y fiestas reales en la Nueva España. Selección prólogo de Don (…). México, “Cultura”, tomo IX, N° 4, 1928. 82 p.

   Cinco años después de la capitulación de la ciudad de México-Tenochtitlan, a manos de los españoles (acontecimiento ocurrido el 13 de agosto de 1521), y justo el 24 de junio de 1526, se tiene noticia de la primer función taurina realizada en nuestras tierras, siendo el propio conquistador Hernán Cortés quien la consigna en su quinta carta-relación, enviada al monarca Carlos V en septiembre de ese año; por lo que el hecho alcanza dimensión histórica. Pronto, los ejercicios de caballería adquirieron fama y sinfín de fiestas se organizaron a lo largo de tres siglos virreinales que recogen infinidad de testimonios donde caballeros de rancio abolengo, miembros de la nobleza más encumbrada, tuvieron oportunidad de demostrar sus habilidades, a la brida y a la jineta, así como los hombres del pueblo llano que también se incorporaron al espectáculo, representando discretamente su papel a pie, que para el siglo XVIII se convirtió en una declaración más abierta y también definitiva.

CORTÉS EN SU CABALLO MORCILLO

Cortés en su caballo Morcillo.

Fuente: “Artes de México”, N° 141, año XVIII, 1971. Senderos de México, p. 35.

   Formas y medios para la realización de diversas funciones taurinas, llámense plazas y la materia prima, el toro, también jugaron un papel determinante que se desarrolló plenamente aunque sin tomar carta de profesionalización, tal y como se da desde poco más de un siglo hasta nuestros días. Entonces, las plazas eran obras efímeras, construidas para satisfacer la demanda temporal, que luego eran desmanteladas. Infinidad de escenarios se erigieron para servir como espacios para la conmemoración de diverso orden, y entre muchas, la muy conocida plaza del “Volador” (que funcionó entre 1586 y 1815) instalada en pleno corazón de la capital novohispana, tuvo las características de permanencia, ajustándose a esos patrones donde todo era adecuarse a los fastos que se celebraban en diversas épocas de cada año. Por otro lado, diversas haciendas, si hemos de entender que la hacienda en cuanto tal surgió a mediados del siglo XVII tan luego el episodio de la encomienda se había eclipsado y que el repartimiento forzoso de indios había entrado también en decadencia, nutrieron de ganado “criollo” a esa enorme cantidad de funciones taurinas efectuadas en diversas latitudes del territorio mexicano. Con tales soportes, los toreros de a caballo y a pie encontraron el medio adecuado para desarrollar sus personales virtudes, siendo notable la enorme cantidad de personajes -anónimos en su mayoría-, pero que quedan ubicados en las relaciones y descripciones de fiestas que nos permiten entender el ritmo y el pulso tan notables en el entorno de nuestro espectáculo de toros, que ya no era español del todo. La enorme aportación de los antepasados -criollos y mestizos-, hizo que la diversión popular adquiriera tintes que marcaban un distanciamiento con las raíces. La forma, pero no el fondo fue lo que cambió en estas latitudes.

   Con la revolución de independencia nacional (1810-1821) y México convertido en una nueva y gran nación, se manifestó un importante síntoma que también reflejaba esa independencia, que podríamos entenderla como relajamiento, puesto que los toreros de aquellas épocas ejercieron notable influencia en sus formas de hacer y entender el toreo. Durante un largo recorrido, que va de 1835 a 1886 los acompañó un diestro gaditano, Bernardo Gaviño y Rueda (1812-1886), quien trajo -sin haber sido más que contemporáneo de “Paquiro” y “Cúchares”- las formas del toreo de avanzada en aquel tiempo y que implantó, pero también sometió a un mestizaje en los ruedos nacionales, de ahí que pudiera alternar sin ningún impedimento con los hermanos Luis, Sostenes y José María Ávila; José María Vázquez, Manuel Bravo o Andrés Chávez en una primer época. En la segunda etapa alternó con Mariano González “La Monja”, Ignacio Gadea o Pablo Mendoza. Y una tercera, de madurez y decadencia influyó, más que alternar, en Lino Zamora, Pedro Nolasco Acosta, pero fundamentalmente en Ponciano Díaz, quienes asimilaron y practicaron el toreo que aprendieron de Gaviño y Rueda, aunque imprimiendo su sentido eminentemente nacionalista con el que surgieron y se desarrollaron en el escenario, lidiando en su gran mayoría, ganado de la haciendas de Atenco, El Cazadero, Queréndaro, San Diego de los Padres y Santín, que en esas épocas fueron las que surtieron la mayor cantidad de toros en plazas tan importantes como la de San Pablo o el Paseo Nuevo; sin olvidar que también algunas foráneas, como Toluca, “El Huisachal” o Puebla programaron corridas constantemente.

ESPLICACIÓN DE LAS SUERTES DE...

Luis G. Inclán: ESPLICACIÓN DE LAS SUERTES DE TAUROMAQUIA QUE EJECUTAN LOS DIESTROS EN LAS CORRIDAS DE TOROS, SACADA DEL ARTE DE TOREAR ESCRITA POR EL DISTINGUIDO MAESTRO FRANCISCO MONTES. México, Imprenta de Inclán, San José el Real Núm. 7. 1862. Edición facsimilar presentada por la Unión de Bibliófilos Taurinos de España. Madrid, 1995. En esta edición parecen quedar concentradas todas las aspiraciones para que el toreo mexicano entrara por la senda de un camino más apropiado.

   Diversos personajes públicos, junto con el pueblo, acudieron a esas plazas y hoy se recuerdan a varios presidentes de la República, siendo uno de los más asiduos Su Alteza Serenísima, el polémico Antonio López de Santa Anna. Pero también lo hizo el monarca Maximiliano de Hasburgo y hasta el Lic. Benito Juárez. Precisamente Juárez firma en 1867 un decreto que prohíbe la celebración de corridas de toros en el Distrito Federal, pena que alcanzó casi 20 años de duración. Al reanudarse las mismas en 1887, un fuerte fenómeno de revitalización y apogeo tomó a la ciudad de México por sorpresa, por lo que en tiempo muy corto, menos de dos años, este importante sitio contaba con ocho plazas de toros y una vehemente afición que atestiguaba la transición entre el toreo a la mexicana y la incorporación, de por vida, del toreo de a pie, a la usanza española en versión moderna.

   Fuerte confrontación fue la que se pudo admirar entre Ponciano Díaz y Luis Mazzantini, ejes y directrices de ambos estilos. Aquel, con una enorme presencia popular y este, aunque rechazado en un principio, más adelante la afición terminó haciéndolo suyo en inolvidables temporadas que llegaron hasta los primeros tres años del siglo XX.

TOREO RURAL...

Para los espectadores que asisten a las corridas de toros, el toreo es una fiesta de luz y de color, en la que los diestros, ataviados de seda y oro, triunfan de la muerte -o caen gloriosamente heridos-, bajo un sol esplendoroso y nimbados por la aureola del éxito.

   Lo que desconocen quienes así piensan es el riesgo que corren los hombres por pura afición, llevados tan sólo del afán de sentir cómo la muerte los roza con sus alas, y cómo su arte les permite burlar la fiereza del toro…

   En esta foto, de un sabor mexicano insuperable, unos indios del Estado de Veracruz, -aficionados de verdad a los riesgos de la lidia-, torean con sus sarapes a un toro, al que jinetea otro aficionado. No hay colores brillantes de púrpura de capotes ni de sedas joyantes en la foto. Tampoco la sonrisa de una mujer premiará la hazaña cuando la hazaña se realice. Ni se escucharán ovaciones, porque no hay público que presencie y aplauda los lances y la destreza de quienes los realizan. A ellos les basta el aplauso íntimo de su afición satisfecha. Que por algo son aficionados puros y en sortear al toro, y en burlar a la muerte, encuentran tanto placer como pueda encontrarlo el diestro famoso que da la vuelta al ruedo cosechando ovaciones y con la oreja del toro en la mano…

Fuente: “El Ruedo de México”. Fundador y director: Manuel García Santos. Año IX N° 139, México, D.F., 1° de marzo de 1954, p. 5.

   El amanecer de un siglo con tantos avances, pero también con la presencia de su primer gran revolución social que ocurrió precisamente en México, a partir de 1910, no soslaya a la fiesta torera que encuentra en Rodolfo Gaona al paradigma, modelo y resultado de aquel encuentro que significó, por un lado el desplazamiento pero también la asimilación de dos estilos de torear (uno, sumamente guerrero; el otro, camino de la depuración), que finalmente fueron uno, como resultado del gusto que manifestó la afición de aquel entonces, que veía también un espectáculo perfectamente articulado, organizado y profesional en consecuencia. Gaona es, por tanto, quien representa y hace su mejor declaración de principios técnicos y estéticos emparejados con los avances que en esa época tiene el toreo. Y al ocurrir esta circunstancia, debe considerarse que el diestro nacido en la población guanajuatense de León de los Aldamas, no solo se convierte en el primer gran torero mexicano, sino también en el primer gran torero mexicano de orden universal, como quedó dicho en conocida impronta de “José Alameda”.

   Y tras su retirada en 1925 le siguieron una pléyade de grandes figuras que tuvieron y han tenido oportunidad de trascender su quehacer en ruedos mexicanos, españoles, sudamericanos, franceses o portugueses. No puede uno dejar de mencionar, dentro de esa gran nómina a dos de ellos: Fermín Espinosa “Armillita” y “Manolo” Martínez, los cuales, cada quien en su época, detentaron enorme peso de responsabilidad y presencia. Es cierto, cada quien cargó a sus espaldas con diferentes situaciones. “Armillita” con el “boicot del miedo” y “Manolo” con la lucha infranqueable sostenida fundamentalmente con Antonio Ordóñez y Paco Camino, así como con el estigma de ser considerado “mandón” en su momento. Y los taurinos sabemos perfectamente el significado y las connotaciones derivadas de dicha calificación. “Mandar” en el toreo crea polémicas, desacuerdos, “ismos” recalcitrantes.

   En pocas palabras, las suficientes para estas notas, tenemos resuelta hasta aquí una visión de conjunto sobre el recorrido y desempeño de la tauromaquia no solo en México, sino de los mexicanos en el extranjero. Vaya, como recordatorio, el nombre de Eulalio López “El Zotoluco” que ya dejó huella en ruedos españoles desde la temporada 2000.

   Desde luego que sin la ganadería y sus toros bravos no tendríamos elementos para exponer el significado de esta diversión popular, sobre todo en el México moderno (luego de la independencia nacional); en el contemporáneo (luego de la Revolución mexicana) y en el que ahora nos toca vivir.

   El auge ganadero comenzó -a nuestro entender- desde 1887. Al traerse ganado español se provocó un ciclo que, al cabo de los años arrojaría resultados contundentes. Entre otros, la incorporación de simiente del marqués del Saltillo, gracias a la obra de Antonio Llaguno, con cuya decidida empresa se alcanzó uno de los grandes momentos del toreo mexicano en su conjunto. Con un nuevo orden de cosas, la evolución estaba garantizada. La sangre de San Mateo es, sin ninguna exageración, un milagro taurino.

   Entre quienes entendieron y alentaron aquella evolución propia del toreo en pleno siglo XX, se encuentran Fermín Espinosa “Armillita”, Alberto Balderas, Lorenzo Garza, Luis Castro “El Soldado”, Silverio Pérez, Carlos Arruza. Fueron ellos los representantes fundamentales de la “edad de oro del toreo”, una de las etapas mejores de este quehacer, puesto que la técnica y la estética que pusieron al servicio de ambas expresiones generó una competencia, la que luego enfrentaron a la torería española encabezada básicamente por Manuel Rodríguez “Manolete”.

   Una época reciente, es la representada por “Manolo” Martínez, Eloy Cavazos, “Curro” Rivera y Mariano Ramos, que desarrollaron en medio de peculiares circunstancias, con un nuevo toro, y también con una nueva afición. Ellos aportaron esquemas modernos a la tauromaquia y, en buena medida también la dejaron exhausta. Tanta fue su influencia, su poder, su “imperio” y su mando, que todavía el trono dejado concretamente por “Manolo” sigue vacío. Estamos seguros que la llegada del nuevo “Mesías” será un hecho. En el ritmo de la continuidad que se garantiza para el toreo mexicano, entrado el siglo XXI, nuevos diestros están dando vigor al espectáculo. Entre ellos se pueden mencionar a Eulalio López “El Zotoluco”, a Joselito Adame, o también a Octavio García el Payo, que justo en estos tiempos son los más destacados. Imposible no mencionar en esta ocasión a Rodolfo Rodríguez “El Pana”, quien pasa por momentos muy complicados, pero que en su dilatada trayectoria de altibajos, también forjó momentos estelares que será muy difícil olvidarlos. Vayan para él estas notas de aliento.

EL PANA_1980_FOT. J.F.COELLO U.

Actuación de “El Pana” en Santa Ana Chiautempan, Tlaxcala entre julio y agosto de 1980. Fot. del autor.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo EDITORIALES 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s