VALENTÍN ZAVALA, EN GRABADO y FOTOGRAFÍA.

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

Valentín Zavala nació en Texcoco, quizá después de la segunda mitad del siglo XIX. Comenzó a hacerse famoso en las lides taurómacas al convertirse en lugarteniente de Ponciano Díaz, y luego, ya encabezando su propia “Cuadrilla de Gladiadores”, se dedicó a recorrer varios rumbos del país. Fundamentalmente en Morelia e Hidalgo, donde se asentó aquella troupe de diestros aborígenes, tal cual llegó a calificar en los mismos términos nuestro ya conocido Dr. Carlos Cuesta Baquero a aquellas representaciones decimonónicas del toreo mexicano, con lo que no habría, ni por casualidad un propósito peyorativo.

VALENTÍN ZAVALA EN FOTO Y GRABADO

La imagen de la izquierda, procede de la publicación Toros y Toreros. La celebración de la fiesta brava en Morelia a través del tiempo, de Victoria Eugenia Pérez Tajonar, en tanto que la de la derecha, proviene de Revista de Revistas. El semanario nacional. Año XXVII, Núm. 1439 del 19 de diciembre de 1937. Número monográfico dedicado al tema taurino.

   Pues bien, la tarde del domingo 10 de diciembre de 1893, Zavala se encontraba en Morelia, contratado para torear cuatro toros de la entonces reconocida Hacienda de Comalco. Su cuadrilla la integraron: Carlos García “Catufe”, Vicente Figueroa, Jesús Mercado, Darío Sosa y Carlos Zamora, como banderilleros. Entre los picadores iban Gonzalo Acevedo “El Remolón” así como Jesús Carmona. La reproducción del cartel fue una interesante propuesta que reúne en casi la mitad de su contenido una ilustración en la que aparece el texcocano en actitud de citar al natural a un toro que embiste, mientras el diestro lo único que podría haber resuelto en dicha postura es la ejecución de un pase con la muleta plegada, tal cual la lleva en la siniestra mano.

   Con la natural desproporción de las figuras, sin idea clara de la profundidad, pero con muy buen empeño por parte del grabador, este siguió un modelo a partir de la tarjeta de visita donde un Valentín Zavala bastante relajado se deja hacer esa imagen, luciendo con donaire un traje de luces que no oculta el hecho de que era de confección nacional. Varios de los elementos del mismo proyectan desproporción, como los “machos”, las hombreras, la faja y ciertos detalles en los bordados. Pero Zavala, que se sabía fotografíado, terminó por lucir de esa manera, misma actitud que el “artista” del grabado en Morelia decidió trabajar para tener listo el cartel lo más rápido que fuese posible.

   Entre uno y otro rostro se observan algunas diferencias, ya sea porque los caireles del cabello van para un lado o para otro. Incluso el rostro es más firme en el grabado, y dejaría adivinar a un Valentín Zavala tal cual lo “retrató” el grabador, es decir con algunos pequeños años de diferencia con respecto a la “tarjeta de visita”. El bigote es más abundante en el dibujo que en la imagen, y desde luego aunque conserva algunos detalles en la colocación, el hecho es que el anónimo artista del taller de grabado, decidió poner en actitud de citar al mismísimo Zavala que, por lo visto triunfó aquella tarde pues se le volvió a contratar para torear de nuevo el día 17 de diciembre siguiente.

   Cosas veredes…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s