LA HAZAÑA DE RAFAEL OSORNO CON EL NOVILLO “MAÑICO”, LA TARDE DEL 30 DE AGOSTO DE 1942: SU MAYOR Y ÚNICA GRAN GESTA. (II).

RECOMENDACIONES y LITERATURA. 

SOBRE LA COLECCIÓN TESOROS TAURINOS DE LA FILMOTECA DE LA U.N.A.M. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE. 

LA COLECCIÓN “DANIEL VELA”: LA HAZAÑA DE RAFAEL OSORNO CON EL NOVILLO “MAÑICO”, LA TARDE DEL 30 DE AGOSTO DE 1942: SU MAYOR Y ÚNICA GRAN GESTA. (II).

   “Mañico” es aquella derivación afectiva del “maño”. “Maño”, cuya raíz latina magnus, se refiere a alguna cosa grande, es también la forma cariñosa que en su gentilicio tienen los aragoneses, y la manera en que algunos españoles asignan como una circunstancia de trato cordial hacia los mexicanos.

   “Mañico”, con ese nombre fue bautizado un novillo de Matancillas, inmortalizado por Rafael Osorno, la tarde del 30 de agosto de 1942, en la vieja plaza del “Toreo” de la colonia Condesa. Osorno fue un novillero que surgió de una generación integrada entre otros, por Luis Procuna, Carlos Vera “Cañitas”, “El Espartero” y Félix Guzmán. Cada quien con un estilo peculiar, trascendió la tauromaquia, contando para ello la enseñanza de notables maestros a los que se sujetaron con vehemencia, por lo que esos novilleros notables deseaban convertirse un día en matadores de toros. Así lo lograron Procuna, “Cañitas” y “El Espartero”. El capítulo trágico lo cubrió Félix Guzmán y el sueño, lo que solo fue un sueño pero no realidad, le correspondió a Rafael Osorno, quien a pesar de convertirse en un héroe celebrado, no fue el héroe consagrado.

RAFAEL OSORNO_PUBLICIDAD EN ESPAÑA_1945

Publicidad dedicada a Rafael Osorno. El Ruedo, 1945.

   Ciertas hazañas tauromáquicas, ocurridas en diferentes épocas, se convierten o forman de pronto un calendario conmemorativo que rememoran hechos del pasado y los pone al día, tan frescos, como si apenas hubieran ocurrido. Allí están –entre otros-, la tragedia de Antonio Montes el 13 de enero de 1907. La despedida de Rodolfo Gaona, el 12 de abril de 1925. Las grandes faenas de Fermín Espinosa “Armillita” a “Pardito” y de Lorenzo Garza a “Amapolo”, toros célebres de San Mateo, allá por 1936. O el percance sufrido por Manuel Capetillo, cuando “Escultor” de Zacatepec le atravesó el pecho. Y como estos, son muchos los casos, acontecimientos y fechas que recordamos en ese calendario que no cívico pero sí evocativo del toreo en México.

   En ese contexto, la gesta de Rafael Osorno, a pesar de que ya han transcurrido casi 6 décadas, forma parte entrañable que aunque única y extraordinaria, lograda por ese novillero, su capítulo no es olvidado.

   Como dato curioso, debe apuntarse que un día después de la célebre faena de Osorno a “Mañico”, entró en vigor la Ley del Servicio Militar Nacional, como medida previsora –seguramente-, a raíz de los ataques sufridos a las embarcaciones: Potrero del Llano, El Faja de Oro, El Tuxpan, Las Choapas, El Oaxaca entre el 13 de mayo y el 27 de junio de aquel 1942. Más tarde El Amatlán es hundido el 4 de septiembre del mismo año, en tanto que El Juan Casiano, se hunde misteriosamente el 19 de octubre de 1944, siendo 63 las víctimas. La respuesta del gobierno mexicano se reflejó en el heroico “Escuadrón 201”, cuyas acciones principales ocurrieron el 7 de junio de 1945 en las islas Filipinas. A su llegada a este país, el 17 de septiembre siguiente, fueron recibidos como héroes.

   México vive entonces bajo el mandato del último de los generales emanados de la Revolución: Manuel Ávila Camacho, del que Daniel Cosío Villegas apuntó:

Mi decepción llegó, no en el periodo de Cárdenas, sino en la sucesión de Cárdenas. Cuando yo me dí cuenta de que Cárdenas apoyaba a Ávila Camacho (y no a Francisco J. Múgica), que era indiscutiblemente de temperamento y de tendencia conservadora, supe que la Revolución mexicana iba a dar la vuelta… Cárdenas podía haber inventado a un hombre que hubiera proseguido su obra, no frenado. Pero el giro hacia Ávila Camacho representó un cambio de rumbo”.

   En ese contexto, y como en los casos políticos recientes, tuvo también a un hermano “incómodo” llamado Maximino, que desató su poder en todas las esferas donde supo moverse. Incluso la taurina, donde se recuerdan algunos casos de notoria influencia. Manuel por su cuenta se inclinó más por las tareas administrativas que por las armas, razón que en su sexenio comenzaban a perder fuerza. Bajo su mandato tuvo que enfrentar la dura decisión de sumarse al apoyo con los Estados Unidos, para mantener su impecable trayectoria internacional.

   Debe recordarse el gesto político que tuvo para con sus antecesores, luego de toda aquella cadena de conflictos generados fundamentalmente por Plutarco Elías Calles, y es que para el 15 de septiembre de 1942, se reunían en un templete y al pie de Palacio Nacional desde Abelardo L. Rodríguez hasta Lázaro Cárdenas

   México contaba en 1940 con una población de 19 millones 600 mil habitantes.

   Pero, ¿qué pasaba en nuestro país en ese año de 1942?

   Pasaba, además de todas las circunstancias internacionales ya anotadas, centro de la atención mundial, un importante movimiento literario encabezado por Octavio Paz, quien publicaba A la orilla del mundo. Pasaba que el cine mexicano vivía en plena expansión. María Félix era protagonista de El peñón de las ánimas al lado de Jorge Negrete, actuación que consolidaría un año después participando en Doña Bárbara, versión cinematográfica de la novela de Rómulo Gallegos. Además, el conjunto de actores era impresionante y superior: Arturo de Córdova, Pedro Armendáriz, Emilio Tuero, los hermanos Soler, Joaquín Pardavé, Cantinflas, Dolores del Río, Sara García, entre otros muchos.

   Musicalmente hablando allí estaba Agustín Lara que, con su música y sus intérpretes conmocionaba a México y los mexicanos, sin que faltaran aquellos que, escandalizados por sus arreglos, se unían para formar sociedades conservadoras y de las buenas costumbres.

   Allí están un buen número de intérpretes de la época. Por ejemplo, Rosa María Alam La Voz Cálida interpretando canciones como: Qué mas me da, Enseñar al que no sabe, La mulata rumbera, Se muere mi pájaro, Puedes irte de mí, Inspiración, Que voy a hacer sin ti, todas grabaciones de 1942.

   De ella, ha dicho Elías Nandino:

   Era aquella época de los años treintas, cuarentas y cincuentas, en la que el tiempo caminaba despacio y nos permitía soñar y paladear el amor. Era allá, no hace mucho, cuando la ciudad de México apenas rebasaba los dos millones de habitantes y aprendía a ser metrópoli y era aún dueña de un aire transparente que permitía que contempláramos los horizontes y sobre ellos, la desvergonzada y bella desnudez del Popo y el Ixtla, que como emblemas eternos apuntalaban nuestro cielo mexicano. Era ese vivir despacio porque no necesitábamos la prisa y teníamos tiempo para escuchar y deletrear las canciones sentimentales y en el que la música sabía a música y no solo a ruido con ritmo.

   Era pues en ese entonces que casi fue ayer, cuando los cálidos y sabrosos danzones, o los rítmicos y acompasados boleros llenaban el ambiente y deleitaban los sentidos y el espíritu.

   De la radio, de las disqueras públicas y de los tocadiscos de los hogares, fluía abundantemente esa música sensual y romántica tan a tono con el tiempo y nuestro temperamento, que nos hacía idealizar el amor y la esperanza.

Y seguimos como Chelo Flores, Emilio Tuero y Ramón Armengod, Lupita Alday, Néstor Mesta Chayres, Blanca Estela Pavón cantando junto a Pedro Infante, Ana María Fernández, Margarita Romero. Incluso la “Agrupación Musical Española Madrid” y Chela Campos, cuyas voces e interpretaciones se dejaron escuchar en el transcurso de aquel año de 1942.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo RECOMENDACIONES Y LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s