SOBRE JUAN DE DIOS PEZA.

CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO EXHUMADAS HOGAÑO, y OTRAS NOTAS DE NUESTROS DÍAS. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

juan-de-dios-peza

Colección del autor.

   De este autor memorable (1852-1910), sólo se sabe en forma general de su gran producción poética, típicamente romántica y nacionalista. Esta se divide en cuatro grandes grupos, a saber:

Hogar y patria: Cantos del hogar; Romances; Leyendas, tradiciones y Monólogos.

El arpa del amor: Horas de pasión; El arpa del amor; Musa de viaje.

Recuerdos y esperanzas: Poesías; Romances nacionales y Monólogos.

Flores del alma y versos festivos.

   A su vez, una buena parte de la obra de Peza está en prosa. De ella son de particular interés los Panoramas literarios, sus Memorias, reliquias y retratos (1900), y los Recuerdos de mi vida (1907) que conservan datos muy importantes para la historia literaria de México.

   Pues bien, este gran autor mexicano, gloria de las letras nacionales, también tuvo algún tiempo para dedicarlo a unos versos taurinos, muy arraigados a la expresión popular, pero con las normas vigentes dentro de lo establecido por la academia.

   En El Correo de los Toros, aparece un poema más del eximio autor mexicano Juan de Dios Peza.

Ca. 1888

MATAR Y MORIR

 

¡Terrible fatal instante!

El bicho ya va a morir

quiere con furia embestir

y está el matador delante.

Un pase… dos… otro más

y otro porque así conviene

y listo el diestro va y viene

adelante y atrás.

Sigue la brega: atención;

en redondo tres iguales

y luego dos de telón.

La gente se desespera

y en los tendidos se agita

y algún chulo que grita

¡Está de Dios que no muera!

En frente del matador

muy serio y muy enfadado

y en la barrera sentado

mira el coso y gran actor.

Con gesto de rabia y susto

cansado de ver la brega

su estentórea voz desplega

en un grito de disgusto…

¡Cobarde, cíñete allí

¡no saltes como gazapo!

¡Mandilón extiende el trapo!

¡Vamos… no corras así…!

¡Se nos acaba la tarde!

¿Y para esto hicimos los gastos?

¡Quítate, deja los trastos,

métete a cura, cobarde!

Volvió el rostro el matador

que de rojo figuraba

y así dijo al que gritaba,

al mismo y renombrado actor:

“En el teatro yo sé

morir de mentirijillas,

aquí muere de chipé…

Cambiaremos las costillas

compare ¿qué dice uste?

Esto en caló de la corte

casi equivalió a decir:

“Non es lo mesmo morir

que parale de la morte”[1]


[1] El Eco Taurino, Nº 429 del 14 de enero de 1937. Col.: Julio Téllez García.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CURIOSIDADES TAURINAS DE ANTAÑO, EXHUMADAS HOGAÑO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s