CON LOS DE “EL VERGEL”… POCO OROPEL.

CRÓNICA. 

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

   En efecto, los toros propiedad de Octaviano García Rodríguez, procedentes de la Hacienda Soledad, en Vallecillo, Nuevo León fueron ejemplares que, en conjunto no mostraron un comportamiento homogéneo. Antes al contrario, lo heterogéneo de lidia y juego de los seis que se lidiaron, arrojó un balance harto interesante que sirvió de mucho para entender no solo el arte de los toros. Sino la técnica que va aunada a aquel ejercicio. Y no es que hayan sido toros terroríficos, sino por el hecho de que la lidia –vuelvo a ese término clave-, la lidia hubo de tener algunos cambios frente a lo que la estandarización nos tiene acostumbrados.

   Con los de José Julián Llaguno en su nueva línea o encaste Domecq (vía Jandilla), los aficionados asistentes el sábado 26 a la plaza “México”, tuvieron el privilegio de reencontrarse con toros. Lamentablemente no fue lo que se esperaba… Y este domingo 27 de noviembre, la materia prima estuvo formada por un encierro justo en presentación, y donde cada uno de los seis ejemplares se desbordó en diferentes comportamientos lo cual fue de enorme utilidad para quienes se encontraban en el ruedo y para aquellos que, desde los tendidos observamos y analizamos el desarrollo del festejo.

   A Sergio Flores le correspondió un lote complicado, sobre todo su primero con el que las cuadrillas naufragaron en pésima actuación. El tlaxcalteca terminó doblándose con él, castigándole para someterlo y todavía tener algo con qué lucirse, pero no se lo permitió. Así que la labor fue de una brevedad que se agradeció. Con el quinto de la tarde, Flores tuvo enfrente a un ejemplar que parecía mansear, pero que entre sus negativas de embestir y luego hacerlo con fijeza pudo forjar una faena a la cual, y si me apuran, faltó ese ingrediente de reposo para encontrar mejor equilibrio. Sergio en algún momento estaba tan entregado que no supimos en realidad qué quiso hacer en ese instante, pero corrigió a tiempo y volvió a tomar el paso, obligando al de el Vergel a permanecer en el centro del ruedo, cuando este pretendía irse a la querencia –y que en algún momento lo logró-. Sin embargo pudo más la voluntad tlaxcalteca que se extendió en otros tantos momentos, hasta culminar con una casi entera, traserilla que derrumbó al que hizo quinto. La petición fue unánime, aunque habría sido suficiente una oreja. Sin embargo, la demanda obligó a que Jesús Morales se retractara de su decisión como Juez de plaza y de uno pasar a dos apéndices, lo que en automático generó esa especie de devaluación a lo ya sentenciado. Si la decisión de la máxima autoridad en la plaza se altera en esa forma, genera un distanciamiento más con el rigor y la justicia.

   Tanto en ese toro como en alguno más, se desató una especie de miedo colectivo entre los de a pie, pues no atinaban colocar un par de banderillas como es su obligación. Pasaban en falso, intentaban, y así lo consiguieron, colocar los palitroques con el recurso poco afortunado de la suerte de sobaquillo. Y peor aún, en angustiosas carreras pretendieron más de dos colocar un palo. Lo único que estaban causando era una pésima condición en la lidia, pues a sus carreras y pasadas en falso se agregaban más capotazos. Penosa circunstancia que soportamos, y que deben evitar en lo sucesivo.

   Fermín Rivera que carga con ese nombre, el mismo que llevó su abuelo, se ostenta como un torero a lo clásico. Le falta “romper” para convertirse en definitiva en la figura del toreo que muchos hemos esperado de él. Llevamos varias temporadas cargando con esa paciencia de santo, y hoy casi lo logra, pues consiguió además de unas lucidas chicuelinas, construir una faena en la que fue posible apreciar firmeza en el trazo, rotundidad en los remates. La estocada, casi entera tardó en hacer efectos. El toro se refugió en tablas pero no se dejó humillar para el descabello. A Fermín en tanto, se le concedió una oreja y con ella dio merecida vuelta al ruedo.

   El español José Garrido, en la confirmación de su alternativa diré que cumplió dignamente y que estuvo voluntarioso, aunque sin conectar con los tendidos salvo en algunos momentos afortunados.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CRÓNICAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s