“PANDEMIA”, EL PEOR DE LOS TOROS.

POR: JOSÉ FRANCISCO COELLO UGALDE.

El panorama real en la economía mexicana frente a la pandemia.

   Tras la tempestad, inundaciones… Tras el gran terremoto, tsunamis… tras la pandemia, desolación…

El fenómeno que pervive, ha ocasionado la peor situación económica, política y social que haya vivido la humanidad toda en mucho tiempo. Entre los políticos vemos la más absoluta debilidad frente al gran y microscópico monstruo del Coronavirus y una de esas muestras tiene que ver con ajustes presupuestales. Ya sabemos lo que ocurre con el INAH y la reducción de un 75% en su presupuesto. Los miles de trabajadores perciben ya una merma en responsabilidades, sobre todo por el hecho de que son estudiosos, investigan y son custodios directos de los monumentos. Y cuando la cultura percibe una agresión de esta naturaleza, priva el desaliento.

En ese ámbito se encuentra la tauromaquia no solo como una diversión o espectáculo público. Hoy, a fuerza de preservarla, documentarla y conservarla se ha ido orientando para entenderla como patrimonio, como un legado tal cual lo entiende y así lo extiende la UNESCO.

Se trata de una expresión milenaria en riesgo, por lo que para justificar su pervivencia es necesario un despliegue razonado de explicaciones que contengan la negativa de un sector de la sociedad permeado por ideas ilustradas primero, junto al falleciente neoliberalismo y la globalización de aquellos tiempos finales, que se quedaron en el “a.C.” (antes del coronavirus). Hoy, en el “d.C” (después del coronavirus), el trabajo que nos corresponde será tan sensible como el hecho de que las estructuras mismas de lo taurino, comiencen a levantarse nuevamente. Ya sabemos que el andamiaje existe, la presencia de grupos que operan dentro y fuera de sus funciones, se encuentra lista, preparada para continuar con sus labores, como siempre con la frente en alto.

Sin embargo, como es necesario recalcarlo, para mantener incólume el espectáculo, debe respetarse su esencia, en la mayor pureza posible, lo que ha de permitir la credibilidad y el hecho de su permanencia sin alteraciones externas.

En el comenzar de este 2020 se desató el brote, contagio, epidemia y hasta hoy, la pandemia. Han sido necesarios seis meses para que el planeta se haya visto afectado en todos los escenarios que son para nosotros harto conocidos. Y cuando ponemos nuestra mirada en lo taurino, sabemos ya lo que viene ocurriendo en España, donde la indiferencia de ciertos gobernantes se levanta como estandarte que vuelve a encender las pasiones y diferencias. Conviene, como seguramente lo tienen claro, que 2021 tendrá que ser el espacio temporal para reanudar lentamente las actividades, misma circunstancia que acataremos por acá. Existe desesperación, la angustia por mantener una fuente de ingreso es, entre millones de trabajadores su principal esperanza, pero esto vendrá acompañado de una sombra, que no viene sola. Me refiero al rebrote, el desempleo, el hambre y otra pandemia terriblemente lamentable: los políticos.

Priva, y privará el sentido común como la mejor herramienta para recuperar lo que sentimos como “nuestro”. Son nuevos tiempos, terribles, donde el bienestar de la humanidad ha de convertirse en lo prioritario, mientras lo demás venga por añadidura.

No volvamos a todo aquello que dejó una imagen de desaliento. Esperamos volver a ver plazas llenas, cuando las condiciones lo permitan. Habrá toros como antes sólo imaginábamos, pues el denominador común de comportamiento los pone ya en condiciones de aparecer de nuevo en las plazas. Desde luego, ganaderos competentes siempre los ha habido. Hoy, será una virtud y un claro ejemplo de que la fiesta de los toros recupere lo que se veía como un imposible. Es claro también que los ingresos no pueden ser los mismos. Sin embargo, nadie puede quedar fuera en la justa retribución de sus funciones. Si todo esto es posible, llegaremos a 2026 justo para conmemorar debidamente 500 años de permanencia del espectáculo taurino en nuestro territorio. Fue establecido luego de la conquista, se inició así la operación espectacular de unidades de producción agrícola y ganadera que dieron a este ser de la naturaleza, las condiciones exactas para incorporarlo en la fiesta y hoy, los ganaderos tienen claro ese compromiso. Desde luego, nuevas condiciones implicadas en el cambio climático, la reducción de espacio territorial y otros aspectos, son agentes que afectan y seguirán afectando las circunstancias.

Tenemos claro, como ya se ha dicho en España que la tauromaquia es mucho más que un espectáculo: es una rama más de la Cultura, y esto porque

-El alma de los pueblos es su cultura, y la cultura no se prohíbe, se defiende, se conserva y se protege.

-Que ninguna autoridad puede prohibirla válidamente, y mucho menos invocando una legitimidad basada en dudosas consultas.

Y aún más. Un elemento cultural, incluso por ser minoritario, no puede ser descalificado como tal, ni sometido a voto alguno, pues en ese caso se utilizaría un supuesto proceso democrático como instrumento de censura cultural.

Cierro esta pequeña reflexión con un poema de Juan A. Mateos escrito en 1883:

En el redondel.

 Gallardo el mozo, deslumbrante el traje

Que del sol a los rayos reverbera,

Rey del estado, con soberbia impera

Y aguarda osado en el fatal paraje.

 

De rabia lleno y de mortal coraje,

Se lanza el toro y el mancebo espera,

Y envuelve al hombre y la rabiosa fiera

El turbio polvo de la lid salvaje!

 

De la barbarie en el siniestro foro,

Ruje la multitud, viendo anhelante,

Rotos y en sangre los bordados de oro

 

Del vencido que rueda por el suelo!

El populacho aplaude, brama el toro…

La civilización está de duelo.

   Vaya para todos esta bocanada de aliento, justo ahora en que la cultura necesita afirmarse.

Deja un comentario

Archivado bajo RECOMENDACIONES Y LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s